Alexander Alekhine, Max Euwe, Mikhail Botvinnik, Vassily Smyslov, Mikhail Tal, Tigran Petrosian, Boris Spassky, Bobby Fischer y Anatoli Karpov. No es una lista aleatoria de ajedrecistas, es la nómina de campeones del mundo de ajedrez a los que se midió Arturito Pomar.

El niño prodigio del ajedrez español ya dominaba el tablero a los cinco años y era subcampeón provincial con 11. De hecho, con esa edad participó en el Campeonato de España que se disputó en el Casino Militar de Madrid. Arturito, que sustituyó al campeón, tenía que librar la vigilancia de los porteros del Casino, al no estar permitida la entrada a los menores de edad. Solo un años después, en 1944, con 12 años, Pomar logró uno de los hitos de su carrera en el Torneo de Gijón. Después de ocho horas logró tablas con el campeón del mundo, Alexander Alekhine.

Ajedrez
Wesley So gana a Carlsen la segunda final consecutiva del Champion Chess Tour
17/02/2021 A LAS 00:20

Aquello convirtió a Arturito en una de los estrellas del NO-DO, donde alternaba con otros dos jóvenes ilustres: Joselito y Marisol. Arturito llegó a ser recibido por Franco en su residencia de El Pardo, donde le concedió la Medalla de Alfonso X el Sabio.

Pomar debutó internacionalmente en 1946, con 14 años, en un torneo organizado por el diario 'Sunday Chronicle' en Londres. Allí no pudo ir con su madre, que le preparaba chocolate con bizcochos durante las partidas, pese a que a él lo que le gustaba era otra cosa. "Los botes de leche condensada me sientan bien", revelaba divertido. Pero la vida de ajedrecista de competición no le suponían ingresos para ganarse la vida y con 20 años se volcó en las exhibiciones, mucho más lucrativas. De hecho, el balear inició una gira por América -desde Argentina a Canadá- que se prolongó durante tres interminables años.

A la vuelta decidió buscar trabajo para tener estabilidad económica. Así, en 1959, un año después de casarse, consiguió una plaza en la oficina de Correos de Ciempozuelos, en Madrid. Casado y con trabajo estable, Pomar comenzó a plasmar su buen momento personal en el tablero.

En 1962 alcanzó el cénit de su carrera, al clasificarse para el Torneo Interzonal de Estocolmo, paso previo al Campeonato del Mundo. Pomar era el único participante que concurrió solo, sin entrenador, con el único apoyo de un libro que le había costado 15 pesetas. Allí logró la gesta más grande de su carrera como ajedrecista. En posición de relativo equilibrio, pero con peón de menos, Pomar ofreció tablas a Fischer, quien se levantó de la silla y gritó en la sala: “A mí, con peón de más, nadie debe pedirme tablas”. Sin embargo, el balear eligió bien y el resultado, tras un agónico final, fue el empate que Arturito había ofrecido antes al genial jugador estadounidense. Entonces Fischer, dolido por no haber podido derrotarle, le dijo con tono despectivo una frase que ha pasado a la historia del deporte español: “Pobre cartero. Con lo bien que juega tendrá que volver a España a pegar sellos cuando acabe el torneo”.

El 9 de julio de 1946 Arturo logró en Santander el primero de sus siete títulos nacionales, mientras que a nivel internacional sus conquistas más destacadas fueron una medalla de bronce en la Olimpiada de Leipzig (1960), y su victoria en el Abierto de Estados Unidos en 1953. Alternó durante muchos años su trabajo en Correos con la vida de ajedrecista y agotado por los viajes y la exigencia de partidas y exhibiciones, desarrolló una enfermedad degenerativa cuyos principales síntomas eran la pérdida de memoria y la confusión.

Autor de tres libros de ajedrez (Temas de ajedrez, 1956; Las pequeñas ventajas en el final, 1958; y El arte de ver la ventaja, 1968), su mejor clasificación la obtuvo en 1967, cuando la lista de la FIDE le situó el puesto 40 del mundo. Retirado de la competición en 1977, Pomar se definía ajedrecísticamente así: "Practico un juego de tipo posicional y también suficientemente táctico. Estas dos facetas o cualidades son las que definen el carácter de mi juego. Posiblemente, la parte más débil de mi práctica es cuando se presentan situaciones con enroques cambiados. Surgen ofensivas de peones con ataques y contraataques. Son las posiciones que conduzco con mayor dificultad”.

Arturito falleció el pasado 26 de mayo en Barcelona, olvidado, como vivió, desapareciendo con él el mito de uno de los niños prodigios más renombrados de su deporte. Como homenaje al legado al Mozart del ajedrez recordamos su obra más bella: las tablas con Fischer.

FISCHER vs POMAR, Stockholm 1962.

Sicilian. Nimzovitch- Rubinstein variation (B29) ½ ½

1. e4 c5 2. Cf3 Cf6! 3. Cc3 d5 4. Ab5+Ad7 5. e5 d4! 6. exf6 dxc3 7. fxg7 cxd2+ 8. Dxd2 Axg7 9. Dg5 Af6 10. Axd7+ Cxd7 11. Dh5 Da5 + 12. Cd2 Da6 13. Ce4 0-0-0 14. De2 De6 15. Cxf6 Dxe2+ 16. Rxe2 Cf6 17. Ae3 b6 18. Ta1 TxT 19. TxT Td8 20. TxT RxTd8 21. Rf3 Rd7 22. Rf4 Cg8 23. c4 f6 24. Re4 e6 25. Ad2 Ce7 26. Ac3 Cg8 27. g4 Re7 28. f4 h6 29. f5 exf5+ 30. gxf5 gxf5 31. Ad2 Rd7 32. a4 Ce7 33. Ac3 Cg8 34. Rf4 Re7 35. b4! Cxb4 36. Axb4+ Rd7 37. Af8 Re8 38. Ad6 Rd7 39. c5 bxc5 40. Axc5 a6 41. Re4 Rc6 42. Af8 Rd7 43. h3 Re8 44. Ac5 Rd7 45. Ad4 Rd6 46. Ab2 Rc6 47. Ac3 Rd6 48. Ab4+ Rd7 49. a5 Ch6 50. Ac3 Cg8 51. Ab4 Ch6 52. Ac3 Cg8 53. Rd5 Ce7+ 54. Rc5!? Cxf5 55. Axf6 Re6! 56. Ag5 Cd6 57. Rb6 Rd5 58. Rxa6 Rc6 59. Ad2 Ce4 60. Ab4 Cf6! 61. Ra7 Cd7! 62. a6 Rc7 63. Aa5+ Rc6 64. Ae1 Cc5 65. Af2 Cd7 66. Ah4 Cc5 67. Ae7 Cd7 68. Aa3 Rc7 69. Ab2 Rc6 70. Ad4 Rc7 71. Ag7 Rc6 72. Aa1 Cc5 73. Ad4 Cd7 74. Ae3 Rc7 75. Af4+ Rc6 76. Ra8 Rb6 77. a7 Rc6 Tablas

Ajedrez
David Antón, el español que ha hecho tablas ante el invencible Carlsen
18/01/2021 A LAS 19:24
Ajedrez
Los mejores momentos del Airthings Masters, sorpresas y mucha emoción
06/01/2021 A LAS 09:33