Los inicios nunca fueran fáciles. Algo que le viene como anillo al dedo a James Piccoli, quien en el garaje de la casa de sus padres en Montreal, compaginaba su pasión por el ciclismo con su virtud como ingeniero.
Piccoli creció cerca de una bicicleta, pero no comenzó a correr hasta que dejó la Universidad, donde estudiaba ingeniería mecánica. El joven se mostró como una promesa inmediata y rápidamente ascendió entre los aficionados. Firmó su primer contrato profesional a sus 20 años (2013) con el equipo italiano Amore & Vita, donde fue compañero de, entre otros, Michael Woods.
No tuvo suerte y en 2016 se vió obligado a recalar en un equipo amateur. Ante las dificultades económicas, al ciclista le invadió su espíritu de inventor. Capaz de hacerse unas zapatillas de carbono o de construir un manillar ligero que se adaptara a las dimensiones de sus manos, Piccoli tuvo entonces su mayor éxito en la Clásica de Tobago.
Veneto Classic
Samuele Battistella inaugura su palmarés profesional en la Veneto Classic
HACE 10 HORAS
El canadiense quería comprar la bicicleta más ligera posible para las empinadas subidas de la carrera, pero las pretensiones eran inviables. Su idea fue hacerse con un cuadro de carbono ultraligero en eBay y acoplarlo en su propia bicicleta. No sólo consiguió armar su obra, sino que también ganó la carrera.

Tour de Utah: James Piccoli se impone en el prólogo

No sabemos si por su bicicleta o por sus piernas, pero esa victoria llamó la atención del Elevate-KHS. Ante la falta de oportunidades como profesional, James estaba listo para retirarese, con el objetivo de terminar su título de ingeniero. Pero la llamada del equipo estadounidense para correr el Tour de Utah, una de las pruebas más importantes de norteamérica, le cambió la vida.
Piccoli estuvo a punto de ganar la segunda etapa y entusiasmó a los allí presentes -haciendo gala de la valentía que atesora- con un gran ataque en el último kilómetro. Finalmente, Brent Bookwalter y Sepp Kuss le 'quitaron las pegatinas', pero ese día el canadiense se puso en el mapa.
En los años siguientes llegarían sus victorias en las generales del Tour de Beauce 2018 y Tour de Gila 2019 y un segundo puesto en el Tour de Utah 2019, hasta el punto de convertirse en uno de los mejores ciclistas de carreras en nortemérica. El siguiente paso, ya en 2020, fue su reciente fichaje por el Israel Start-Up Nation (World Tour), un equipo precisamente emprendedor, que busca dar oportunidades a aquellos corredores de países sin una tradición de ciclismo.
Sú última creación, más importante quizás que la de fabricarse sus propias bicicletas de carbono, ha sido un portentoso ataque sobre el rodillo -que seguro habrá retocado con sus manos- para ganar la tercera etapa del 'Tour For All'. James Piccoli, el inventor. Continuará...

Tour For All (3ª etapa): James Piccoli se lleva la victoria en un apasionante final en alto

Ciclismo
Chiara Consonni brilla en el esprint del GP de Morbihan femenino
AYER A LAS 18:43
Ciclismo
Sheyla Gutiérrez sigue hospitalizada en Francia tras ser operada
AYER A LAS 17:22