“La clave fue la pasión. Tomamos riesgos y jugamos con pasión hasta el final”, dijo Pablo Laso tras una de las remontadas más épicas que ha vivido su Real Madrid en Euroliga. Fue el 17 de abril de 2015 en el segundo partido del playoff de cuartos de final y, cuando todo parecía perdido y pintaba que la serie se iba a ir empatada 1-1 a Estambul, directa a un infierno turco que seguro hubiera comprometido muy seriamente las posibilidades blancas de alcanzar la Final Four que ese año iba a disputarse en Madrid, surgió la tormenta perfecta.
El Real Madrid llegó a perder de 17 puntos ante un Anadolu EFES comandado entonces por Thomas Heurtel. Una defensa salvaje, el fervor en las gradas del Palacio y Rudy, Llull y Sergio Rodríguez a pleno rendimiento no estaban siendo suficientes para acabar de culminar la remontada. A apenas tres minutos del final del partido el equipo turco parecía haber puesto freno a esa reacción y mandaba de siete puntos, pero un triple a la desesperada de Felipe Reyes a 43 segundos del final culminó esa obra maestra y muy poco recordada en la ‘Era Laso’.
Seis años después, es el Real Madrid quien está contra las cuerdas y quien debe apelar a lo imposible para seguir vivo en Euroliga. Ha regresado de Estambul siendo batido clarísimamente en los dos primeros partidos y ningún equipo en la historia de la competición bajo este formato ha remontado un 2-0 en contra. Ninguno.
Euroliga
¡No pudo ser! El Madrid cae con honores ante el Efes
04/05/2021 A LAS 18:30
Este EFES es mucho mejor equipo que aquel plantillón que ya tenían en 2015 con Heurtel, Krstic, el tirador con pasado baskonista Matt Janning o las hoy estrellas de la NBA Dario Saric o Cevi Osman. Y por parte del Real Madrid, la actual plantilla no es ni de lejos tan potente como aquel bloque que pocas semanas después de esta épica remontada se proclamó campeón de Europa en casa ante el Olympiacos.
En dos partidos de serie los de Laso sólo han sido capaces de aguantar de tú a tú al EFES veinte minutos, los dos primeros cuartos del primer partido cuando se llegó al descanso con un 44-40 para los de Estambul. El resto ha sido un dominio absoluto y una demostración de la actual diferencia de nivel, energía y plantilla de ambos equipos. Laso ya no pudo contar con Tavares en el segundo envite y el pívot, si llega, lo hará muy justo para esta empresa prácticamente imposible.
La actual situación y este 2-0 a remontar es casi idéntica a la de 2016, cuando también se volvieron de Turquía -esta vez ante el Fenerbahce- con idéntico resultado. Los de Obradovic lo despacharon rápido ganando sin muchos apuros el tercero en Madrid, algo que muy presumiblemente también puede pasar este martes a las 19:00 horas en el Wizink Center.

Nadie ha remontado un 2-0

En las 26 eliminatorias en la historia de Euroliga que empezaron 2-0 para el equipo local, nadie ha remontado ninguna jamás. El Olympiacos llevó al propio Real Madrid al quinto partido en 2014, o el propio EFES en 2013 estuvo relativamente cerca de ser el primero en levantarlo también contra el mismo rival griego, cayendo con honor en Atenas en el quinto partido.
https://i.eurosport.com/2021/03/30/3020641.jpg
No es un dato optimista para el Real Madrid, por eso conviene más que nunca apelar a esa pasión a la que en su día aludió Laso o bien a esos recuerdos y remontadas casi olvidadas que acabaron valiendo títulos. El contexto no es ni parecido al de 2015 ya que ni tan siquiera habrá público en las gradas para animar o contagiar al equipo blanco de creer en lo imposible. Tampoco este miércoles habrá nadie en el Palacio para, como en 2016, despedir con aplausos al equipo tras caer por un rotundo 3-0 pero reconociendo su esfuerzo.
El mérito blanco ha sido llegar hasta aquí entre las circunstancias y ante tanta adversidad: la grave lesión de Anthony Randolph, fichar un sustituto temporal -Tyus- que no acaba de cumplir, las marchas a la NBA de Facundo Campazzo y Gabriel Deck en mitad de curso, la discutible planificación de la plantilla para esta temporada sabiendo que los dos argentinos podrían marcharse o la propia normativa de la competición que impide que el refuerzo Vincent Poirier pueda ser inscrito para jugar.
Si el Real Madrid apela a la pasión y al talento que todavía sigue atesorando, tal vez pueda forzar un cuarto ante la implacable máquina azul que comandan Vasilje Micic y Shane Larkin y, a partir de ahí tratar de reescribir la historia y empezar a pensar en lo imposible: remontar un 2-0 que nadie ha conseguido. Aunque, hoy por hoy, es demasiado pensar.
Euroliga
Real Madrid-Anadolu Efes: Garuba y Carroll obran el milagro y fuerzan el quinto
29/04/2021 A LAS 20:58
Euroliga
Real Madrid-EFES: Sólo épica y aquella noche de Mirotic buscando lo imposible (21:00)
28/04/2021 A LAS 09:51