EFE

Roberto "Bob" Martínez cierra triunfante su primer tramo al frente de Bélgica

Roberto "Bob" Martínez cierra triunfante su primer tramo al frente de Bélgica
Por EFE

El 14/11/2016 a las 12:13Actualizada

Bruselas, 14 nov (EFE).- La primera noche que Roberto Martínez dirigió a Bélgica ante su público, recién estrenado el último mes de septiembre, la grada despidió al técnico español con silbidos después de que los "Diablos Rojos" se inclinaran con un 0-2 a domicilio, ante la también novísima España de Julen Lopetegui.

Martínez reconoció entonces que el conjunto de Thibaut Courtois, Kevin De Bruyne, Yannick Carrasco, Eden Hazard y compañía solo aguantó el pulso a "La Roja" durante 15 minutos e insistió, ante una sala de prensa poco halagüeña, en que la derrota "amistosa" contra un rival duro era un buen sistema para obtener información del equipo.

"El estreno de Martínez es un fracaso", tituló contundentemente el diario belga "Le Soir" a la mañana siguiente.

Transcurridos 75 días de aquel negro debut, el mismo periódico resume el 8-1 que los belgas cosecharon anoche ante Estonia en el mismo Estadio Rey Balduino de Bruselas con un titular que tampoco invita a equívocos: "Los 'Diablos' dan un espectáculo frente a Estonia".

Solo han pasado dos meses y medio desde el arranque de Martínez en el banquillo belga y ya no se escuchan voces nostálgicas que invoquen a Marc Wilmots, su predecesor en el cargo hasta que la pujante Bélgica se dejó eliminar por la humilde selección galesa en los cuartos de final de la pasada Eurocopa de Francia.

Bélgica tiene ahora encarrilada la clasificación para el Mundial de Rusia 2018, con cuatro victorias (Chipre, Gibraltar, Bosnia y Estonia) y un parcial de 20 goles a favor, con 21 marcados y solo uno encajado.

Los "Diablos Rojos" son líderes en solitario de su grupo con 12 puntos, después de que anoche Grecia se quedara en 10 puntos tras empatar a uno contra Bosnia y Herzegovina, tercera con 7 puntos.

Los de Roberto Martínez no tendrán nuevos compromisos hasta el próximo 25 de marzo, cuando Bélgica recibirá a Grecia y si los helenos se inclinan ante los centroeuropeos, el pase al Mundial de Rusia estará a tiro de piedra.

La goleada de anoche -con tantos de Meunier, Mertens, Hazard, Carrasco y Lukaku- sirvió incluso para hacer olvidar el empate (1-1) del miércoles pasado en el Amsterdam Arena contra la vecina Holanda, el eterno rival.

Fue el único partido en el que se le reprocharon a Martínez sus decisiones tácticas, al salir sin "nueve" y dejar en el banquillo a Romelu Lukaku, que con 23 años y 22 goles con los "Diablos" ya está entre los diez mejores goleadores de la historia de la selección belga, que lideran con 30 goles Bernard Voorhoof y Paul Van Himst (colgaron las botas en 1940 y 1974, respectivamente).

El resto ha sido un camino de rosas para un entrenador que llegó casi como un desconocido al banquillo de la que, probablemente, sea la mejor plantilla de la historia de Bélgica, puesto para el que sonaban glamurosos nombres como los de Laurent Blanc, Michel Preud'homme, Louis Van Gaal o Marcello Lippi.

Pero la federación belga se decantó por el técnico catalán, de 43 años y curtido como jugador y entrenador en modestos equipos ingleses (Swansea City, Wigan Athletic y Everton).

Y Martínez, al que su Federación le ha colocado de escudero a Thierry Henry, quizá para no renunciar del todo al resplandor mediático de un apellido reconocido en todos los campos de fútbol del mundo, ha respondido.

Lo ha hecho con discreción y trabajo, honrando a quienes le describen como un perfeccionista apasionado por su trabajo y con visión de conjunto; un técnico con buen ojo para comprender los movimientos sin balón y con flexibilidad táctica, aunque suela optar por formaciones clásicas como el 4-3-3 o el 4-4-2.

Se vuelca en depurar la táctica y exige a sus jugadores el máximo sacrificio en el terreno de juego con una idea de fútbol clara: controlar el balón, tocar deprisa, defender con agresividad y buscar transiciones rápidas.

Jordi Cruyff glosó el trabajo de su íntimo amigo en una evocadora frase: "Martínez tiene el mismo vocabulario futbolístico que mi padre".

Superada con éxito su presentación en sociedad, el de Balaguer tendrá ahora que digerir los elogios a tiempo para afrontar el que definió como su gran desafío en su presentación al frente de los "Diablos Rojos": "Lo mas difícil es ganar cuando se espera que lo hagas".

0
0