EFE

Esta vez fue José Ortiz el que gana el Belmont Stakes con la monta de Tapwrit

Esta vez fue José Ortiz el que gana el Belmont Stakes con la monta de Tapwrit
Por EFE

El 11/06/2017 a las 10:26Actualizada

Elmont (Nueva York), 10 jun (EFE).- De nuevo la clase de un jinete boricua y de la misma familia triunfó en el Belmont Stakes con el joven José Ortiz que montó al caballo Tapwrit y ganó de manera sorpresiva la última carrera de la Triple Corona de la temporada hípica en Estados Unidos.

Si su compatriota, el veterano y legendario John Velázquez, había sido el gran triunfador en el Derby de Kentucky con la monta del potro Always Dreaming, que luego no ha podido competir en las otras dos carreras de la Triple Corona, Ortiz, de sólo 23 años, logró su primer gran triunfo como profesional.

El joven nativo de Trujillo (Puerto Rico), hizo una monta perfecta a Tapwrit, que superó en la recta final al gran favorito al triunfo como era Irish War Cry, que se tuvo que conformar con el segundo puesto en la clasificación.

Tapwrit ganó por dos cuerpos, y de esa forma le dio al entrenador Todd Pletcher su tercera victoria en la última prueba de la Triple Corona de la hípica de Estados Unidos.

El nuevo campeón del Belmont Stakes recorrió la distancia de casi dos kilómetros y medio (1 1/2 millas) en un tiempo de 2:30:02 en su pista de casa. El hermano de Ortiz, Irad, de 24 años, ganó la carrera el año pasado con Creator.

Sin embargo, este año tuvo que conformarse con el séptimo puesto al montar el caballo Lookin At Lee.

"Estaba seguro que él (Tapwrit) podía con esa distancia", declaró José Ortiz. "Se portó siempre muy bien y cuando enfilamos la recta de cara a la meta sabía que íbamos a ganar. Todd hizo un gran trabajo".

Tapwrit terminó sexto en el Derby de Kentucky y no participó en el Preakness Stakes. Cinco de los últimos nueve ganadores del Belmont Stakes han seguido ese camino.

"Sentimos que con las cinco semanas que hay entre una carrera y la otra, y con la forma que este caballo ha entrenado, que tenía una gran oportunidad", señaló Pletcher, quien está establecido en Belmont Park, en Nueva York. "Creo que esa siempre es una ventaja"

Pletcher preparó al triunfador en dos de las tres carreras de la Triple Corona, habiendo ensillando a Always Dreaming en el Derby de Kentucky.

El ganador se llevó un premio de 800.000 dólares del 1,5 millón de dólares que había en premios, mientras que Irish War Cry recibió 280.000 dólares y Patch, tercero, con Velázquez en la silla de montar, logró 150.000 dólares.

El cuarto lugar fue para Gormley que corrió bajo la dirección del jinete mexicano Víctor Espinoza, otro veterano de 45 años, y ganó 100.000 dólares de premio.

Con varias bajas importantes, incluida la última del caballo japonés Epicharis, segundo favorito, horas antes del inicio de la competición, la carrera estuvo siempre abierta.

Antes de la baja Epicharis ya se habían dado las de Always Dreaming y del ganador del Preakness Stakes, Cloud Computing.

El favorito Classic Empire se retiró el miércoles a causa de un absceso en el casco derecho de la pata delantera, y Epicharis, fue descartado el sábado por la mañana luego de no pasar un examen veterinario.

El caballo de Japón había sido tratado por cojera en su pezuña derecha a principios de la semana.

Todas estas bajas dejaron una carrera muy abierta, y al final fue Tapwrit el que probó que estaba a la altura de tan agobiante desafío.

"Aprovechamos nuestra oportunidad y lo hicimos de manera impecable", destacó Ortiz, que dijo era un honor el repetir triunfo en la misma carrera que el año pasado también ganó su hermano mayor.

El triunfo de Tapwrit hace que este año la Triple Corona tenga ganadores diferentes en cada una de las carreras disputadas.

0
0