EFE

85-76. El Lynx logra cuarto título de campeonas y establecen nueva dinastía

85-76. El Lynx logra cuarto título de campeonas y establecen nueva dinastía
Por EFE

El 05/10/2017 a las 08:34Actualizada

Minneapolis (EE.UU.), 4 oct (EFE).- El Lynx de Minnesota, con la alero Maya Moore como gran figura, hizo buenos los pronósticos y completó la remontada para ganar 85-76 a las Sparks de Los Angeles el quinto y decisivo partido de las Finales de la Liga Profesional de Baloncesto Estadounidense (WNBA) que les permitió recuperar el título de campeonas y establecer una nueva dinastía.

El título fue el cuarto que consigue el Lynx en los últimos siete años de competición y empatan con las Comets de Houston como los dos únicos equipos que lo han conseguido en la historia de la WNBA.

Después de haber estado abajo 1-2 en la serie al mejor de cinco, el Lynx ganó los dos últimos partidos, incluido el cuarto (69-80) en Los Angeles, que forzó el quinto, donde las nuevas campeonas de la WNBA fueron siempre superiores en todas las facetas del juego.

Con un ataque balanceado, que encabezó Moore al conseguir un doble-doble de 18 puntos (8-18, 0-1, 2-2) y 10 rebotes, además de una defensa segura, el Lynx ganó el tercer título en las últimas cuatro Finales de la WNBA consecutivas que ha disputado y la sexta en siete años.

Moore volvió a ser la líder encestadora y la jugadora que consiguió siempre los tantos decisivos como la canasta con penetración que a falta de 26 segundos estableció la diferencia insalvable en el marcador.

Junto a Moore, las otras cuatro jugadoras titulares del Lynx también consiguieron números de dos dígitos, incluida la veterana pívot Sylvia Fowles, de 31 años, que logró un doble-doble de 17 puntos, 20 rebotes, dio cuatro asistencias, puso tres tapones y recuperó dos balones.

La base Lindsay Whalen volvió a ser la líder en la dirección del juego al conseguir 17 puntos y ocho asistencias, mientras que la escolta-alero Seimone Augustus aportó también 14 tantos, seis asistencias y seis rebotes.

Mientras que la alero Rebekkah Brunson aportó 13 tantos, ocho rebotes y recuperó dos balones.

De nuevo, el Lynx, como equipo, alejado de la polémica de las protestas ante la entonación del himno nacional, fue mucho más rápido, profundo y con un entendimiento perfecto en la labor de conjunto, les permitió estar siempre por delante en el marcador.

La ventaja del Linx en el tercer periodo fue de 12 puntos (47-35), pero las Sparks se metieron de nuevo en el partido y al concluirlo la habían reducido a cuatro (60-56).

Con 56 segundos para el final, el Lynx volvió a tener 10 puntos de ventaja (79-69), pero de nuevo permitió que las Sparks en 22 segundos la bajasen a tres (79-76).

Ahí fue cuando Moore, en una excelente penetración y tiro en suspensión, anotó canasta para el (81-76) a falta de 26 segundos del tiempo reglamentario y Fowles con dos lanzamientos desde la línea de personal sentencio el parcial de 83-76.

Esta vez si, a diferencia de lo que sucedió en las Finales del año pasado, la entrenadora del Lynx, Cheryl Reeve, le dio mayor protagonismo a Fowles para que dominase por completo en el juego interior y le hiciese merecedora a llevarse el premio de Jugadora Más Valiosa (MVP), primero que consigue como profesional.

La alero Candace Parker con 19 puntos, 15 rebotes y cinco asistencias volvió a ser la figura de las Sparks, que trataban de convertirse en el primer equipo en 15 años que repetía título de campeonas.

La escolta Chelsea Gray consiguió 15 puntos y ocho asistencias, pero la alero Nneka Ogwumike fue eliminada por personales a falta de 5:29 minutos para el final y sus 11 puntos no fueron suficientes a la hora de evitar la derrota.

El equipo de Los Angeles no tuvo su mejor control del balón y lo perdió 15 veces, por 17 de las nuevas campeonas.

0
0