Eurosport

Mundial de Balonmano 2017, España-Angola: Los Hispanos van a por todas (42-22)

Mundial de Balonmano 2017, España-Angola: Los Hispanos van a por todas (42-22)
Por Eurosport

El 16/01/2017 a las 19:58Actualizado El 16/01/2017 a las 22:43

La selección española de balonmano selló su pase a los octavos de final del Mundial de Francia al vencer a la de Agola por 42-22 en partido del grupo B. Al descanso ganaba España por 21-10. Se trata de la tercera victoria consecutiva de Los Hispanos, que con anterioridad se habían impuesto a Islandia y a Túnez.

Ficha técnica

42 - España: Pérez de Vargas; Balaguer (6), Gurbindo (-), Gedeón Guardiola (2), Morros (-), Costoya (4) y Ángel Fernández (9, 1p) -equipo inicial- Corrales (ps), Rivera (6, 2p), Víctor Tomás (3), Dujshebaev (4), Sarmiento (1), Aginagalde (-), Cañellas (1), Goñi (2) y Figueras (4)

22 - Angola: Muachissengue; Mulenessa (1), Lopes (7, 2p), Nascimento (-), Ferreira (5), Antionio (3) y Teca (2) -equipo inicial- Figueira (ps), Aguiar (-), Hebo (2), Maneco (-), Quinanga (2) y Pestana (-)

Marcador cada cinco minutos: 5-2, 10-2, 13-5, 15-7, 18-9 y 21-10 (Descanso) 24-13, 27-14, 32-19, 37-20, 40-21 y 42-22 (Final)

Árbitros: Grillo y Lenci (ARG). Expulsaron con tarjeta roja directa al portero de Angola Gilberto Figueira (m.9). Además excluyeron por dos minutos a Costoya por España; y a Ferreira por Angola.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la tercera jornada del grupo B del Mundial de Francia 2017 disputado en Les Arenes de Metz (Francia) ante unos 2.000 espectadores.

Crónica

La selección española de balonmano selló su clasificación matemática para los octavos de final del Mundial de Francia, tras imponerse este lunes por un contundente 42-22 a Angola, en un encuentro que sirvió para España otorgase minutos a sus jugadores menos habituales. Una oportunidad que no desaprovecharon jóvenes como el lateral Alejandro Costoya, que hasta ahora no había gozado de ni un solo minuto en el torneo, o el extremo Ángel Fernández, que aprovechó para inaugurar su casillero de goles, tras no poder hacerlo ni ante Islandia, ni Túnez.

Y es que poco interés más que el conocer si los menor habituales eran capaz de aprovechar la ocasión que les brindó Jordi Ribera tuvo un encuentro que el conjunto español dejó sentenciado ya a los diez minutos de juego con un contundente 10-2. Un ritmo de gol por minuto que hizo pensar en la posibilidad de que los "Hispanos" pudieran superar los cuarenta goles de ventaja que tiene como récord en un Mundial, desde que se impuso por 51-11 a Australia en el campeonato disputado en 2013 en España.

Marca que pareció todavía más factible, tras la expulsión con tarjeta roja directa a los 9 minutos del portero angoleño Gilberto Figueira, el mejor hasta entonces del cuadro africano, tras llevarse por delante en un contraataque al extremo español Ángel Fernández. Pero las constantes rotaciones, así como alguna que otra probatura, como la presencia del propio Ángel Fernández o de Álex Dujshebaev en la punta de la defensa 5-1, aplacaron el frenético ritmo goleador del equipo español.

Todo un alivio para Angola, que por unos minutos pudo mostrar el alegre juego ofensivo que si bien no le evitó caer derrotado ante Eslovenia (42-25) y Macedonia (31-22), al menos sí, le permitió dar una imagen más competitiva ante ambos conjuntos balcánicos. Pero bastó que España se centrase de nuevo mínimamente en defensa para que se sucedieran los continuos robos del balón del conjunto español, que como le gusta, a la carrera, dio un nuevo estirón a un marcador que reflejaba al descanso una ventaja de once tantos (21-10) al descanso.

Una renta que se siguió creciendo en una segunda mitad en la que toda la atención se centró en el estado físico del portero angoleño Giovany Muachissengue, que renqueante de una rodilla tuvo que dejar su puesto durante unos minutos a un jugador de campo, ante la imposibilidad de que otro guardameta lo relevase tras la expulsión de Figueira.

Percances y más percances que acabaron por afectar también al conjunto español, incapaz de concentrarse totalmente en defensa, lo que provocó un cíclico intercambio de goles, que rebajaron la magnitud de la goleada de los "Hispanos", que pese a todo se acabaron imponiendo por veinte tantos de diferencia (42-22).

Un contundente marcador que permite a España afrontar las dos últimas jornadas, en las que se medirá con Macedonia y Eslovenia, con el billete asegurado para unos octavos de final, a los que los e Jordi Ribera como primeros de grupo, para lo cual deberán vencer a los dos conjuntos balcánicos.

0
0