EFE

Mundial de balonmano, Alemania-España: Otra vez será (31-30)

Mundial de balonmano, Alemania-España: Otra vez será (31-30)
Por Eurosport

El 23/01/2019 a las 22:36Actualizado El 23/01/2019 a las 22:44

La selección española no pudo sumar el triunfo que buscaba ante Alemania para reivindicarse, tras caer este miércoles por un ajustado 31-30 ante el conjunto germano, en un choque intrascendente a nivel clasificatorio.

LA FICHA DEL PARTIDO:

31 - Alemania: Wolff; Groetzki (2), Wiede (2), Wiencek (2), Lemke (1), Drux (2) y Gensheimer (2) -equipo inicial- Heinevetter (ps), Suton (4), Pekeler (1), Weinhold (-), Fath (-), Hafner (3), Musche (3, 1p), Bohm (6) y Kohlbacher (3)

30 - España: Corrales; Solé (8, 5p), Gurbindo (-), Raúl Entrerríos (2), Cañellas (-), Ángel Fernández (5) y Aginagalde (2) -equipo inicial- Pérez de Vargas (ps), Alex Dujshebaev (6), Morros (-), Aleix Gómez (1), Ariño (-), Gedeón Guardiola (2), Goñi (1), Figueras (1) y Dani Dujshebaev (2)

Parciales: 3-1, 6-5, 8-8, 12-12, 14-13 y 17-16 (Descanso) 19-17, 22-19, 25-22, 27-23, 29-27 y 31-30 (Final)

Árbitros: Kurtagic y Wetterwik (SWE). Excluyeron por dos minutos a Drux y Hafner, por Alemania; y a los españoles Dani Dujshebaev, Raúl Entrerríos y Gurbindo.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la tercera y última jornada del grupo I de la segunda fase del Mundial de balonmano de Alemania y Dinamarca disputado en el Lanxess Arena de Colonia ante unos 19.250 espectadores.

Un objetivo que el conjunto español se empeñó en complicarse desde el comienzo, tras dejarse arrastrar por el frenético ritmo al que le gusta jugar a Alemania, una selección que apenas consume unos pocos segundos en cada uno de sus ataques. Todo lo contrario que España, un equipo que carente de lanzamiento exterior, necesita elaborar y elaborar cada una de sus acciones ofensivas para hacer llegar el balón a los extremos y pivotes.

Pero ni por esas se arrugaron los "Hispanos" que respondieron a cada rápido tanto de los locales, con rápidas combinaciones ofensivas que el pivote Julen Aginagalde y, sobre todo, los extremos Ferrán Solé y Ángel Fernández convirtieron en gol. Un trepidante intercambio de goles que quedó perfectamente reflejado en el empate (15-15) que figuraba en el marcador a menos dos minutos para la conclusión.

Y es que el problema de España no estaba en ataque, donde los de Jordi Ribera se las ingeniaron para superar tanto la defensa 6-0 como la 5-1 que alternó Prokop, sino en defensa, donde nunca dio la sensación de poder contener a los cañoneros alemanes. Especialmente al central Tim Suton, que entró en el equipo en sustitución de lesionado Martin Strobel, y en especial al lateral Fabian Bohm, que con sus latigazos, acabó por decantar la balanza al descanso (17-16) a favor de los germanos.

Problemas defensivos que el conjunto español pareció resolver en el arranque de la segunda mitad, en el que al menos los de Jordi Ribera obligaron a bajar las pulsaciones al ataque del equipo alemán, que se vio obligado a elaborar mucho más sus acciones.

Una mejoría defensiva que no tuvo su correlación en ataque, donde España perdió la calma que mostró en la primera mitad con dos o tres precipitados lanzamientos lejanos que sólo sirvieron para que Alemania pusiera distancia (20-17) en el marcador.

Situación que el preparador español trató de corregir con el regreso a la pista de Raúl Entrerríos, pero ni la vuelta del capitán sirvió para atajar la escapada del equipo alemán, que rozando el ecuador del segundo período ya contaba con una ventaja de cuatro goles (25-21)

Una desventaja que los "Hispanos" no lograron reducir ni con el paso a una defensa adelantada, ya que pese a que los de Jordi Ribera lograron recuperar algún que otro balón, las prisas por remontar impidieron que los de Jordi Ribera los aprovecharan para ajustar el tanteador.

Más que preocupante situación, que se complicó todavía más si cabe con la irrupción del portero Silvio Heinevetter, que con sus intervenciones condenó a España a entrar en los últimos ocho minutos de juego con los mismos cuatro goles (28-24) de desventaja.

Pero la selección española no estaba a rendirse y siguió recuperando balones, que esta vez no desperdiciaron, lo que permitió a los "Hispanos" situarse a tan sólo un tanto (28-27) a poco más de cinco minutos para la conclusión.

Un tiempo en el que España tuvo, incluso, la oportunidad de empatar, pero Viran Morros no acertó a superar en un contraataque al portero alemán Silvio Heinevetter cuando faltaban poco más de sesenta segundos para el final. Error que condenó a España a una nueva derrota (31-30) que ni los goles de Alex Dujshebaev, que se echó encima toda la responsabilidad en el tramo final, pudieron finalmente evitar.

0
0