EFE

Svetislav Pesic: El otro 2-6 en un Madrid-Barça con un cambio de ciclo asomando

Svetislav Pesic: El otro 2-6 en un Madrid-Barça con un cambio de ciclo asomando

El 25/03/2019 a las 09:34Actualizado El 25/03/2019 a las 09:53

La expresión ‘cambio de ciclo’ se ha instalado en el vocabulario de los Real Madrid-Barcelona. Si con el arranque y la consolidación del proyecto de Pablo Laso los blancos impusieron su hegemonía en competiciones nacionales y europeas, con la llegada de Svetislav Pesic el equipo azulgrana está cada vez más cerca de recuperar su condición dominante.

Desde la llegada de Svetislav Pesic al banquillo del Barça en febrero de 2018, los ocho clásicos jugados han tenido un claro color azulgrana. Seis de ocho (2-6) incluyendo dos títulos de Copa del Rey y un último triunfo, el de liga regular ACB en casa del eterno rival que catapulta a los culés al liderato y al factor campo en una más que posible final liguera entre los dos gigantes.

Más allá de este abrumador dato en enfrentamientos directos, al veterano técnico serbio se le puede seguir glosando por haber sido capaz de haber dado identidad a un proyecto que navegaba a la deriva precisamente desde el penúltimo cambio de ciclo, concretamente desde 2012 con la consolidación de la era Laso.

1. Saber ganar desde el banquillo

Pocos equipos de Europa pueden presumir de ahogar y ganar holgadamente a este Real Madrid. El Barça de Pesic ya es un especialista consumado y además tiene un nuevo espíritu, el de no rendirse cuando parece que los blancos ponen toda su intensidad y talento en la pista, como se vio en la remontada de 17 puntos en la polémica final de Copa del Rey.

Rotaciones cortas para imponer un altísimo ritmo defensivo desde el primer minuto de partido. Así sorprendió Pesic a Laso en este último Clásico o en la final copera de 2018, en la que pese a otro polémico final arbitral los azulgrana fueron ganando cómodamente todo el partido.

2. Crear nuevos líderes

El Barça por fin ha parecido acertar con nuevas incorporaciones. Una estrella consolidada en Europa como es el ala pívot norteamericano Chris Singleton, un base que da pausa al juego como Kevin Pangos y un ramillete de tiradores exteriores liderados por Kyle Kuric. Suben el nivel de acierto exterior y reparten el peso ofensivo del equipo.

Además, de la mano de Pesic jugadores que rendían muy por debajo de su nivel en los últimos años como Ante Tomic o Víctor Claver, han sabido su listón de juego y vuelven a ser alta élite europea.

Kevin Pangos y Facundo Campazzo

3. Una bestia negra: Heurtel

Una rivalidad Barça-Madrid necesita de héroes y antihéroes, por no decir directamente una ‘bestia negra’. Los azulgrana han encontrado en el base francés Thomas Heurtel a un jugador clave y que a su vez sea temido por el Real Madrid. Fue el MVP de las dos finales de Copa ganadas y en cada Clásico deja su sello, imponiéndose a los bases blancos. Da igual cómo o quién le defienda, el Barça siempre encuentra en él a un jugador que acaba destrozando al rival.

4. Presión arbitral

No es un apartado para hablar de los dos flagrantes errores que cometieron los árbitros en la pasada final de Copa del Rey. Un veterano como Pesic, que a su vez es maestro de técnicos insistentes en sus protestas durante los cuarenta minutos, sabe manejar esas situaciones como pocos en Europa.

En su visita al Fenerbahce en Euroliga fue expulsado en el primer minuto, pero ese golpe de efecto casi surge porque sólo un gran remontada final de los turcos impidió una victoria azulgrana allí. Pesic presiona, presiona y sigue presionando como un recurso técnico más a su favor. Goza del máximo respeto e indiscutiblemente es un punto a favor.

" Para el Barcelona siempre es normal ser líder, ahora no significa mucho, pero lanza un mensaje a otros equipos de que estamos a tope y podemos jugar baloncesto a alto nivel y eso sí es importante para nuestra confianza y nuestra cabeza (Pesic)"

5. Frescura contra agotamiento

Esos ‘cambios de ciclo’ Barça-Madrid se producen cuando uno de los dos equipos está varias temporadas con un proyecto consolidado y a las primeras de cambio el rival aprovecha los primeros símbolos de agotamiento o estancamiento.

La ‘era Laso’ no parece que vaya a acabarse ante esta pujanza azulgrana, simplemente se está igualando el nivel en lo más alto. Pero al igual que el Madrid en 2012 tras temporadas sin títulos y proyectos ruinosos, el Barça de Pesic -aunque su contratación fue accidental tras otro entrenador fallido- está sabiendo explotar esos puntos débiles del máximo rival y comprometerse a recuperar la posición de grandeza que ostenta el Barça y que había perdido desde la marcha de Xavi Pascual.

¿Y ahora, qué?

Desde la temporada 2015/2016 no hay una final ACB entre Real Madrid y Barcelona. Aquella la ganó el Real Madrid cómodamente aun sin factor cancha a favor y remontando el 1-0 azulgrana.

Tres temporadas después y de la mano de Pesic todo apunta a otra finalísima entre los reyes del baloncesto español y muy presumiblemente aunque sea complicado, incluso podrían verse las caras en el partido por el título de la Final Four de Vitoria. Aunque ojo, para ver esa final soñada tanto blancos como azulgrana deben mejorar bastante y no dudar en un camino que será complicadísimo para los dos.

0
0