Getty Images

Blog Miguel Ángel Méndez: La vuelta del Guaje, un acto de justicia

Blog Miguel Ángel Méndez: La vuelta del Guaje, un acto de justicia

El 25/08/2017 a las 15:13Actualizada El 26/08/2017 a las 10:13

Cabe la disculpa de que no le vemos tanto. O que la MLS no tiene el nivel de las grandes ligas europeas. Incluso que atendiendo al DNI y pensando en el Mundial de Rusia o en la Eurocopa de 2020, hay que formar un nuevo grupo, más joven. Aquello de la savia nueva.

Bien. Eso serviría para cualquier aficionado. Pero no para el seleccionador y, si me apuras, para los periodistas que analizamos al detalle cada movimiento que se produce en el fútbol.

Por partes: para los amantes de la estadística (dicho sea de paso, es en lo que yo menos creo), 19 goles en 24 partidos esta temporada (arrancó en marzo), 24 la pasada, siendo elegido además MVP de la MLS, y otros 18 en su primera campaña, en un equipo que debutaba en la competición y que quedó fuera de los playoffs.

Sobre su condición física, aquí no hay debate: Villa está mejor que nunca. O al menos, mejor que desde que sufrió aquella lesión de tibia en el Mundial de Clubes con el Barça. No es lo mismo jugar 30 ó 34 partidos al año que meterte 60 ó 70 en las piernas. Villa tiene ahora lo que nunca tuvo, es decir, tiempo para recuperar sin ir de la Liga a la Champions, de ahí a la Copa, y cuando no, a la Selección. Y esto es apreciación mía: si cabe, está incluso más fino, emulando a muchos jugadores ya veteranos que a medida que pasan las temporadas, las afrontan cada año rebajando su peso.

Más: el nivel competitivo de la MLS cada vez más alto y exigente. Y si no, preguntad por Gerrard, Lampard o el propio Pirlo. Les ha pasado la liga por encima, porque del mismo modo que la calidad y el nivel táctico es cada vez mejor, si algo caracteriza al futbolista de la MLS es una "condición física de base", que diría Aragonés, más que potente. Jugadores norteamericanos formados en colegios y universidades, donde la preparación en más que óptima. Además, un buen número de futbolistas latinoamericanos con mucho talento, que ven ahora en la MLS un escenario ideal (como Carlos Vela, futuro jugador de Los Angeles FC, los hermanos Dos Santos en LA Galaxy o Almirón en Atlanta... y hay muchos más). Por cierto, la MLS es la quinta liga del mundo que más público lleva a los estadios, tras la Premier, La Liga, Bundesliga y Liga China. Y eso que los estadios tienen un aforo medio que no alcanza los 25.000 espectadores. Vamos, que a los yankees les gusta cada vez más el fútbol. Y lo van entendiendo. Y exigen cada vez más.

Y, para mí, lo más importante, lo que se tiene y nunca se pierde: El gol, el olfato, la intención, el llegar un segundo antes que el defensa. Todo eso lo sigue conservando el Guaje. Sigue arrancando desde el costado para venirse al centro y hacer estragos. Sigue golpeando al balón como siempre. Sigue encontrando la pelota en ese resquicio que queda en el área pequeña y que solo él intuye.

Y claro, si Diego Costa no estuviera en Lagarto tendido al sol desesperándose con su fichaje o no por el Atleti, si Mariano llevase ya veinte partidos al mismo nivel con el que ha arrancado en Lyon, si hubiese de verdad un delantero joven y prometedor derribando puertas, tal vez no estaríamos planeando debate alguno. Pero a mí, a José Manuel Díaz, a Rubén Fernández o Agustín Galán, que tenemos la fortuna de retransmitir la MLS en Eurosport cada semana, y a los espectadores, cada vez más, que siguen a Villa en su aventura americana, ya os digo que más que una sorpresa, esto no es más que un acto de justicia. Porque Villa, sí, Villa, está de Selección. Y a estas alturas, apuesto a que será importante ante Italia. Al tiempo.

Video - Cinco golazos en la MLS por los que David Villa se ha ganado el regreso a la Selección

01:43
0
0