EFE

Darussafaka-Real Madrid: Prohibido jugar con fuego en el infierno turco (20:15) (Serie 1-1)

Darussafaka-Real Madrid: Prohibido jugar con fuego en el infierno turco (20:15) (Serie 1-1)

El 26/04/2017 a las 13:29

El Real Madrid está en Turquía para medirse al Darussafaka Dogus en el tercer partido de la serie de cuartos de final de la Euroliga. Los de Pablo Laso perdieron en casa el segundo partido y tienen que ganar al menos uno de los dos en Estambul si no quieren caer eliminados y quedarse fuera de la Final Four. Máxima tensión y máxima presión sin ningún margen de error.

El Real Madrid no hizo los deberes en el segundo partido de cuartos de final de Euroliga al caer en casa contra el Darussafaka Dogus y no poner ese punto de energía, tensión y defensa que tanto demandó su entrenador tras ganar con muchos apuros el primer partido. Los blancos se han quedado sin margen de error y si bien una derrota este miércoles no sería definitiva, sí que pondría a los de Pablo Laso al borde del abismo en el cuarto partido del viernes.

En las tres últimas Final Four que el Real Madrid ha jugado desde el año 2013, siempre viajó al tercer partido con un 2-0 favorable (Maccabi en 2013, Olympiacos en 2014 y Anadolu EFES en 2015), por lo que esta situación será nueva para los madridistas y ante un equipo, Darussafaka, que ya ganó con solvencia en el partido de la fase regular. El objetivo blanco bien el miércoles o el viernes debe ser sumar una victoria y llevar la serie a un quinto partido que se disputaría la próxima semana en el Palacio de los Deportes.

Pablo Laso es consciente de lo mucho que se juegan él y su equipo ante David Blatt, verdugo madridista en la final de Milán 2014 y un técnico que sabe perfectamente cómo y donde hacer daño a los blancos: "Si no ganamos uno de los dos partidos estamos fuera. Tenemos la sensación de que han sido dos partidos muy cerrados y ahora es la misma sensación en cuanto a nuestro juego. Lo dije antes y después del primer partido, tenemos que jugar mejor, independientemente de situaciones de juego que nos lastraron mucho en porcentaje de tiro, de tiros libres, pero ya está".

"Creo que no ha habido ningún problema de mentalización, pero si lo hubiera o hubiese sabemos en el momento de temporada en el que estamos. Estamos en un playoff de la Euroliga ante uno de los mejores equipos, algo que he repetido durante toda la serie, y vamos a Estambul, a su campo, con lo cual sabemos que tenemos un partido grande por delante", subrayó Laso ante los medios.

La única duda en el equipo es la del ala-pívot Trey Thompkins, aquejado de lumbalgia. Un jugador que está aprovechando sus minutos y su tiro exterior en esta serie, ante la irregular aportación de Anthony Randolph. Sin ir más lejos, el propio Randolph ya vivió una situación parecida el pasado curso con el Lokomotiv Kuban, cuando salvaron un matchball contra el Barça en el cuarto partido en el Palau Blaugrana y llevaron la serie al quinto partido en Rusia, con canastas decisivas de la actual estrella madridista.

Otra situación parecida a la que se enfrenta el Real Madrid con este 1-1 es la que salvó en 2011 ante Valencia Basket, antes de la llegada de Pablo Laso al banquillo blanco. Los valencianos ganaron el segundo en la Caja Mágica, el tercero en la Fonteta y guiados por Nikola Mirotic, los madridistas ganaron el cuarto y el quinto, ya de nuevo en Madrid, para estar presentes en la Final Four de Barcelona.

0
0