El Sargal se prepara para despedir a su capitán

El Sargal se prepara para despedir a su capitán
Por Asobal

El 17/05/2019 a las 11:00Actualizado El 17/05/2019 a las 11:46

De nuestro socio Asobal.es

La afición de Liberbank Cuenca dirá adiós, este sábado en el duelo frente a Secin Group BM. Alcobendas, a un emblema y referente del club como David Mendoza. El capitán se despedirá de El Sargal en su penúltimo partido en la Liga ASOBAL, donde lleva acumulados 294 encuentros y 253 goles en 11 temporadas:Quiero dar las gracias a la afición porque es nuestro jugador número ocho, es la mejor del mundo. No sólo nos anima, nos acompaña allá donde vamos y, día a día, nos muestran su cariño por cualquier rincón de la ciudad.

El pivote conquense puede presumir de haber vivido, en primera persona, los capítulos más históricos del club de su ciudad, como el regreso a ASOBAL en 2008, el debut en la EHF Cup o el subcampeonato en la última edición de la Copa del Rey:Cada momento ha ido superándose. El ascenso fue espectacular o cuando nos clasificamos por primera vez para Europa. Cada año ha tenido momentos buenos. Me ha costado tiempo tomar la decisión. Física y psicológicamente no me veía jugando más. Confío en que el equipo hará un buen papel el año próximo en Europa. Creo que es injusto ocupar una plaza, aunque me duela mucho. Es conveniente dar un paso atrás.

En el apartado de agradecimientos, David Mendoza se acuerda de todos aquellos que han formado parte de la familia del balonmano conquense en sus 11 campañas en la élite:Quiero agradecer a Isidoro y a Lidio que, en todo momento, me permitieron compaginar mi trabajo con lo que más me gusta en esta vida que es el balonmano. Mi rendimiento ha ido a menos y ese es el motivo real que me hace llegar a este triste desenlace. Ha sido muy difícil tomar esta decisión, he tenido que meditarla mucho. Quiero dar las gracias a todo el mundo y no dejarme a nadie. Quiero agradecer a todos mis entrenadores, directivos, fisios, preparadores Gracias a ellos he crecido como jugador y como persona. Gracias a todos mis compañeros, los que están aquí y los que se fueron. Tenéis en mí a un grandísimo amigo y lo mejor que me llevo del balonmano son las amistades.

Y, por supuesto, el agradecimiento más sentido del gran capitán es hacia los suyos, su núcleo familiar de aliento incondicional:Mi familia y mi novia son mis más fieles seguidores, están en los buenos y en los malos momentos, en las alegrías y en los cabreos, y son mi máximo apoyo. Estoy eternamente agradecido y orgulloso de haber vestido esta camiseta y de mi ciudad, y de haber defendido estos colores durante tanto tiempo.