EFE

Los riscos de Vallnord-Arcalís albergan la apertura del Freeride World Tour

Los riscos de Vallnord-Arcalís albergan la apertura del Freeride World Tour
Por EFE

El 21/01/2016 a las 10:47Actualizada

Ordino (Andorra), 21 ene (EFE).- Los riscos y la nieve de Arcalís, en la estación andorrana de Vallnord, albergarán este viernes la primera de las cinco etapas del 'Swatch Freeride World Tour' (FWT), la competición de esquí y snowboard (tabla) que se desarrolla en escenarios de dificultad extrema, fuera de pista.

La prueba, inicialmente prevista para el sábado, se adelantó al viernes debido a las mejores condiciones meteorológicas previstas para una competición -no exenta de importantes riesgos físicos para sus participantes- compuesta por cinco etapas y que se cerrará con el 'Xtreme Verbier', que se disputa en esa estación suiza en abril.

La citada prueba helvética, que cumple 21 años, es el cierre habitual de un circuito creado en 2008 y en el que un trío de jueces para cada modalidad -con uno de supervisor que no puntúa, pero fiscaliza la actuación de los anteriores- evalúa, en cada puesta en escena, cinco aspectos: la línea, la fluidez, el control, los saltos y las caídas.

Un apartado, este último, con el que siempre hay que contar, en una competición que se disputa, para mejor comprensión de los no expertos, en las zonas de una montaña por las que a simple vista parece imposible deslizarse con esquís o sobre una tabla de nieve.

Las otras etapas del Freeride World Tour, después de la de este fin de semana en Vallnord-Arcalís y antes del cierre en Verbier, las albergarán Chamonix-Mont Blanc (Francia), en febrero; y Fieberbrunn (Austria) y Haines (Alaska, EE.UU.), en marzo.

El estadounidense George Rodney y la austriaca Eva Walkner ganaron el Freeride World Tour de esquí el curso pasado, mientras que el francés Jonathan Claret y la suiza Estelle Balet fueron los vencedores, en snowboard, de una competición que Vallnord organizará por segundo año seguido, esta vez como apertura del circuito.

"Arcalís ha sido una estación pionera en todo lo referente al 'freeride', como quedó claro cuando, a mediados de los años 90, instaló el telesquí Feixans, que no da acceso a ninguna pista", explicó a Efe Martí Rafel, el director de Vallnord, la estación andorrana que también encuadra los sectores de Pal y Arinsal.

Vallnord accedió al más prestigioso circuito mundial del esquí libre y el snowboard radical el año pasado, después de organizar durante casi un decenio parte de las pruebas de clasificación ('qualifyers') o acceso al mismo, las de 'El Dorado Freeride'.

"Hace más de diez años fue cuando vino a verme Joan Masferrer, para explicarme que el lugar idóneo para organizar 'El Dorado' era Arcalís", comentó a Efe el máximo responsable de Vallnord acerca de una competición que, primero, adquirió el sello del 'Freeride Qualyfiers', para efectuar las pruebas de clasificación y criba; y luego fue ascendiendo en escalafón.

Una vez alcanzado el tope de calidad de cuatro estrellas, Vallnord se planteó la posibilidad de entrar en el circuito, peleándole la plaza hace un par de temporadas, primero sin éxito, a Courmayeur (Italia) y a la posteriormente olímpica Sochi (Rusia).

El año pasado, la estación andorrana no sólo debutó en el 'Freeride World Tour', sino que, además, organizó dos de sus cinco pruebas, ya que albergó también las que se tuvieron que suspender, por la adversa meteorología, en la tirolesa Fierberbrunn.

"Nos pusimos en contacto con los organizadores y los principales patrocinadores del circuito, que son Swatch y Audi; y firmamos un acuerdo para tres años, por lo que en 2017 en Arcalís también habrá pruebas del 'Freeride World Tour'. Luego habrá que volver a presentarse, si optamos a seguir en el circuito", explicó Rafel.

Como principal novedad, en el ámbito local, cabe destacar las 'wild cards' o invitaciones que recibieron los andorranos Dani Fornell y Lorelei Torres; y el español Aymar Navarro, que competirán en las pruebas de esquí.

"Es importante albergar este tipo de competiciones, porque antes, desde el centro y el norte de Europa se miraba hacia los Pirineos con cierta desconfianza. Al organizarlas, pasamos el mensaje inequívoco de que en los Pirineos también hay unas montañas, unas pendientes y una nieve estupendas", apuntó a Efe Martí Rafel. "Es un mensaje potente de Vallnord, de Andorra y del Pirineo en general", añadió. Adrian R. Huber

0
0