Kuznetsova-Henin en la final

Por Eurosport

El 08/06/2006 a las 23:00Actualizado

La rusa Svetlana Kuznetsova ha echado mano de su veteranía para superar a Nicole Vaidisova y alcanzar la final femenina (5-7, 7-6 y 6-2). La tenista rusa se medirá en la final del sábado a la belga Justine Henin-Hardenne, que ha superado por 6-3 y 6-2 a s

La jugadora revelación del torneo, la checa Nicole Vaidisova, no ha podido superar a la rusa Svetlana Kuznetsova. La tenista rusa ha llegado a estas semifinales tras perder sólo un set en este torneo ante Francesca Schiavone en la cuarta ronda. Esta vez, ha empezado perdiendo el primero por 5-7 y ha tenido que echar mano de su veteranía para no perder el partido.

En este primer parcial, 'Sveta' disfrutó de seis puntos de ruptura y al séptimo confirmó el primer robo de servicio para colocarse con 5-3 y saque, pero una doble falta en ese momento hizo presagiar lo peor: Vaidisova se agarró a esta oportunidad, rompió el servicio de su rival y salió del atolladero con una destreza impropia de su juventud para ganar seis juegos consecutivos, y marcar el 7-5 y 2-0 a su favor.

Tras los primeros jugos del segundo set, Kuznetsova remontó un 5-3 adverso y después de llegar al tie-break, aprovechaba los errores de la joven jugadora checa, que ha regalado demasiados puntos a su oponente. Kuznetsova ha acabado por minar la moral de su rival en el tercer y definitivo set, al imponerse pon un cómodo 6-2.

Así pues, Svetlana Kuznetsova se hacía con el partido después de más de dos horas y media de partido (5-7, 7-6 y 6-2). Su trayectoria en este torneo ha sido impecable. Granville, Santangelo, Na Li y Safina además de la ya mencionada tenista italiana, han sufrido su buen momento de forma. Cosa que también ha provado Nicole Vaidisova.

Al término del partido, la misma jugadora rusa reconocía que le debe la victoria a la madurez adquirida sobre la pista: "Me acordaba de que hace años perdía con las campeonas porque era muy joven, y recordé que tenía que jugar como Henin hizo conmigo", comentó la Kuznetsova proyectando su situación en el pasado con lo ocurrido esta jornada en París.

Por su parte, Vaidisova se despide de un torneo en el que ha sido la auténtica revelación, y en el que ya ha hecho historia, pues desde 1996 (Jana Novotna) ninguna otra checa había alcanzado las semifinales. En su camino han quedado campeonas del Grand Slam como la francesa Amelie Mauresmo (ganadora del Abierto de Australia y del Masters), en octavos, y la estadounidense Venus Williams (de Wimbledon y del Abierto de Estados Unidos), en cuartos, resultados que le permiten ascender al puesto décimo tercero del ranking mundial.

Henin-Hardenne defenderá su título

La belga Justine Henin-Hardenne, defensora del título se impuso a su compatriota Kim Clijsters por 6-3 y 6-2, para alcanzar de nuevo la final de Roland Garros, la tercera de su carrera.

"Ha sido un gran partido, he estado muy concentrada durante todo el encuentro porque siempre es especial jugar contra Kim", dijo Henin. "La final será muy difícil porque es contra una gran amiga y una jugadora muy luchadora. Siempre hemos tenido partidos muy duros, pero será una gran final.

Henin y Kuznetosa se han enfrentado en 11 ocasiones con una gran ventaja de la jugadora belga, que solo ha perdido en una de ellas, en la final de Doha del 2004, sobre superficie dura. En tierra lo han hecho tres veces, con victoria siempre de Henin: Final de Varsovia y octavos de Roland Garros en 2005 y cuartos de Berlín esta temporada.

Veinticuatro horas después de que Clijsters recibiese su homenaje en la Cena de Campeones, organizada por la Federación Internacional de Tenis, en la que recibió el galardón de campeona del mundo del 2005 por aquella fenomenal campaña en la que ganó nueve torneos, entre ellos el Abierto de Estados Unidos, la ex novia de Lleyton Hewitt encajó una derrota demasiado humillante.

La superioridad de Henin fue clara y manifiesta a partir del octavo juego (5-3) cuando Justine logró la ruptura. La defensora del título controló luego con claridad, manejó el partido a su antojo y se hizo acreedora al triunfo, gracias también a los numerosos fallos de su compatriota, demasiado agarrotada, y sin poder sacar su poderosa derecha desde el fondo.

Enlaces promocionados
Quizá también te guste