EFE

Hirscher entra en el Olimpo antes de acabar una temporada casi perfecta

Hirscher entra en el Olimpo antes de acabar una temporada casi perfecta
Por EFE

El 04/03/2017 a las 20:51Actualizada

Eurosport Player : Sigue el evento en directo/vídeo

Síguelo en Eurosport

Madrid, 4 mar (EFE).- El austriaco Marcel Hirscher, que logró un histórico sexto triunfo en la Copa del Mundo de esquí alpino, entró en el Olimpo del deporte invernal, cuando aún quedan cinco pruebas para el final de una campaña en la que también fue el gran vencedor en los Mundiales de St.Moritz (Suiza); y que puede cerrar de forma casi perfecta.

Hirscher, de 28 años, ganó este sábado el gigante de Kranjska Gora, y se aseguró de forma matemática su sexto Globo de Cristal consecutivo, toda vez que el noruego Henrik Kristoffersen -segundo en el primer acto, a casi un segundo del astro salzburgués- acabó undécimo en la citada estación eslovena.

Donde el austriaco, que la temporada pasada había igualado su récord de triunfos finales, superó a su compatriota Marc Girardelli, nacido en Lustenau (Vorarlberg) y que -por desavenencias con la federación de su país (OESV)- logró todos sus éxitos para Luxemburgo, Ducado para el que capturó sus cinco grandes Bolas de Cristal, las temporadas 1984-85, 85-86, 88-89, 90-91 y 92-93.

Rebasado Girardelli, Hirscher igualó este sábado la plusmarca absoluta de su compatriota Annemarie Moser-Pröll, la gran campeona de los años 70 -al igual que él, de Salzburgo-, que encadenó cinco triunfos finales en el torneo de la regularidad del deporte rey invernal entre las campañas 1970-71 y 1974-75; y añadió un sexto la campaña 78-79.

Hirscher ya es el único esquiador de la historia en ganar seis veces seguidas la Copa del Mundo. Logro que llega, precisamente, el año en el que la más importante competición invernal anual festeja sus Bodas de Oro, al cumplirse 50 años desde que la ganara, por primera vez, otro mito, el galo Jean-Claude Killy. Gran triunfador, con tres oros, en los Juegos de Grenoble (Francia), en 1968.

El supercampeón de Annaberg-Lungötz confirmó este sábado un triunfo final que virtualmente dejó cerrado antes de los Mundiales de St.Moritz, en los que, después de conformarse con la plata en la combinada -en la que sólo por una sola centésima lo superó el suizo Luca Ärni-, capturó oro en el gigante y en el eslalon.

Igualando una proeza que, por última vez, había logrado el italiano Alberto Tomba, que en los Mundiales de Sierra Nevada'96 (Granada) se proclamó campeón mundial en ambas disciplinas técnicas.

En una entrevista con la Agencia Efe, Franz Klammer, oro olímpico en descenso ante su afición en los Juegos de Innsbruck'76; y otra leyenda del esquí austriaco y mundial (nadie ha igualado aún su récord de 25 triunfos en Copa del Mundo en la prueba reina) explicaba el mes pasado que el secreto de Hirscher radica no sólo en su gran nivel físico y técnico, sino, sobre todo, en su constancia.

Una regularidad que, en palabras del 'Kaiser' Franz, no tenía ni siquiera el sueco Ingemar Stenmark, plusmarquista absoluto de victorias en pruebas de la Copa del Mundo, con un total de 86.

Hirscher aún está muy lejos de ese récord, porque, con la de este sábado, suma 44 victorias, cinco este curso. Ocupa la quinta plaza histórica, a dos de Girardelli. Tomba logró 50 triunfos en Copa del Mundo. Y el austriaco Hermann 'Herminator' Maier, 54.

Pero Stenmark sólo ganó en tres ocasiones la general. Es decir, la mitad de veces que el austriaco, que ya cuenta 106 podios y que en Kranjska Gora se benefició asimismo de la salida de pista del francés Alexis Pinturault para apuntarse matemáticamente, también, la Copa del Mundo de gigante. Por cuarta vez.

En una modalidad en la que sus 21 victorias también están muy lejos de las 46 de Stenmark -que, al igual que él y Tomba, dominaba las disciplinas técnicas-, pero en cuya lista histórica tiene a tiro a los otros dos que aún le superan: el suizo Michael Von Grünigen (23) y el estadounidense Ted Ligety (24).

Para ponerle el broche de oro a una temporada de ensueño, a Hirscher sólo le queda ganar la Copa del Mundo de eslalon, que también podría dejar resulta a su favor este domingo sólo con meterse de nuevo en el podio. O acabando sexto, si no puntúa Kristoffersen.

Si no, siempre le quedarían las Finales de la Copa del Mundo, dentro de dos semanas, en la estación de Aspen (Colorado, Estados Unidos). A las que acudirá sin presión alguna.

Pudiendo centrarse, a partir de ahora, en preparar los Juegos de PyeongChang (Corea del Sur) del año próximo.

Plata en eslalon en los de Sochi (Rusia), hace tres -que ganó su compatriota Mario Matt-, a Hirscher sólo le falta capturar un título para alcanzar el pleno: el oro olímpico.

0
0