Quizá se habla poco de Alex Aranburu, y en apenas una temporada entera y unas pocas carreras más como ciclista 'WorldTour', se ha acostumbrado a ‘estar ahí’. Por 'estar ahí' hay que entender que eso significa verle instalado en los primeros puestos y que pelee por victorias en diferentes escenarios para que tarde o temprano llegue alguna gran victoria.
Más allá de su sexto puesto en el Omloop y estando en la pomada de la carrera cuando el pelotón lanzó el esprint que ganó Davide Ballerini, cosechando además un mejor puesto que Iván García Cortina, la lectura que hay que sacar con el prometedor inicio de Alex Aranburu (tercero en la segunda etapa del Tour de La Provenza) es que el ciclismo nacional tiene un corredor más instalado en la súper élite del WorldTour.
Flèche Wallonne
El detalle de la remontada de Valverde por la acera que le valió ser tercero
AYER A LAS 15:03
Su próximo calendario pasa por la Strade Bianche, debutar también en la Milán-San Remo, acudir a la Vuelta al País Vasco y una semana más tarde las clásicas de las Ardenas con la Amstel Gold Race para en junio estar en el Tour de Suiza y acudir luego al Tour de Francia. En unas declaraciones compartidas por su agente, Alex Aranburu habla así de ese programa de competición donde su equipo va a darle máximo protagonismo: “Han pensado qué carreras me pueden venir bien, que pueda tener alguna oportunidad, y sé que en otras tendré que ayudar. Es de agradecer que piensen en mí. El año pasado, fue un año raro, si bien en las carreras que disputé fui competitivo. En muchas estuve en la pelea. Si seguimos en esa línea, tarde o temprano llegarán las victorias. Las carreras del WorldTour te dan otras piernas, otro ritmo, y eso se nota mucho”.
Viendo rápidamente sus estadísticas y resultados de Aranburu, hay una colección interesante de puestos de honor. Corredor versátil y completo para carreras de un día, con buena llegada pese no tener la punta de velocidad o potencia de un esprínter puro. Aun así, espera conseguir triunfos en este 2021 donde sigue creciendo: “El objetivo siempre es ganar, aunque sea difícil. Yo creo que estamos haciendo las cosas bien y hemos empezado con buen pie. Y si seguimos esta línea ya llegarán las victorias, no sé si este año o el siguiente... aunque intentaremos que sea este año. Las clásicas que corro tienen mucho nombre, a todos nos gustan. Son especiales, tienen mucho peso, y sería muy bonito lograr un podio. Es complicado acertar en este tipo de carreras y hay gente que tiene mucha experiencia. No hay que ir con miedo, sino ser valientes e intentar dar guerra”.
El pelotón español tal vez esté hoy en día huérfano de ciclistas para ganar grandes vueltas salvo la excepción de Enric Mas. Respecto a las clásicas y ante el ocaso de Alejandro Valverde, se necesitan nombres como el de Alex Aranburu, que ilusionen y opten a ganar o al menos estén en la buena dinámica para brillar: “No sé si clasicómano porque no soy un ciclista grande con peso. Normalmente, paso los puertos de no más de 15-20 minutos y soy rápido en grupos de 20-30, tengo opciones. Por eso las clásicas me vienen bien. Veremos con los años”.
Flèche Wallonne
Valverde se piensa su retirada: "No sé si seguiré un año más"
AYER A LAS 14:40
Flèche Wallonne
Podio de un gran Valverde y remontadón de Alaphilippe ante Roglic
AYER A LAS 14:29