El Austin Country Club, un gran campo con mucha historia

El Austin Country Club, un gran campo con mucha historia

El 21/03/2017 a las 10:51

De nuestro socio elperiodigolf.com

Hemos pasado un fin de semana sin excesiva presencia española en los Tour más importantes. Ninguno de los nuestros en el PGA Tour, dónde tanto García como Rahm y Cabrera se han reservado para llegar frescos al Campeonato del Mundo Match Play patrocinado por Dell, en el que por cierto los tres tienen muchas posibilidades de hacerlo bien.
Están bien colocados, los tres en los primeros puestos del ranking mundial, y además de que están jugando bien no debemos olvidar que el Match Play es otro juego y no hace falta bordar cada hoyo sino que basta con hacerlo mejor que tu contrincante.
Rafa lo hizo increíblemente bien el año pasado, y los otros dos no creo que estén dispuestos a apartarse para dejarle pasar. Se celebrará este campeonato del Mundo en el Austin Country Club, el campo en el pasó media vida Harvey Penick. La otra media vida la pasó en el primer Austin Country Club, campo que acabaron gastando según sus propias palabras, lo que les llevó a construir el nuevo que ahora alberga este torneo.
Para el que no lo conozca o no haya oído hablar de él, el señor Penick fue el profesor principal de este Club durante toda su vida laboral, y allí entrenó al equipo de la Universidad de Texas y a dos campeones de Grandes, Tom Kite y Ben Crenshaw que ganaron el Open de Estados de Unidos de 1992 el primero y el Masters de Augusta por dos veces, 1984 y 1995, el segundo.
Ambos consiguieron quince y dieciséis posiciones entre los cinco primeros en torneos del Gran Slam y pudieron haber ganado los cuatro en varias ocasiones. Además, Harvey Penick entrenó a un sinfín de buenas jugadoras que ganaron Grandes y acabaron en el Salón de la Fama, y todo esto ocurrió en el campo que vamos a ver la semana próxima.
Cuando ya estaba retirado y los gastos que ocasionaba su enfermedad no se cubrían fácilmente se decidió a dar forma de libros a sus apuntes de toda la vida y así nacieron El Pequeño Libro Verde del Golf y sus hermanos, el Rojo y el Azul, que os recomiendo vivamente por lo interesantes, lo instructivos y la enorme cantidad de bondad que destilan.

0
0