EFE

Utah Jazz-Oklahoma City Thunder: El partido de su vida (115-102, serie 2-1)

Utah Jazz-Oklahoma City Thunder: El partido de su vida (115-102, serie 2-1)
Por EFE

El 22/04/2018 a las 09:11Actualizado El 22/04/2018 a las 09:20

El base español Ricky Rubio tuvo el partido de su vida en el tercero de la eliminatoria de playoffs que los Jazz de Utah ganaron por 115-102 a los Thunder de Oklahoma City al aportar su primer triple doble en la fase final y quitarle el protagonismo al base Russell Westbrook, que prometió "venganza".

Rubio, que hizo la mejor versión del legendario base John Stockon, y puso de pie a los 18.306 aficionados de los Jazz que presenciaron el partido, algo que no sucedía desde el 2001, aportó 26 puntos, 11 rebotes --10 defensivos--, y dio 10 asistencias, en los 37 minutos que disputó. El jugador de El Masnou, que también le ganó el duelo individual a Westbrook, que respondió al concluir el partido con la amenaza deportiva y la promesa que lo va a "anular" en el próximo partido, anotó 9 de 18 tiros de campo, incluidos 2 de 9 triples, y 6 de 7 desde la línea de personal.

Además recuperó dos balones, perdió cuatro, puso un tapón y le señalaron apenas una falta personal. El triple-doble de Rubio fue el primero que consigue un jugador de los Jazz en los playoffs desde que lo hizo Stockton en la serie que disputaron ante los Mavericks de Dallas, en el 2001.

"La energía que han puesto todos los aficionados presentes en el campo ha sido una de las claves que nos permitió creer en nosotros mismos y hacer un gran baloncesto a partir de la recta final del segundo cuarto", declaró Rubio. "Estoy feliz por el triple, pero sobre todo de poder ayudar al equipo y conseguir una victoria que necesitábamos".

Con una desventaja de 43-47, Rubio anotó 10 puntos consecutivos para los Jazz que se pudieron al frente del marcador 53-49 para ya no perderla el resto del partido. El triple de Rubio y los tiros de personal fueron los que dieron la energía y la confianza necesaria a los Jazz en el campo y la energía a los aficionados en las gradas, que a la petición del jugador español con los brazos en alto desde el medio de la cancha que apoyasen, respondieron con el cántico de "RU-BI-O¡ RU-BI-O¡".

Era la noche soñada por Rubio, que jugó su tercer partido de playoffs en los siete años que lleva en la NBA, después de haber estado las seis temporadas anteriores con los Timberwolves de Minnesota. "Para nosotros era un partido muy importante porque teníamos que confirmar que lo que hicimos en Oklahoma City, conseguir la ventaja de campo, debía ser corroborado con otra buena actuación de locales y eso fue lo que sucedió", destacó Rubio. "Ahora debemos pensar en el cuarto partido y olvidarnos del tercero".

Rubio se convirtió en el "rey" de los triples ante Westbrook que esta vez se quedó a una asistencia de conseguirlo también, lo que hizo que no le gustase y además tampoco la derrota de su equipo, de ahí que en la rueda de prensa posterior al partido, "prometiese", que el jugador español no tendría otra noche estelar como la que había vivido en el tercer partido, que ya forma parte de la historia de los Jazz.

Los Pelicans de Mirotic culminan la 'machada'

El pívot Anthony Davis aportó un doble-doble de 47 puntos con 11 rebotes y tres tapones que ayudaron a los Pelicans de Nueva Orleans a ganar 131-123 a los Trail Blazers de Portland en el cuarto partido de la eliminatoria de la primera ronda de los playoffs de Conferencia Oeste que barrieron por 4-0 y pasaron a las semifinales. La gran actuación individual de Davis y del base Jrue Holiday que llegó a los 41 puntos, su mejor marca como profesional en los playoffs, hizo posible que los Pelicans diesen la gran sorpresa de la primera ronda tras haber llegado a la eliminatoria con la sexta marca de la Conferencia Oeste por la tercera que tuvieron los Trail Blazers, campeones de la División Noroeste. Rondo también fue decisivo en el cuarto partido al conseguir 16 asistencias que lo dejaron como el director del juego de los Pelicans, además de capturar siete rebotes y anotar siete puntos.

Mirotic esta vez no fue la primera opción ofensiva de los Pelicans, pero hizo una gran labor de equipo y dentro de la zona al conseguir un doble-doble de 10 puntos y 11 rebotes en los 41 minutos que disputó. El exjugador del Real Madrid, que desde que se ha afeitado la barba el equipo tiene marca perfecta de 9-0, incluidos los últimos partidos de la temporada regular, anotó 4 de 8 tiros de campo, incluido un triple de tres intentos. Mirotic volvió a estar dominante dentro de la pintura bajo el aro de los Pelicans, donde capturó 11 rebotes, mientras que puso tres tapones, dio una asistencia, recuperó dos balones, perdió uno y le señalaron tres faltas personales. La gran labor de equipo de los Pelicans les permitió llegar por segunda vez a las semifinales desde que hace 16 temporadas regresaron a la sede de Nueva Orleans.

El escolta C.J.McCollum anotó 38 puntos que lo dejaron líder y al frente de los cinco titulares de los Trail Blazers que tuvieron números de dos dígitos, pero nunca pudieron anotar los tantos decisivos. El ala-pívot Al-Farouq llegó a los 27 puntos con seis rebotes, mientras que el base Damian Lillard, el jugador franquicia de los Trail Blazers, siguió sin ser factor ganador al aportar 19 puntos después de anotar 7 de 16 tiros de campo, incluido un triple en cinco intentos, repartió seis asistencias y capturó cinco rebotes. Lillard tampoco pudo esta vez con los dos bases de los Pelicans, Holiday y Rondo, en el duelo individual.

Minnesota 'humaniza' a los Rockets

El ataque de los Timberwolves de Minnesota surgió bajo el liderazgo del escolta Jimmy Butler, que aportó 28 puntos, incluidos cuatro triples, y vencieron por 121-105 a los Rockets de Houston en el tercer partido de la eliminatoria de la primera ronda de los playoffs de la Conferencia Oeste. Junto a Butler, que también capturó siete rebotes y repartió cinco asistencias, otros cuatro jugadores tuvieron números de dos dígitos.

Entre ellos estuvo el pívot estadounidense dominicano Karl-Anthony Towns, que se olvidó del bajo rendimiento que tuvo en los dos primeros partidos que se disputaron en el Toyota Center de Houuston, y con un doble-doble de 18 puntos y 16 rebotes impuso su dominio dentro de la pintura y le ganó el duelo individual al pívot suizo Clint Capela. La victoria, que fue la primera de los Timberwolves en playoffs en 14 años, deja la serie favorable a los Rockets 2-1 cuando ambos equipos se vuelvan a enfrentar en el cuarto partido, el próximo lunes, en el mismo escenario del Target Center.

El escolta James Harden con 29 puntos, siete rebotes y siete asistencias, volvió a ser el líder el ataque de los Rockets, pero no tuvo consistencia y en la segunda parte tampoco pudo anotar los tantos decisivos cuando los Timberwolves lograron despegarse en el marcador. El base Chris Paul logró 17 puntos y seis asistencias, pero no pudo concluir el partido porque fue eliminado con seis faltas personales. Mientras que el escolta Eric Gordon acabó como sexto jugador con 15 puntos, pero no tuvo su mejor inspiración encestadora al anotar 5 de 16 tiros de campo, incluidos 3 de 9 triples.

0
0