Eurosport

LGCT Hamburgo: El adiós de una leyenda

LGCT Hamburgo: El adiós de una leyenda

El 29/05/2017 a las 11:48Actualizada El 01/06/2017 a las 16:42

Casall Ask se despide de la competición por todo lo alto. En su último concurso, el Holsteiner y Rolf Göran-Bengtsson han protagonizado una de las victorias más sonadas de los últimos tiempos. El neerlandés Harrie Smolders y el alemán Christian Ahlmann completaron el podio de este histórico Gran Premio.

Pocas son las ocasiones en que la retirada de una caballo centra la atención de la prensa. Este fin de semana, Casall Ask, el célebre semental de dieciocho años de Rolf-Göran Bengtsson, se despedía de la competición tras más de ocho años en las pistas. Tras una carrera plagada de éxitos, y como suele ocurrir, el Holsteiner estaba destinado a, simple y llanamente, cumplir en su última cita, sin pena ni gloria. Sin embargo, una vez más, todas las predicciones se fueron al garete. Tras una primera manga en la que tan solo sobrevivieron cinco de los veintitrés binomios que saltaron a la pista, Rolf-Göran Bengtsson y un portentoso Casall Ask, pulverizaron el cronómetro, dejando, a casi tres segundos de distancia, al segundo clasificado, el neerlandés Harrie Smolders. El mismo sueco diría en rueda de prensa haberse sentido como cuando Casall Ask tenía once años, a pesar de que el semental tenga más de dieciocho. Experiencia, sangre fría y mucha pasión. Es lo que tienen las viejas glorias, que son impredecibles.

Harrie Smolders se vio absolutamente sobrepasado. Era la tarde de Casall Ask, y por bien que lo hiciera el neerlandés, la historia jugaba en su contra. A lomos del siempre infalible Don VHP Z, hijo del gran Diamant de Semilly, el jinete firmó un doble cero impecable que, sin embargo, no le sirvió para subirse a lo más alto del podio, teniéndose que conformar con la segunda plaza. Christian Alhmann, ex número uno del ranking mundial, completó el podio con Epleaser van’t Heike. Al alemán le siguieron el brasileño Yuri Mansur y su Babylotte. Laura Klaphake cerró el top cinco con el joven y prometedor Catch me if you can, con el que copó los únicos cuatro puntos del desempate.

Buena actuación de Gonzalo Añón Suárez, el único español de la competición, que terminó en octava posición, justo por detrás del alemán Andreas Kreuzer. A pesar de que un derribo dejó al jinete y a Toledo du Phare fuera del desempate, el binomio firmó uno de los mejores tiempos de la primera manga.

Por lo que a la GCL se refiere, Miami Glory, formado por Scott Brash y Denis Lynch, mantuvo la hegemonía a lo largo de toda la competición, haciéndose con la victoria de forma holgada. Al equipo de Florida le siguieron los Chantilly Pegasus y los Doha Fursan Qatar.

0
0