EFE

Los Juegos del 92, "esos que cambiaron nuestras vidas"

Los Juegos del 92, "esos que cambiaron nuestras vidas"
Por EFE

El 15/07/2017 a las 21:59Actualizada

Madrid, 15 jul (EFE).- A la pregunta de qué supusieron los Juegos de Barcelona'92, la respuesta es unánime. "Cambiaron nuestra vida", confesaron a Efe once de los doce internacionales españoles de voleibol que se reunieron este sábado en Madrid para festejar el XXV aniversario de aquella cita.

Un cuarto de siglo después, cada uno de ellos desvela sus recuerdos, en una "convocatoria" festiva que ha supuesto para algunos volver a reencontrarse después de años sin verse.

- Juan Carlos Robles (Gijón, 1967), 420 veces internacional, en la actualidad, director del AC Hotel de Gijón.

"Los Juegos de Barcelona para mí supusieron miles de cosas superbonitas..un sueño realizado, madurez, experiencia. Para mí lo fueron todo ..., hasta me emociono al recordarlo. Los recuerdos de la preparación para disputarlos no son malos. Éramos muy jóvenes, casi unos críos, excepto Hervás o Paco Sánchez Jover, y aquello nos pareció una aventura superbonita.

Empezamos a trabajar con 18 años. Así que imagínate a un guaje al que le dan la posibilidad de ponerse a trabajar durante cuatro años en un deporte y para ir a una Olimpiada. Y no fue duro porque en aquella época, siendo chavales, nos separábamos de nuestros padres y fue bonito estar fuera de casa y con dinero en el bolsillo.

Mi gran disgusto fue que poco antes de los Juegos, en un partido ante Rumanía, me lesioné en un saque en salto y en Barcelona solo jugué un set, contra Francia. Por ese solo set mi lesión se agravó y tuve que operarme el tendón de Aquiles izquierdo y estuve parado un año y pico. Así que vi los Juegos desde el banquillo y eso me fastidió mucho. Aunque el set que jugué lo ganamos cuando íbamos perdiendo 2-0 y acabamos clasificándonos para cuartos.

- Venancio Costa (Almoradí-Alicante-,1967), 390 veces internacional. Director de Deportes del ayuntamiento de Almoradí.

"Hoy se respira un ambiente de amistad tremendo y ahora, sobre todo, me acuerdo de todo el trabajo que costó llegar a los Juegos. Estoy contentísimo de estar aquí, con todos vosotros, con la prensa, los entrenadores, los compañeros. Es bonito recordar, aunque sea de una manera tan humilde, aunque sea en un restaurante, una época que marca tu vida para siempre. Esto no se puede, no se debe olvidar.

Éramos muy jóvenes, íbamos de la mano de nuestros maestros, de nuestros mentores Pepe Díaz y Gilberto Herrera, realizando un trabajo que, creo, ahora se reconoce muchísimo mas.

Lo que echo de menos, quizás, sea el transmitirlo, porque el voleibol actual no es real, no se puede comparar con esto que estamos reviviendo. Les he visto a casi todos con frecuencia. A Ángel Alonso, por ejemplo, porque mi hija (Danira) estuvo en la concentración permanente en Soria cuatro años y lo veía, a Rafa (Pascual) por los últimos acontecimientos de las elecciones, a Pepe Díaz en cualquier cancha, en cualquier evento.

- Jesús Garrido (Madrid, 1970), 200 veces internacional: Director del Departamento de Educación e Investigación Científica de la AEPSAD.

"Creo que la gente nos recuerda como pioneros. Hubo un tiempo de concentración, de tecnificación, que previamente no había habido, hubo un ADO, una inversión en un grupo de jóvenes, en una generación del 70, que para nosotros supuso dar el paso de ser medianamente competitivos a estar a un gran nivel internacional. Nos costó mucho dolor, mucho sudor, mucho entrenamiento, pero afortunadamente lo conseguimos entre todos.

¿Recuerdos?. La comunión entre todos nosotros y las lágrimas después de cada partido porque habíamos luchado y habíamos sufrido mucho. Con 18 o 19 años nos tuvimos que marchar de casa para entrenar tanto, tanto, para poder estar a ese nivel. Y esos quince días de los Juegos supusieron la culminación. Si a ello le unes el reconocimiento del país, ver los pabellones abarrotados... Fue maravilloso. Y sobre todo por la fuerza del grupo ganábamos los partidos por 3-2, a fuerza de tesón".

- Jesús Sánchez Jover (Murcia, 1968), 180 veces internacional: Funcionario del ayuntamiento de Huércal (Almería) y entrenador del club AVG 2008.

"Barcelona'92 fue mi consagración como jugador de voleibol. El recuerdo mas triste fue cuando perdimos contra Estados Unidos en cuartos de final y lo mas bonito fue compartir todos esos días en los Juegos, jugar en pabellones abarrotados, que el Rey viniera a vernos, el hecho de ser un deporte que estaba casi escondido a convertirnos en una revelación.

Fue una experiencia muy bonita y hoy es un día especial porque a algunos como Jesús Garrido, Ángel Alonso, Paquito Hervás, hacía 25 años que no les veía. Están un poco mas canosos, pero se conservan bastante bien".

- José Miguel Maroto (Madrid, 1963), 308 veces internacional. Técnico de Artes Gráficas.

"Barcelona'92 supuso un salto muy importante en cuanto a calidad. Supuso un antes y un después porque a nivel competitivo nos dimos cuenta de que éramos capaces de codearnos con cualquiera, alcanzar cualquier meta. Logramos cosas que antes eran impensables".

Para mí, los cuatro años de concentración no fueron fáciles. Tenía trabajo, una familia. Mi primer hijo nació en el 90. Tenía una situación estable y lo dejé todo. Fue duro, pero todos tuvimos muy claro lo que queríamos y dónde queríamos llegar".

- Ángel Alonso (Madrid, 1967), 200 veces internacional: Comercial.

"Los Juegos supusieron para mí, y creo que para todos, un antes y un después en nuestra profesión. A partir de Barcelona, el voleibol cogió consistencia y valoración. Para mí quedaron grabados en la memoria para siempre y, lógicamente, me marcaron para el resto de mi vida. Fueron excepcionales y fantásticos. La pena ha sido no haberlos podido comparar con otros Juegos Olímpicos.

Reencuentros como éste suponen una enorme carga emotiva y sentimental. Vivo en una ciudad como Soria en la que el vóley está muy arraigado. Hay un equipo de elite desde hace veintidós años y quieras o no estás en contacto. No puedo dedicarle más por temas laborales, pero sigo jugando en las ligas de aficionados.

- Benjamín Vicedo (Madrid, 1964), 150 veces internacional: encargado de eventos en la RFEVB.

"Los Juegos fueron la ilusión de mi vida y sobre todo por la oportunidad de disputarlos en casa, en tu país. Yo jugué la liga regular con Soria y me llamaron a última hora para completar el equipo por si hubiese alguna lesión. Me incorporé a la concentración de Granada solamente tres meses antes de los Juegos y un mes antes dieron la lista definitiva. Cuando me lo comunicaron la alegría fue enorme. Estábamos trece en la concentración y uno se tenía que quedar fuera.

¿Mi mejor recuerdo? El hecho de que la gente se fijase en nosotros porque hicimos una fase de grupos muy buena y cumplimos el objetivo principal de clasificarnos para los cuartos de final, y el cariño que todos nos demostraban en la Villa Olímpica. En general, el reconocimiento de la gente hacia el voleibol.

Estar hoy aquí es una alegría enorme. La verdad es que creo que estamos envejeciendo muy bien, aunque el deporte nos haya dejado un poco doloridos".

- Héctor López (Santa Cruz de Tenerife, 1971), 150 veces internacional: Director del colegio Cisneros Alter de Tenerife. Junto con Ernesto Rodríguez, 'promotor' de la reunión.

"Lo habíamos intentado hace unos años, pero en aquella época no había teléfonos móviles, ni correos electrónicos y la mitad de los contactos ni los teníamos. Hoy es un día emocionante. Esta mañana estaba bastante nervioso. Es muy bonito ver aquí a toda esta gente.

¿Qué supuso Barcelona para mí? Tenía diecinueve años y entonces a Gilberto Herrera no lo entendía muy bien. Al acabar nos dijo: 'unos Juegos Olímpicos te van abrir muchísimas puertas'. Con el paso del tiempo lo entendía porque unos Juegos no te cambian la vida, pero sí que te dan un abanico de oportunidades enormes. Para mí, quizás, significó más lo que fue la preparación que los Juegos en sí. Esa preparación, esa disciplina, el saber renunciar... un montón de cosas que suponían un nivel de exigencia máximo como no lo vas a tener nunca por la presión que teníamos por jugar en casa. Yo me siento un privilegiado por haber podido estar en los Juegos".

- Paco Hervás (Utrera -Sevilla-, 1962), 310 veces internacional: Entrenador del club femenino Regata Lima, actual campeón de la Liga peruana.

"Barcelona'92 supuso un antes y un después. Los resultados que cosechamos fueron la recompensa al compromiso de muchos que nos apoyaron y a nuestro esfuerzo. En los Juegos conseguimos cambiar la historia del voleibol y la vida de mucha gente. En concreto, condicionaron mi vida y por ello les estoy eternamente agradecido a hombres como Pepe Díaz o Gilberto Herrera. Ellos me enseñaron y consiguieron que pudiese seguir dedicándome a este deporte, que es mi profesión, por lo que me considero una persona muy afortunada".

- Rafa Pascual (Madrid, 1970), 537 veces internacional: Socio del restaurante La Chalana de Madrid y anfitrión de esta reunión.

"Es algo maravilloso estar rodeado de todos estos compañeros y ejerciendo como anfitrión. Es un momento precioso, alguno seguro que se va a poner sentimental, pero es normal. Han pasado veinticinco años y Barcelona'92 nos cambió a todos. Para nosotros supuso abrirnos la puerta a nivel internacional. Fue importantísimo en las vidas de todos. Faltan algunos porque reunir a 18 personas no es fácil, pero les echaremos de menos y hablaremos sobre ellos".

- Ernesto Rodríguez (Córdoba -Argentina, 1969), 365 veces internacional. Director del Centro de Tecnificación del Gobierno Balear.

"Participar en los Juegos de Barcelona me cambió la vida en todos los aspectos. Mi sueño desde pequeño era ser olímpico y en Barcelona lo conseguí. Fue un cambio drástico para todos, tanto a nivel deportivo como social.

Deportivamente dimos un enorme salto porque antes de esos Juegos no éramos nadie. Conseguimos jugar a un nivel altísimo y nos codeamos con los mejores del mundo.

Hoy estamos pasando un día fabuloso, contando muchísimas anécdotas, riéndonos, viendo vídeos de aquellos partidos..¡han pasado 25 años! ¡Casi la mitad de nuestras vidas!

- Pepe Díaz (segundo entrenador de la selección olímpica), hoy ya jubilado.

"A nivel deportivo los Juegos de Barcelona fueron lo más grande que me pasó en la vida. Apostamos y disfrutamos. La entrada en la Villa Olímpica fue algo precioso, maravilloso. Y la estancia durante los Juegos, porque los nuestros eran los 'niños bonitos'. Durante la competición en los otros deportes de equipo España no iba bien. El baloncesto iba perdiendo, el balonmano también y nosotros ganábamos por primera vez a Japón, a Francia, a Canadá, y perdimos 3-2 con Estados Unidos, que eran los campeones olímpicos en ese momento.

Son recuerdos maravillosos que, por supuesto, conllevaban una enorme carga de trabajo nocturno, tanto a nivel individual como colectivo. Fueron vivencias preciosas y otras que no quiero ni recordar porque estuvimos cuatro años fuera de casa y eso fue duro porque tuve que renunciar a muchas cosas, sobre todo familiares. Estuvimos fuera desde el 15 de agosto del 88 hasta agosto del 92. La pena es que todo eso no se aprovechó".

0
0