EFE

El Valencia quiere poner contra las cuerdas al CSKA y soñar con triunfo

El Valencia quiere poner contra las cuerdas al CSKA y soñar con triunfo
Por EFE

El 08/11/2017 a las 14:22Actualizada

Valencia, 8 nov (EFE).- El Valencia Basket visitará este jueves al CSKA Moscú, en la sexta jornada de la fase regular de la Euroliga, con el objetivo de llevar al límite al equipo ruso y así tener opciones de luchar por un triunfo de prestigio que le reforzaría en la parte alta de la clasificación.

La pasada jornada el conjunto de Txus Vidorreta ya afrontó una complicada salida, pues visitó la pista del campeón Fenerbahce, ante el que logró mantenerse en el partido casi hasta el final pero al que no llegó a poner nunca contra las cuerdas.

Al equipo valenciano le costó superar la agresiva defensa del conjunto otomano, algo que en principio no tendrá que afrontar en Moscú porque el equipo que dirige Dimitris Iotudis destaca mucho más en labores ofensivas, tan solo superado en anotación por el Real Madrid.

El conjunto moscovita es colíder de la clasificación y es uno de los cuatro equipos que solo ha perdido un partido, en el caso de los rusos cayeron frente al Madrid. Antes ganó al Milan y después al Panathinaikos, al Efes y al Zalgiris.

El Valencia, por su parte, afronta este encuentro con un balance de tres triunfos y dos derrotas, y con el colchón que consiguió al lograr vencer en la pista del Baskonia.

El choque supondrá el primer reencuentro en la pista del Valencia con el base francés Nando de Colo, que durante tres campañas militó en el equipo de la Fonteta y que es desde hace dos años uno de los líderes del CSKA, en el que también milita desde esta campaña el base canario Sergio Rodríguez.

El Valencia afronta este encuentro tras haber sufrido para imponerse al San Pablo Burgos, el colista de la ACB, en un partido que pudo romper al final de la primera parte pero en el que la falta de constancia defensiva le llevó a tener que decidir en el tramo final.

Para este encuentro, está previsto que Vidorreta recupere al escolta balear Joan Sastre, un jugador clave en sus esquemas y especialmente en el entramado defensivo del equipo, pues suele emparejarse con el mejor exterior rival.

Su regreso llevará al técnico vasco a reestructurar la rotación exterior, mientras que en la interior, de momento no ha tenido apenas protagonismo el croata Damjan Rudez, que debutó en la cancha del Fenerbahce, aunque disputó pocos minutos, y que no llegó a jugar contra el San Pablo.

En cambio, seguirán de baja el base Antoine Diot y el ala-pívot Latavious Williams y, aunque están tocados, se espera que puedan jugar Guillem Vives y Sam Van Rossom, los dos directores de juego que tiene actualmente el técnico vasco.

0
0