EFE

España pone a prueba su futuro

España pone a prueba su futuro
Por EFE

El 10/04/2019 a las 15:18Actualizado

Madrid, 10 abr (EFE).- La selección española de balonmano pondrá a prueba en el doble enfrentamiento de la EHF Eurocup que le medirá con Austria mañana, jueves (20:25), en Dornbirn y el domingo (18:00) en Melilla a la nueva generación de "Hispanos" que deberá asumir las riendas del equipo nacional tras los Juegos Olímpicos de Tokio.

Un relevo que afectará a posiciones clave como la de los ocupantes del eje central de la defensa y, sobre todo, la de director de juego.

Con Raúl Entrerríos, que ya anuncio su decisión de poner fin a su carrera deportiva tras la cita olímpica, en los 38 años y Dani Sarmiento, que cumplirá 36 el próximo verano, en el tramos final de su etapa internacional, España busca un recambio de garantía.

Por ello, el seleccionador Jordi Ribera pondrá a prueba ante Austria, un equipo de la zona media-alta del panorama internacional, a los centrales Álvaro Ruiz y Marc Cañellas, hermano del también internacional Joan Cañellas.

Jugadores con los que el seleccionador ya ha contado con anterioridad, ya que si Álvaro Ruiz disputó en octubre de 2017 los dos encuentros amistosos que los "Hispanos" jugaron con Alemania, Marc Cañellas formó parte del equipo español que se colgó la medalla de bronce en los Juegos Mediterráneos de Tarragona 2018.

Dos centrales complementarios, mientras que Cañellas, de 23 años, destaca más por su labor como organizador, Ruiz, que acaba de cumplir 28, posee una mayor capacidad de finalización, que tratarán de ratificar con los "Hispanos" el paso adelante que han dado este curso en sus respectivas carreras.

Especialmente, Marc Cañellas, que con su fichaje por el Kristianstad sueco, ha debutado esta temporada en la Liga de Campeones, una competición en la que previsiblemente también jugará el próximo año Álvaro Ruiz tras comprometerse con el Wisla Plock polaco tras jugar los últimos campañas en el Toulouse francés.

Pero el "casting" de Ribera no se limitará a los directores de juego, ya que ante Austria el preparador nacional también pondrá a prueba al lateral Pablo Paredes, que vestirá por primera vez la camiseta de los "Hispanos".

Con su 2,06 metros de altura y un poderoso lanzamiento, el jugador de Quabit Guadalajara, que cumplió 24 años el pasado mes de marzo, puede actuar en dos de las posiciones que el seleccionador quiere reforzar con vistas al futuro: la de defensor central y la de lateral izquierdo.

Circunstancia que explica la convocatoria del pivote Iñaki Peciña, que ya trabajó en el eje de la zaga tanto en los Juegos Mediterráneos como en los dos encuentros de la EHF Eurocup disputados el pasado mes de octubre ante Suecia y Noruega.

Dos partidos en los que participó el joven Dani Dujshebaev, de 21 años, que al igual que Paredes puede jugar tanto de lateral izquierdo como de defensor central y que se perderá el doble enfrentamiento con Austria por la lesión de rodilla que sufrió en el último Mundial.

Quien sí repetirá será el pivote Abel Serdio, que jugará la próxima temporada en el Barça Lassa, y que se postula junto con el ya asentado Adrià Figueras como el principal candidato para tomar el relevo en la línea de seis metros a Julen Aginagalde, que todo hace indicar que pondrá fin a su carrera internacional tras los Juegos de Tokio.

Un relevo que no parece tan acuciante en la portería dados los 28 años de Gonzalo Pérez de Vargas, al que Ribera ha dado descanso, y Rodrigo Corrales, lo que no impedirá al seleccionador probar ante Austria a Sergey Hernández, de 23, convencido de la necesidad de encontrar un tercer guardameta de la máxima garantía.

Mimbres con los que España tratará de defender ante Austria, donde debutará como seleccionador el exjugador del Ciudad Real, el esloveno Ales Pajovic, el primer puesto de la EHF Eurocup, tras la victorias logradas en las dos primeras jornadas sobre Suecia (28-29) y Noruega (30-27).

0
0