AFP

Lo que hemos aprendido del España-Costa Rica

Lo que hemos aprendido del España-Costa Rica

El 12/06/2015 a las 00:34Actualizada El 12/06/2015 a las 00:36

Victoria fácil para España en estadio de León en un partido en el que la Roja no ha brillando en demasía. Claramente superior durante el encuentro, no pudo confirmar el dominio con goles, con un triunfo por la mínima. Aleix Vidal dejó una buene participación hasta su lesión. Al combinado nacional le faltó idea en la base de la jugada.

Aleix Vidal, debut con buena nota. El nuevo fichaje del FC Barcelona era una de las atracciones en este partido, en el que sería su debut con la Roja. Se colocó en el perfil derecho, flanqueado por Koke en el centro del campo y por Dani Carvajal en el lateral. Fue vertical y asociativo. De hecho, España optó por su costado cuando necesitaba encontrar un hueco en la zaga tica. No pudo acabar el encuentro debido a un pisotón de Giancarlo González en el tramo final de la primera parte.

Alcácer cumple pero el ataque no convence. Marcó el gol del empate en una buena jugada pero a España, realmente, le faltaron capacidad para ver puerta. Cuando Costa Rica se replegó con una clara defensa de cinco jugadores, los de Vicente del Bosque sufrieron cuando tenían su sistema perfecto para jugadas de contragolpe, en búsqueda de encontrar la espalda de la zaga. Cuando Silva y Cazorla entraron en la seguda mitad, tuvieron las mejores oportunidades. Gozó de una clarividencia más que sana, pero siguió sin faltar el acierto de la referencia.

Paco Alcácer marcando el primer gol ante Costa Rica

Paco Alcácer marcando el primer gol ante Costa RicaEFE

Fàbregas, sin delantero no hay felicidad. Fue el mejor de España en la primera mitad. Su pase en el gol de Paco Alcácer fue una genialidad muy bien meditada, observando el desmarque de su compañero que rompió a la zaga costarricense. Estuvo en el vértice superior del centro del campo, más como mediapunta que de interior. Vicente del Bosque quiere que el de Arenys de mar tenga el mismo registro que desempeña con el Chelsea, un socio perfecto del delantero. Un artillero que lee los espacios se beneficiará de sus dotes.

Necesidad de un mediocentro puro. Vicente del Bosque salió en el centro del campo con Mikel San José, Koke y Cesc Fàbregas. Directamente, España no tenía un mediocentro posicional, un perfil habitual en el esquema. Costa Rica, aún así, no supo leer esa posible deficiencia, que la Roja pudo mantener con el arrojo de sus dos centrocampistas. Cuando Sergio Busquets entró en la segunda parte, la Selección tenía más cordura en la elaboración de sus jugadas. La transición era más fluida.

Cesc Fàbregas y Aleix Vidal en el España-Costa Rica

Cesc Fàbregas y Aleix Vidal en el España-Costa RicaEFE

Campbell y Navas, la salvación tica. En el ataque y la portería, Costa Rica contaba con dos referencias muy conocidas en la Liga española. El guardameta volvió a salvar a la selección costarricense, sobre todo con dos espectaculares paradas a su compañero de equipo, Sergio Ramos. Por otra parte, el delantero, que esta temporada estuvo cedido en el Villarreal, es el mayor peligro en el ataque. Precisamente, el único gol de los ticos llegada de una jugada elaborada.

Nuestra opinión. España, a priori, está en ese proceso de transición en el que intenta encontrar otros recursos para definir su idea de juego. Aquella hornada dorada formada por los Xavi, Xabi Alonso, Puyol o David Villa ha terminado y Vicente del Bosque continúa con sus probaturas. De momento, paciencia.

0
0