Djokovic, un admirador de Nadal

Por Eurosport

El 05/06/2006 a las 10:00Actualizada

Novak Djokovic, el rival de Rafael Nadal en los cuartos de final de Roland Garros, admira al español y le considera, sin dudarlo, el mejor tenista sobre tierra batida, pero en el fondo de su ser, el serbio alberga una pequeña ilusión en vencerle.

El razonamiento de Djokovic se basa en que Nadal ha necesitado en total 12:15 minutos para llegar a esa ronda, y él solamente ocho horas y 49 minutos, y confía en que note el agotamiento. Es además un año menor que el de Manacor y no tiene absolutamente nada que perder ante el defensor del título, y el hombre que lleva 57 victorias consecutivas sobre tierra batida.

Situado en el puesto 63 del mundo, a Djokovic le persigue la Federación Inglesa de tenis que desearía ficharle a toda costa, sobre todo después de que su madre comentase durante la eliminatoria de Copa Davis Inglaterra-Serbia y Montenegro en Glasgow, que la familia deseaba trasladarse a este país (Djokovic tiene además otros dos hermanos que también juegan tenis).

Hijo de pizzeros

Nacido en Belgrado e hijo de los propietarios de una pizzería en las montañas de Serbia, 'Nole' como se conoce a Djkovic en el circuito, procede de una familia de deportistas. Su tío y tía fueron esquiadores profesionales y su padre Srdjan jugador de fútbol. Su progenitor quería que acabase, bien como futbolista o esquiador también, pero su afición al tenis pudo mas.

Su ídolo de siempre fue el estadounidense Pete Sampras, aunque él juega casi siempre desde la línea de fondo. Ha pasado por la escuela de Niki Pilic en Munich y se considera un jugador capaz de dar lo máximo en cualquier tipo de superficie. Viaja con el grupo del croata Ivan Ljubicic, con el italiano Ricardo Piatti, como entrenador y el español Salvador Sosa como fisioterapeuta.

Progresión vertiginosa

El año pasado Djokovic fue el más joven, con 18 años y cinco meses, en acabar entre los cien primeros del mundo, y ya jugó en Roland Garros para acabar en segunda ronda ante el estadounidense Robby Ginepri. Situado en el puesto 63 del mundo, ha sido esta temporada semifinalista en Zagreb y cuarto finalista en Rotterdam.

Su progresión esta temporada puede deberse a una operación de nariz que sufrió al final del 2005. "Estaba en peligro, me preocupaba mucho mi respiración porque tuve que retirarme contra Coria aquí el pasado año y estuve muy cerca de hacerlo de nuevo contra Monfils en el Abierto de Estados Unidos. La operación era mi última baza y después de hacerla me siento mucho mejor", señaló.

No obstante, Djokovic, no se despreocupa y sigue haciendo ejercicios de respiración para recuperarse. No puede respirar por la boca todavía y eso le causa problemas. "Algunas veces me siento realmente mal y tengo que trabajar la respiración durante punto y punto", comentó.

Sin nada que perder

Sobre Nadal fue muy claro. "No tengo nada que perder, sé que juego contra el número dos del mundo, y todos sabemos que es el mejor en esta superficie y lleva 55 o así, victorias seguidas. Pero en cuartos, jugando contra Nadal seguramente en la pista central, voy a dar todo lo mejor de mi, y estar listo para enfrentarme con él".

Mientras, Nadal juega con las estadísticas. El de Manacor lleva tres temporadas sin perder ante un jugador más joven que él. El último en conseguirlo fue el francés Richard Gasquet en el torneo challenger de San Juan de Luz 2003, cuando Rafa Nadal abandonó tras perder el primer set por un problema en la rodilla.

Y si supera a Novak Djokovic se asegurará la segunda posición mundial, independientemente de lo que consiga David Nalbandian en el torneo. Nalbandian sólo tiene opciones de salir de París como número dos mundial ganando Roland Garros siempre que Nadal pierda ante Djokovic.

Y Nadal no se fía...

Del serbio Novak Djokovic también destacó su peligrosidad. "Es un jugador con un gran potencial, muy peligroso, tiene muy buenos golpes, no sé en que puesto va a quedar, pero si no en este al siguiente año va a estar ahí arriba", dijo.

Nadal no quiso echar las campanas al vuelo, y reiteró que aún queda mucho para la final. "De momento me veo en cuartos, no veo finales, pero si llego es que estoy bien preparado y que estoy jugando bien. Tengo un partido difícil mañana y veremos qué pasa", señaló.

Enlaces promocionados
Quizá también te guste