Getty Images

Mundial de baloncesto 2019, Generación tras generación España siempre compite: pase lo que pase

Mundial de baloncesto 2019, Generación tras generación España siempre compite: pase lo que pase

El 12/09/2019 a las 13:10

España ha conseguido que las palabras competir y compromiso sean su principal valor torneo tras torneo. Con mejores o peores resultados, pero la selección se deja todo en verano, mientras otros equipos o jugadores prefieren tener vacaciones.

La historia se comienza a escribir en Japón en el verano de 2006. Un grupo de amigos consigue algo histórico: ser los mejores del mundo en baloncesto. Y la historia podía haberse quedado ahí, con algún exito 'parcial' en torneos Europeos y 'buenos papeles' en Juegos Olímpicos (tres, concretamente). Sin embargo, la selección española se ha encargado de mantener un nivel excelente durante la última década. Algo que sólo Estados Unidos había conseguido... y de aquella manera como se ha visto en China.

España campeona del Mundial 2006 en Japón

España campeona del Mundial 2006 en JapónGetty Images

Volvamos a Saitama en 2006, de aquel equipo basado en los 'Juniors' de oro ahora mismo en China sólo quedan dos nombres y medio: Marc Gasol, Rudy Fernández y Jorge Garbajosa (que dejó las canchas para pasarse a los despachos de la FEB). Mientras vemos como se critica a otros equipos por la falta de estrellas; "Ha ido Estados Unidos C", se escucha en diversos foros, España siempre consigue llevar un conjunto comprometido, pese a las ausencias voluntarias u obligadas. El que ha llegado nuevo al equipo sabe 'lo que hay', la importancia de todos los miembros en un grupo que cambia año tras año pero mantiene su seña de identidad.

Ha habido veranos en los que la selección no ha estado a la altura de lo esperado, el más doloroso el del Mundial 2014 en casa, pero pese a los malos resultados (o no tan buenos) la capacidad de esfuerzo y de superación siempre ha estado ahí. El gran éxito de la generación de Japón, de Pekín 2008, de Londres 2012, o de los diferentes europeos es que un bronce sabe a poco, no hablemos ya volverse sin medalla. Scariolo ha demostrado torneo tras torneo, y durante las ventajas FIBA, que entrenar a España es algo más que 'salir y divertios'. Mientras otros equipazos han ido perdiéndose por el camino a lo largo de diferentes torneos, los nuestros no terminan de evolucionar... y de dejar el camino marcado a los que vengan. En China han dado otra lección a los resultadistas que dudaron, y sin necesidad de 'sufrir' más de la cuenta como sucedió en otros torneos.

Los números acompañarán o no, pero nunca se debe dudar del compromiso de este equipo, dentro de la cancha y fuera. En el deporte se suele valorar más lo primero, pero no nos olvidemos que lo importante es siempre lo segundo.

PD: Sí, ya queda un día menos para el oro

0
0