EFE

París-Niza 2017: Una dulce derrota de la que Contador puede (y debe) presumir

París-Niza 2017: Una dulce derrota de la que Contador puede (y debe) presumir

El 13/03/2017 a las 11:03

Alberto Contador no ganó la París-Niza 2017 por sólo dos segundos. El madrileño no pudo culminar por ese estrechísimo margen una remontada que hubiera sido brutal, pero pese a no conseguir subir a lo más alto del podio, su moral y la imagen de fortaleza de su equipo Trek-Segafredo quedan reforzadas tras esta carrera y especialmente de cara al próximo Tour de Francia.

“No ha podido ser, pero estoy feliz, orgulloso de haber sido protagonista, de lo que he hecho, de haber hecho disfrutar a los aficionados en una carrera que ha sido un gran espectáculo”, decía Alberto Contador con media sonrisa tras firmar el segundo puesto de la París-Niza 2017 y no haber podido culminar la remontada ante el colombiano del Sky, Sergio Henao.

La carrera francesa no comenzó bien para Alberto Contador. Viento, abanicos, tensión, una caída y más de un minuto y medio perdido en una etapa llana. Pero la llegada de la montaña y su estilo atacante hizo temblar a sus rivales, especialmente a Henao y a punto estuvo de llevarle a una victoria que hubiera sido de las más recordadas e impresionantes de su extenso palmarés.

¿Por qué no hay que venderlo como una derrota? Sólo dos segundos, y de haber ganado la etapa la bonificación hubiera sido decisiva y Alberto se hubiera subido a lo más alto del podio. En esta París-Niza 2017, Contador ha sacado a relucir todas sus virtudes: estilo atacante nato, no perder la calma en los momentos más complicados, saber desgastar a los rivales en el momento adecuado y también sembrar el caos táctico entre sus rivales, especialmente en equipos potentes como el Sky o el Bahrein-Merida.

Apoyo total del equipo. Otra de las grandes conclusiones que se extraen de esta París-Niza 2017 es que Alberto Contador está bien cubierto en su nuevo equipo, el Trek-Segafredo. Ha utilizado a Jarlinson Pantano como un gregario impagable. El colombiano, imprimiendo un gran ritmo fue capaz de tumbar a Alaphilippe en la etapa reina de montaña y casi lo hace con Sergio Henao y medio Sky en los puertos previos a la llegada a Niza en esta última jornada. Sin duda, el madrileño ha recuperado la sonrisa corriendo en una escuadra que está a su entero servicio y con la mayor confianza.

Otra vez tumbando al Sky. El equipo británico es y será la principal amenaza de Contador en su lucha por la general del Tour, pero la alineación británica en esta París-Niza no ha traído a sus mejores peones. Aun así, los ataques han servido para dejar solo a Sergio Henao y hacerle dudar, tanto que el colombiano reconoció que llegó a pasar miedo cuando las diferencias ascendieron a más de un minuto y Contador fue virtual campeón. Desde la pasada Vuelta a España y con ataques lejanos, el pinteño encontró la fórmula para tumbar al equipo más ordenado y disciplinado.

Improvisar y también cuidar su propio estilo. Atacar y dar espectáculo son las señas de Alberto Contador. Lo defendió en una entrevista a Cyclingnews durante el Tour de Abu Dhabi, demostrándolo pocos días después en esta París-Niza. En 2016 también lo intentó en la última etapa tratando de tumbar a Geraint Thomas y en la meta en Niza justificó su propio estilo y ambición: "Necesito siempre intentar algo diferente. Prefiero jugármela, ya sea subiendo, bajando o en el llano". O sea, cualquier terreno es bueno para intentarlo.

https://twitter.com/albertocontador/status/840977540839743489

Máximo respeto de los rivales. El próximo 20 de marzo la Volta a Catalunya será el escenario donde Alberto Contador vuelva a la competición, y será su primer mano a mano del año contra Chris Froome. De momento, sólo lo mostrado por Nairo Quintana dominando la Tirreno-Adriatico y la victoria de Alejandro Valverde en Andalucía por sólo un segundo, dejan entrever que estos tres son los ciclistas de grandes vueltas más en forma en la actualidad.

0
0