AFP

Eurocopa 2016: Cristiano, víctima de Payet y de una vieja táctica del fútbol

Eurocopa 2016: Cristiano, víctima de Payet y de una vieja táctica del fútbol

El 10/07/2016 a las 22:40Actualizada El 10/07/2016 a las 22:56

Cristiano Ronaldo tuvo que retirarse lesionado de la final de la Eurocopa 2016 debido a la dura entrada de Dimitri Payet en los primeros minutos del partido. No puede decirse que el jugador francés fuera a hacer daño intencionadamente, pero una entrada en los primeros minutos sobre la estrella rival en las grandes finales es un viejo truco del fútbol.

La entrada de Payet a Cristiano Ronaldo no es la primera –y no será la última- en este tipo de partidos. Es decir, una patada a la estrella del equipo rival en los primeros minutos de juego sin intentar lesionarle y por supuesto sin que el árbitro te expulse o que ni siquiera te saque una tarjeta amarilla. De esta forma se intenta sacar del partido al rival, bien descentrándole o bien, en el peor de los casos, lesionándolo como le pasó al madridista en esta final de la Eurocopa 2016.

Para ilustrar este ejemplo basta acudir a dos ejemplos en el fútbol español. El primero fue en la final de la Recopa de Europa de 1989 que el Barça le ganó a la Sampdoria en Berna. La estrella del equipo italiano era Gianluca Vialli, por eso el defensa culé Aloísio Pires fue a ‘cazar’ al delantero. Casi automáticamente, desapareció del partido.

Y de Johan Cruyff se puede pasar a Luis Aragonés, cuando en la final de Copa del Rey de 1992 que el Atlético ganó al Real Madrid en el Bernabéu, ordenó a Juanma López que fuera a por Gica Hagi en los primeros minutos. El rumano era por entonces el jugador más en forma del equipo blanco, y ese ‘hachazo’ de López también lo sacó del partido.

Otro ejemplo mucho más reciente también lo dejó el propio Luis Aragonés. En los vídeos que se publicaron de la charla táctica previa a la final de la Eurocopa de 2008 entre España y Alemania, se aprecia cómo insta a desquiciar a Bastian Schweinsteiger, para sacarlo del partido.

E incluso la dureza que aplicó el Real Madrid de Mourinho en la final de Copa del Rey de 2011 contra el Barça de Guardiola en Mestalla. Una acción escenificada en un lance entre Álvaro Arbeloa, Sergio Ramos y David Villa, cuando literalmente lo levantaron en el aire para incorporarlo después de una entrada sobre el Guaje que el árbitro Undiano Mallenco no señaló como falta.

0
0