Hasta que ponga fecha a su vuelta al ciclocross, la última imagen de Wout Van Aert en este 2020 fue perdiendo el Tour de Flandes por escasos milímetros ante su archienemigo Mathieu Van der Poel. Una derrota que para nada debe empañar la monstruosa temporada del belga, ganador de Strade Bianche, Milán-San Remo, una etapa del Dauphiné, dos del Tour de Francia y dos medallas de plata en los Mundiales de contrarreloj y ruta. Estos números le han valido para acabar en el tercer puesto del ranking de la UCI y para llevarse un prestigioso galardón en su país, el Trofeo Nacional al Mérito Deportivo en Bélgica que premia a la personalidad deportiva más destacada del año.

Nada más recoger el premio Wout Van Aert supo valorar su grandiosa temporada y apuntó objetivos más altos y ambiciosos para 2021. Puede y debe hacerlo, por su calidad y por el hecho de correr en el equipo más potente del momento. Y lo mejor, que a sus 26 años todavía tiene un amplio margen de mejora, incluso para plantearse ganar vueltas por etapas y a corto-medio plazo aspirar a ser un ciclista capaz de ganar una gran vuelta, aprovechando sus enormes dotes en contrarreloj y en la suficiencia con la que pasó la alta montaña en el Tour de Francia.

Ciclismo
El paseo de Sagan en un caza de combate: aguantó fuerzas de 7.9g
30/11/2020 A LAS 16:17

Pero en este último punto conviene ser cautos. El ciclismo, o más bien medios de comunicación o generadores de opinión siempre gustan de tratar de reorientar carreras u objetivos de ciclistas llamados a marcar una época en un campo determinado. Mejor ilustrarlo con ejemplos: sucedió con Fabian Cancellara tras su doblete Flandes-Roubaix en 2010, pasó con Peter Sagan cuando se veía que pasaba sin apuros las etapas de media montaña y ahora es Van Aert quien parece estar en el centro de esta particular proyección. Él mismo lo dice, añadiendo también que está preparado para lucir en clásicas montañosas como Lieja-Bastoña-Lieja o Lombardía.

Me gustaría brillar en pruebas como la Tirreno-Adriatico, el Critérium du Dauphiné o el Tour de Suiza. A corto plazo es posible, especialmente en carreras por etapas con contrarreloj, como la Tirreno-Adriatico. Me gustaría ir a por un buen resultado en alguna general en 2021

Que Van Aert sea ambicioso y quiera ampliar sus objetivos o variar sus aspiraciones es bueno, incluso ilusionante. Pero en el ciclismo actual quienes intentaron mutar de clasicómanos a vueltómanos o, mejor dicho, de quienes se dijo que podían o debían hacer este cambio, nadie acabó de dar este paso. Afortunadamente.

Y es ahí donde, al menos de momento, habría que situar a Wout Van Aert. Igual que si su némesis Mathieu Van der Poel también se lo planteara o bien si alguien a día de hoy pusiera este debate encima de la mesa. No debe confundirse ambición y posibilidades con realismo. ¿Van Aert puede ganar la general de la Tirreno-Adriatico o del Dauphiné ya en 2021? Es probable siempre y cuando el recorrido presente al menos una contrarreloj con la distancia suficiente para que pueda marcar diferencias. También es plausible porque corre en un equipo que puede bloquear la carrera a su antojo, pero un ciclista de 1.86 centímetros de estatura y casi 80 kilos de peso aun pasando muy bien la montaña, no tiene nada que hacer ante la fisionomía y números cuesta arriba de un escalador puro.

En cualquier caso Van Aert debe ser más Sagan que nunca en este punto de su carrera. Es decir, centrarse en ampliar su palmarés en grandes clásicas y -eso sí está a su alcance desde ya mismo- completar el reto de ganar los cinco Monumentos. Incluso, algo que Sagan nunca será, intentar ser campeón del mundo contrarreloj u optar a una medalla olímpica en la especialidad en Tokio.

Cuando se planteó el debate de que Sagan cambiara su colección de maillots verdes del Tour por intentar perder peso y dar el salto a las generales, quien mejor cerró este debate fue su entonces preparador, Patxi Vila. Dijo esto en una conexión con Eurosport: “Es algo que sólo Peter podría decidir. Los demás estamos para ayudarle y asesorarle, el esfuerzo sería enorme, el resultado incierto y la posibilidad de perder un corredor único, alta”.

En el caso de Van Aert y aplicando el sentido común, conviene parafrasear a Vila y tener muy claro que la probabilidad de perder un corredor único es tanto o más alta que en el caso de Sagan. Aunque Van Aert acabara perdiendo De Ronde, ya cuenta con una ventaja importante sobre Van der Poel en carretera: la de su casi dedicación exclusiva a la ruta, la mayor experiencia adquirida y la de correr en el mejor equipo del mundo. Aunque ambos decidan seguir honrando el barro en las pruebas de ciclocross a modo de pasatiempo y de ganancias económicas, si Van Aert se propusiera en serio cambiar su grandeza actual por la compleja empresa de intentar ganar la general de una gran vuelta, sería entonces el nieto de Raymond Poulidor quien -siempre y cuando no tomara el mismo camino- tendría una probabilidad enorme de dominar a su antojo los escenarios donde su gran rival le ha sacado esta significativa ventaja.

Las victorias de Van Aert en 2020:

Tour de Francia 2020 (7ª etapa): Van Aert gana y Landa se complica

Tour de Francia 2020 (5ª etapa): Primero bochorno y luego Van Aert

Critérium Dauphiné, 1ª etapa: Wout van Aert no deja de brillar y sigue coleccionando victorias

Milán-San Remo: Van Aert ganó a Alaphilippe en un esprint de 'foto finish'

Strade Bianche 2020: Golpe sobre la mesa de Wout van Aert con exhibición final

Tour de Francia
Alaphilippe confirma en Eurosport que sueña con ganar el Tour
17/11/2020 A LAS 15:36
Ronde van Vlaanderen
Van Aert vs Van der Poel: Dos gigantes sin pies de barro (9:45, E1)
18/10/2020 A LAS 07:07