Si 2019 fue un año complicado para Tom Dumoulin, el inicio del 2020 está siendo igual de difícil. Su debut oficial con el equipo Jumbo-Visma estaba previsto para la pasada Vuelta a la Comunidad Valenciana pero tras anunciar su baja a última hora, también quita de su calendario la Milan-San Remo y la Tirreno-Adriático, por lo que su estreno podría ser en abril.

En una publicación en su cuenta personal de Instagram comparte esta frustración de no sentirse a tope y de tener que ir saltándose carreras. Reconoce que no está a tope para competir e incluso que ha tenido que posponer una exigente concentración en altitud para seguir preparándose. "Desafortunadamente tuve que abandonar en Valencia la semana pasada. Iba a volar este jueves para hacer una concentración en altura para preparar las próximas carreras, pero la he pospuesto hasta que me sienta de nuevo al 100%. Cambiaré mi calendario y no competiré en Tirreno-Adriático y Milán San-Remo para poder tener el tiempo que necesito para estar lo más fuerte posible. Es una pena porque me sentía muy bien y no podía esperar para empezar a competir esta temporada".

Ciclismo
🚴🔝 Sallanches 1980, el Mundial más inhumano de todos los tiempos
HACE 22 MINUTOS

Tom Dumoulin al Jumbo-Visma: Cómo entender este fichaje y por qué es tan necesario

El calvario del holandés comenzó camino de Frascati, en la cuarta etapa del Giro de Italia 2020. Una caída le provocó un corte en una pierna, dejando una imagen estremecedora entrando en meta junto a algunos compañeros de equipo. Intentó probarse al día siguiente, pero se bajó de la bici. Volvió a subirse semanas después en Dauphiné con vistas a participar en el Tour de Francia, pero tampoco acabó y desistió de participar en la ronda gala o semanas después en la Vuelta a España.

Ahí se acabó su temporada, prácticamente en blanco. La única alegría fue el anuncio de su fichaje por el Jumbo-Visma. El mejor ciclista holandés de grandes vueltas del momento por fin corriendo en el principal equipo de su país. Vídeos celebrándolo, alegría, parabienes y otra bomba informativa allá por diciembre: la del temible tridente formado por él, Primoz Roglic y Steven Kruijswijk anunciado a meses vista del Tour de Francia. Para que temblara el Team Ineos y de paso para ilusionar a una afición un tanto cansada de ver cómo los mismos de siempre monopolizan la principal gran vuelta del año.

Pero esas expectativas de grandeza y espectáculo se han ido desvaneciendo conforme ha avanzado el invierno y ha llegado el momento de empezar a competir. Tom Dumoulin parece que no está, porque no está recuperado o porque todavía no se siente preparado para volver a dominar. Entretanto, el vigente campeón del Tour, Egan Bernal, ya ha señalado -lógicamente- a Primoz Roglic como su principal rival por el amarillo en el mes de julio.

Lo peor de este asunto Dumoulin, más allá de la falta de respuestas en las dudas que genera su estado físico, es que ahora mismo se antoja complicado que vuelva a ser el ciclista de 2018, año en el que fue segundo en todo: Giro, Tour y Mundial contrarreloj pero en el que salió reforzadísimo en esa visión que comparte casi todo el mundo de que tiene un Tour en sus piernas. Ojalá que al menos pueda demostrarlo.

PODCAST 'El Maillot': Pogacar deslumbra en Valencia y Bernal busca el Tour de Colombia

[Calendario 2020: Todas las carreras que verás en Eurosport]

https://imgresizer.eurosport.com/unsafe/0x0/filters:format(jpeg)/origin-imgresizer.eurosport.com/2020/01/28/2764335.jpg
Ciclismo
Anna van der Breggen y la poderosa Holanda, grandes favoritas
HACE UNA HORA
Ciclismo
Sallanches 1980, el Mundial más inhumano de todos los tiempos
HACE 2 HORAS