EFE

Final ACB, Valencia-Real Madrid (cuarto partido): Ilusión contra frases contundentes (serie 2-1)

Final ACB, Valencia-Madrid (cuarto partido): Ilusión contra frases contundentes (20:30, serie 2-1)

El 16/06/2017 a las 13:10

El Valencia Basket puede proclamarse este viernes (20:30) campeón de la Liga Endesa por primera vez en su historia si gana al Real Madrid en el cuarto partido de la final. La ilusión de los hombres de Pedro Martínez contra la máxima presión que tienen los de Laso por forzar el quinto en Madrid y no quedarse sin el título. Sergio Llull encabeza un duro discurso para la reacción blanca.

“El que esté cansado que avise y se quede en el hotel. Hay que ganar el cuarto partido y dejarse el resto”, avisaba Sergio Llull ante el match-ball que debe salvar el Real Madrid este viernes desde las 20:30 horas en la Fuente de San Luis si quiere forzar el quinto y definitivo partido de esta final de la Liga Endesa. Los blancos están contra las cuerdas por segunda vez en una final liguera en esta era Pablo Laso. Fue en 2014 cuando perdieron el tercero en el Palau Blaugrana y en el cuarto un triple desde la esquina del polaco (y exmadridista) Maciej Lampe finiquitó las ilusiones madridistas.

El caso es que hay demasiados paralelismos entre el triste final de aquella temporada y al que ahora se enfrenta el Real Madrid tres años después. Tras perder la Final Four de la Euroliga, aquella vez ante Maccabi y este año en la semifinal ante Fenerbahce, el equipo quedó tocado física y sobre todo anímicamente. Tras un curso impecable con la Copa del Rey en el bolsillo, la decepción europea pasó factura. Esta historia se está repitiendo peligrosamente para los blancos.

Perder la final supondría volver a cuestionar a Pablo Laso como entrenador y dudar de algunos jugadores de esta plantilla que a decir verdad están rindiendo muy por debajo de sus posibilidades en este tramo decisivo del curso. Sin embargo, revertir esta situación ganando los dos partidos ante Valencia haría que la temporada acabara siendo un éxito, y este título tendría un sabor especial que acabaría reforzando al equipo. Todo es blanco o negro en la sección madridista de baloncesto.

Sergio Llull encabezó estos duros mensajes para motivar y unir a sus compañeros, especialmente tras la mala imagen y la falta de ideas mostrada en la segunda parte del tercer partido: Es una final de liga y el hambre por ganar un título no puede faltar. No pueden tener ellos más deseo que nosotros y hay que reaccionar y sacar coraje y actitud, porque baloncesto tenemos”, decía el base menorquín. “Para ello, tenemos que ver un Real Madrid muy intenso, fuerte atrás, intentar contener su contraataque. Ayer nos encerramos en el vestuario. Las cosas están muy claras y cada uno tiene que ver lo que hace mal y mejorarlo para el bien del equipo. Todos tenemos que estar a una”, sentenció.

Alguien con carácter especial y ante el que podría ser su último partido como jugador profesional, tampoco se mordía la lengua al respecto. Esto decía el argentino Andrés Nocioni: “Este equipo siempre ha demostrado que tiene mucha personalidad y mañana es un partido de personalidad. Los jugadores tenemos que reaccionar. No depende de mí, de Llull o de Reyes, depende del equipo. Cada uno tiene que hacer su evaluación y dar todo dentro de la cancha. Estamos perdiendo por dejarnos golpear y no tener una reacción y eso no es de un equipo campeón. Estamos contra las cuerdas y queda en nosotros salir de ahí. Apelo a la personalidad y profesionalidad de todos los jugadores”.

Ilusión y mucha calma en Valencia

Valencia lo tiene todo de cara para ser campeón: el juego, un mayor tono físico, la afición de su lado y un hambre atroz por poner en las vitrinas el único título que les falta en treinta años de historia. Una imagen tras el tercer partido definió muy bien lo que debe sentir el equipo y la hinchada naranja para templar los nervios y aplacar la ansiedad ante este oportunidad única. Pierre Oriola pidió calma y uno más, una victoria más.

Un gesto para combatir precedentes. El primero, la final de la Eurocup que hace semanas se llevó Unicaja ganando el partido decisivo en la Fonteta. Y el segundo, los precedentes históricos en este tipo de partidos a cara de perro. De hecho, en el Real Madrid tienen un buen ejemplo cuando los blancos perdieron la liga en 2012 tras arrasar en casa en el tercero y ser superados por el Barça, también en el Palacio, para que la final se fuera al quinto partido. Y algo más lejos en el tiempo también sucedió a los blancos, cuando en 2005 pudieron haber ganado el título en Vistalegre ante Baskonia, pero los vitorianos sorprendieron y lo llevaron al quinto, en aquel partido que se resolvió con el triple milagroso de Alberto Herreros.

La Liga Endesa puede quedar finiquitada este viernes o alargarse hasta el domingo en el quinto partido (18:30 horas). De gestionar la ilusión y sus propios nervios o por el contrario, de aplicar en la cancha ese discurso encabezado por Llull, dependerá cuánto más dura esta entretenida lucha de gigantes.

0
0