EFE

Mónica Bosch: Cuando veo competir a los demás aún me entra un cosquilleo

Mónica Bosch: Cuando veo competir a los demás aún me entra un cosquilleo
Por EFE

El 11/03/2017 a las 11:03Actualizada

Monachil (Granada), 11 mar (EFE).- La ex esquiadora alpina española Mónica Bosch, olímpica en los Juegos de Lillehammer'94 (Noruega) y Nagano'98 (Japón) y doble medallista de oro en la Universiada de Jaca'95, dijo a EFE en Sierra Nevada que "cuando" ve "competir a los demás, aún" le "entra un cosquilleo en el estómago".

Bosch, nacida hace 44 años en Barcelona, ocupa en la actualidad el cargo de Directora General de la Federación Catalana de Deportes de Invierno (Federació Catalana d'Esports d'Hivern) y acudió a Sierra Nevada con motivo de los Mundiales conjuntos de snowboard y freestyle que alberga la estación andaluza.

"Hemos venido a apoyar un poco a los deportistas catalanes que están aquí y obviamente a apoyar a la federación española (RFEDI) en todo lo que podamos en estos campeonatos. Las instalaciones están muy bien. Y lo que espero es que saquemos alguna medalla", indicó Bosch, que apuntó la importancia para España de organizar eventos como éste.

"Es muy importante que España organice Mundiales. De hecho, cuando estaba en las candidaturas Barcelona-Pirineos 2022 y 2026 siempre decíamos que es básico seguir apostando por la organización de las competiciones, ahora que tenemos el reconocimiento de la FIS Federación Internacional de Esquí), indicó.

"Esto es lo que crea afición y experiencia en la organización, por si algún día optamos a la organización de Juegos, otra vez", declaró a Efe Mónica, que coincidió en la selección española con tres esquiadoras de Sierra Nevada, con las que departió en las últimas horas: Carolina Ruiz y las hermanas Rienda, María José y Raquel.

"La verdad que es una pasada volver a verlas. Estábamos hablando de que hay que organizar alguna reunión para vernos más a menudo y con más gente de aquella época", comentó Bosch, que admitió que sí que echa de menos su época de competidora.

"Cada vez que vengo a Sierra Nevada, por ejemplo, es porque hay algo relacionado con una competición deportiva. Y la verdad es que aún se me pone un cosquilleo en el estómago cuando veo competir a otros, porque me recuerda la época en la que esquiaba", declaró Mónica Bosch. "Y todos aquellos recuerdos son buenos. Muy buenos", añadió.

0
0