Getty Images

La gran noche de Morata: Gol al Atlético, provocación al Metropolitano y suspiros del madridismo

La gran noche de Morata: Gol al Atlético, provocación al Metropolitano y suspiros del madridismo

El 27/09/2017 a las 23:36Actualizado El 27/09/2017 a las 23:45

Álvaro Morata fue el protagonista absoluto de la victoria del Chelsea ante el Atlético en el estreno europeo del Wanda Metropolitano. El gol de la victoria londinense lo marcó Batshuayi, pero el exmadridista se reivindicó con un cabezazo que acabó en la red y con la impresión generalizada de lo mucho de menos que lo va a echar el Real Madrid.

El gol de Álvaro Morata y su partido en el Wanda Metropolitano tiene demasiadas lecturas. Se reivindicó como delantero titularísimo del Chelsea y uno de los ‘nueves’ más en forma de Europa. Se reivindicó ante Diego Costa, sentado cómodamente en su nueva casa, como el delantero de la selección española y muy especialmente, como el atacante que exige el Real Madrid ante sus últimas sequías y malos resultados. Todo en uno, en un partido y un solo gol.

En el caso de los nostálgicos madridistas que desearían que no hubiera elegido irse del club blanco este verano para buscar su prosperidad, un gol al Atlético y el martilleo constante que ejerció sobre toda la defensa rojiblanca son motivos más que suficientes como para echarse las manos a la cabeza, suspirar y preguntarse en voz alta por qué se marchó y por qué el Real no tiene alguien como él ahora mismo. De hecho, el madridismo siempre suspira por Morata cuando brilla realmente: su gol con la Juventus en el Bernabéu que dejó a los blancos sin final de Champions en 2015, o esta exhibición en el nuevo Metropolitano.

Conte y Morata celebran la victoria del Chelsea en el Metropolitano

Morata también lo necesitaba, un tipo nacido para tener que estar reivindicándose constantemente. Como si tuviera que demostrar algo más, incluso que el Atlético no hubiera pujado fuertemente por él este u otro verano anterior para tratar de repescarle y, de paso, hacer feliz a su abuelo colchonero.

" Siempre es y bonito y especial marcar en un estadio nuevo. Estoy feliz, pero por la victoria del equipo; no tiene nada que ver con mi pasado"

Su gol tras cabecear un centro de Hazard también fue una liberación y una provocación a partes iguales, la de golpearse el pecho mirando desafiante a una grada que no le perdonó ser un canterano que practicó el transfuguismo al eterno rival y su pasado reciente de blanco. Fue además su primer gol a un Atlético que tal vez para él no sea ese contrincante incómodo y en el fondo le tenga mucho más cariño que el demostró en su celebración.

Malditas casualidades

Aunque lo que más dolió al Atlético fue otro gol en el minuto 93 (por cierto, Morata jugó de blanco aquella final de Lisboa). Su autor, Batshauyi tiró de ingenio en sus redes sociales, aunque el pase de gol se lo dio otro excanterano madridista e hijo de jugador y entrenador colchonero: Marcos Alonso. Malditas casualidades.

0
0