AFP

Blog Vintage: Las dos batallas de Florencia (1934)

Blog Vintage: Las dos batallas de Florencia (1934)

El 18/10/2016 a las 17:47

Llega un nuevo Italia-España, el número 39, en una rica historia de rivalidad entre dos potencias futbolísticas del sur de Europa.

Italia, además, es nuestro rival más prolijo, con 38 enfrentamientos desde el primero, en 1920, más los dos que tendrán que producirse en esta fase de clasificación para el Mundial de Rusia en 2018.

Pero nos vamos a centrar en Vintage Club de Fútbol en el doble duelo de Florencia en los cuartos de final de la Copa del Mundo de 1934, la segunda después del torneo inaugural de cuatro años antes en Uruguay. Italia, anfitriona y bajo la égida del fascismo, no sólo era favorita, sino que no debía perder bajo ningún concepto. Malo para la pureza de la propaganda de la época. Así que salió con todo ante España un jueves 31 de mayo desde las 16:30 horas en el estadio de Florencia llamado Giovanni Berta, luego ‘Comunale’ Artemio Franchi. Y así era entonces en homenaje a un activo militante fascista mártir del régimen que murió a manos de comunistas en los años 20.

FÚTBOL La Liga Clasico Ricardo Zamora

FÚTBOL La Liga Clasico Ricardo ZamoraEurosport

El ambiente infernal aunque no hubiera lleno en los fondos, la inusitada dureza de los italianos y el arbitraje casero del belga Louis Baert no impidieron que la España de los Ricardo Zamora, Gorostiza, Quincoces, Lángara y demás (un equipazo en la época) empatara pese a todo 1-1. Se adelantaron los españoles gracias a Luis Regueiro, pero igualaron los italianos con Ferrari pese a la flagrante falta previa de Schiavio a Zamora. Eso suponía un ‘replay’ de nuevo en Florencia tan solo un día después.

Arbitraje partidista

Y en ese desempate, sin siete lesionados de la previa (Zamora, Ciriaco, Fede, Lafuente, Iraragorri, Gorostiza y Lángara), España perdió 1-0 en un duelo que fue un poco más de lo mismo, con tremenda violencia italiana consentida y cuatro jugadores lastimados: Bosch, Chacho, Regueiro y Quincoces. Ahora el protagonismo fue para el árbitro suizo René Mercet, que anuló dos goles a la Roja (Regueiro y Quincoces), permitió el de Meazza con falta previa de Demaría al sustituto de Zamora, Juan Nogués, y fue tan partidista que su federación le suspendió posteriormente.

Italia acabaría ganando su Mundial y España empezaría la tortura habitual en las rondas eliminatorias de las fases finales que tocó a su fin con el triunfo final en Suráfrica 2010.

0
0