Eurosport

Awet Andemeskel, la intensa historia personal de un refugiado que ya es ciclista profesional

Awet Andemeskel, la intensa historia personal de un eritreo refugiado que ya es ciclista profesional

El 09/10/2018 a las 19:01Actualizado El 09/10/2018 a las 19:18

La 98ª edición de la clásica italiana de los Tres Valles Varesinos se saldó con la victoria del letón Toms Skujins (Trek-Segafredo) y tuvo como principal atractivo el estreno del maillot arcoíris de campeón del mundo de Alejandro Valverde. Pero la carrera dejó otro nombre, el del eritreo con pasaporte sueco Awet Gebremedhin Andemeskel. Su historia personal merece ser contada.

Awet Andemeskel estuvo rodando en el grupo de grandes favoritos cuando los ataques se sucedieron en el circuito final por Varese. Su compañero Guillaume Bovin intentó junto a Luis León Sánchez una persecución desde ese pequeño pelotón hasta la cabeza de carrera, pero la aventura no prosperó. El ciclista eritreo del equipo Israel Cycling Academy acabó en un meritorio 65º puesto. Evidentemente no entraba en ninguna quiniela para ganar, pero el hecho de verse entre Alejandro Valverde o Vincenzo Nibali cuando se estaba disputando la carrera de verdad, debe ser un premio más que suficiente para él.

A Andemeskel le convencieron para que no cejara en su empeño de convertirse en ciclista profesional tras superar unos complicados momentos personales. Lo va a seguir siendo en la temporada 2019, ya que el equipo israelí le ha renovado su contrato. En la temporada 2017 el tristemente extinto equipo Kuwait-Cartucho, un equipo con estructura española donde corrió un campeón reconocido como el italiano Davide Rebellin, le ofreció la posibilidad de repescarle para seguir siendo corredor pro.

Antes, su dura historia personal pesó mucho en sus aspiraciones ya que aunque el ciclismo en Eritrea es un deporte al alza en los últimos años con varios corredores en equipos World Tour, Andemeskel no tuvo las mismas oportunidades.

Tras disputar el Mundial de Florencia 2013 en categoría Sub’23 y no acabar la prueba por sufrir una deshidratación, se fugó de la concentración de su selección y puso rumbo a Suecia. Allí pidió el estatus de refugiado. Una vez concedido ese pasaporte sueco vio que el ciclismo no era un deporte tan popular en el país nórdico, o al menos no tanto como en la emergente Eritrea.

Awet Gebremedhin Andemeskel

Posteriormente fue acogido por una familia vasca en Idiazabal y desde entonces pudo rehacer su propia vida y posteriormente su carrera como deportista. Según cuenta él mismo, su vuelta al ciclismo vino gracias al equipo formado por refugiados llamado Ner Gropu-Marco Polo Cycling holandés, también con ayuda de un proyecto ciclista solidario del País Vasco. Pudo entrenar en serio y volver a competir, quedando sexto en la Vuelta a Cantabria.

Ya asentado como ciclista profesional, a sus 26 años parece estar centrado en convertirse en un gran corredor. Su perfil es de escalador y su mejor resultado en 2018 fue un décimo puesto en la clásica de Ordizia y un sexto puesto en la segunda etapa de la Vuelta a Portugal. Sigue creciendo y en 2019 lo seguirá haciendo con el equipo israelí, que cada vez tiene más presencia en las mejores carreras del mundo.

Su participación en estos Tres Valles Varesinos y un mensaje de Marcelino Pacheco, quien fue responsable de comunicación del equipo Kuwait-Cartucho y que sigue bien ligado al ciclismo más modesto, hicieron posible rescatar esta gran historia personal.

Video - Así fue el estreno de Alejandro Valverde con el maillot arcoíris en los Tres Valles Varesinos

00:51

Video - Tres Valles Varesinos: Victoria por sorpresa de Toms Skujins

01:50
0
0