EFE

Iniesta Castillo debuta mañana en Asobal, que "todo árbitro quiere alcanzar"

Iniesta Castillo debuta mañana en Asobal, que "todo árbitro quiere alcanzar"
Por EFE

El 09/09/2016 a las 21:39Actualizado

Toledo, 9 sep (EFE).- José Manuel Iniesta Castillo, joven de 31 años natural de Las Pedroñeras (Cuenca), conseguirá mañana lo que "todo árbitro quiere alcanzar" como es debutar como colegiado profesional en la máxima categoría del balonmano nacional.

Iniesta, único árbitro castellanomanchego esta temporada en Asobal, se estrenará con su pareja, Miguel Soria, en una de las canchas con "más ambiente de Asobal", el polideportivo 'El Sargal' de Cuenca, entre el Liberbank Ciudad Encantada y el Bada Huesca.

En entrevista con Efe, Iniesta señala lo "ilusionado" que está con el debut en su tierra, porque reconoce que su sueño habría sido estrenarse en el 'Quijote Arena', de Ciudad Real, pero que habría elegido la cancha conquense, "un campo difícil", porque los aficionados del Liberbank Ciudad Encantada se "van a comer a un árbitro novato".

No es la primera vez que Iniesta pisa la pista conquense, donde dice estar su "corazón", ya que durante su etapa como jugador con el equipo pedroteño y después con el de Pedro Muñoz (Ciudad Real) disputó allí diferentes partidos en competiciones inferiores.

Relata que el balonmano es uno de los deportes "más nobles" que hay y, también, uno de los "más difíciles de arbitrar" porque es un juego de "mucho contacto lo que complica tomar decisiones en décimas de segundo".

"La zona top y la zona a controlar es la del pivote. Si sabes controlar bien lo que pasa ahí tienes la mitad del partido hecho", asevera Iniesta, que espera ver facilitada su labor con los nuevos cambios en la normativa que ha introducido este año la Liga Asobal.

De entre las nuevas reglas destaca los seis pases de balón de los que van a disponer los equipos para lanzar a portería una vez se interprete que están cometiendo un ataque pasivo.

Esta medida, destinada a dar el balón al equipo defensor cuando el árbitro estima que no se intenta generar una ocasión de gol en ataque, "facilitará" la labor arbitral ya que, precisa, "por primera vez habrá un parámetro que no deje tanto a la interpretación del árbitro cuando pitar un ataque pasivo".

Además, añade, la norma que permitirá el que haya siete jugadores en pista en un ataque, es decir, quitar al portero y poner un jugador más cuando los equipos lo consideren oportuno.

Otro cambio, el "más importante" valora, que servirá para luchar contra "el teatro de los jugadores que fingen estar lesionados para parar el juego" es que quienes tengan que ser atendidos por el equipo médico tendrán que ausentarse del campo durante tres ataques: "Dará un ritmo más dinámico y rápido, que es lo que gusta al aficionado", añade Iniesta sobre la norma.

No obstante, y aún con estas nuevas reglas, Iniesta opina que no se librarán de los abucheos que reciben de la afición "por el mero hecho de ser árbitros" y que, afirma, "me hace estar aún más concentrado y metido en el partido".

"Incluso en algunos campos a los que no hemos ido antes ya nos abuchean cuando nos nombran por megafonía", bromea el colegiado conquense, que está adscrito a la Federación de la Comunidad Valenciana debido a que empezó a ejercer como árbitro compaginando sus estudios en la Universidad de Valencia.

Iniesta, junto a su pareja arbitral y las otras 16 que componen la plantilla de la Asobal, pitará también en la Liga Loterías, la máxima división del balonmano femenino español y, "en un futuro" aspira a poder ser, con la "perseverancia y ganas" que le han hecho llegar a la Asobal, refuerza, colegiado internacional "y poder, así, pitar en competiciones europeas o incluso mundiales.

0
0