¿Cómo es posible que la lista oficial de ganadores de la París-Roubaix supere en uno el número de carreras?
La mayoría de los aficionados presentes en el Velódromo de Roubaix el domingo de Pascua el 17 de abril de 1949 hubieran rugido cuando el francés André Mahé superó al belga Frans Leenen para ganar la prestigiosa clásica de un día.
Mahé atajó unos 200 metros al entrar en el velódromo de Roubaix, pero minutos después se anunció por megafonía su descalificación y que la victoria fue otorgada a Serse Coppi, el hermano de Fausto, la gran figura del ciclismo de esa época.
Paris - Roubaix
¿Correría Contador una Roubaix si volviera a ser ciclista? Su respuesta es para ilusionarse
18/04/2022 A LAS 11:17
Así lo tituló L’Équipe: "Mahé, primero después de recorrer 200 metros de más, descalificado".

¿Qué sucedió realmente?

Los grandes favoritos para la París-Roubaix de 1949 eran el joven belga Rik Van Steenbergen (el campeón defensor) y la superestrella italiana Fausto Coppi (el hermano mayor de Serse). Apenas unos días antes, en la Flecha Valona, se había producido lo que el periodista Peter Cossins, autor de Los Monumentos , describe como "cierto rencor".
"El belga había sido eliminado del grupo de cabeza que incluía a Coppi, pero de alguna manera logró volver a ellos antes de la meta, donde logró la victoria al esprint", recuerda Cossins.
Hacia el final de la carrera de 244 kilómetros, Mahé, junto con su compatriota Jésus-Jacques Moujica y el belga Frans Leenen, se acercaron al velódromo con una pequeña ventaja sobre un grupo perseguidor que incluía al joven Coppi. En el caos, siguieron a los autos oficiales en el desvío de la ruta en lugar de ingresar a la pista.
"A la entrada del velódromo había multitudes por todas partes, bloqueando el camino", dijo Mahé en una entrevista con la revista Procycling en 2007. Los autos del equipo tenían que estacionar".

Fausto y Serse Coppi, en la Roubaix de 1949

Fuente de la imagen: Eurosport

De hecho, la culpa recayó firmemente en los policías encargados de controlar el tráfico, que entraron en pánico al ver a los ciclistas precipitarse hacia la intersección a 50 km/h rodeados por la caravana motorizada de la carrera.
Jacques Goddet, en su editorial para L'Équipe, escribió: "Me encontré justo detrás de los tres afectados en el momento preciso del incidente, y puedo certificar que los agentes de policía colocados en la intersección de la ruta hicieron lo correcto, por su obvios gestos con los brazos, engañan a Moujica, Mahé y Leenen, quitándoles así todo sentido a esta París-Roubaix".
Al darse cuenta del error, Moujica, el finalista más rápido de los tres, patinó pero rompió el pedal. Mientras tanto, Mahé y Leenen buscaron una salida al caos. Finalmente, les indicaron que subieran unas escaleras hasta la tribuna de prensa, donde podían trepar y entrar en la pista por el lado opuesto al de la entrada habitual.
Pasado el pánico, Mahé venció a Leenen en el esprint para obtener la mayor victoria de su carrera, y el mayor asterisco. Menos de un minuto después, Serse Coppi lideró a un selecto grupo de perseguidores sobre la línea en el esprint de consolación mientras Mahé aún estaba celebrando. La carrera había terminado, pero la disputa acababa de comenzar.

COPPI DECLARADO GANADOR

Al enterarse del supuesto atajo de Mahé hacia la meta, el equipo italiano Bianchi-Ursus de Coppi presentó una denuncia oficial, citando el artículo 156 del reglamento de la UCI, que dictaba que "el itinerario original debe seguirse con regularidad".
Mahé, que corrió para los rivales franceses Stella-Dunlop, apenas había completado su vuelta de honor cuando se anunció por los altavoces que Serse Coppi era el ganador.
Pero las reglas estaban claramente abiertas a la interpretación, pues el artículo 156 también decía que "los corredores deben ajustarse a las indicaciones dadas por los agentes de la carrera y de las fuerzas del orden". En este caso, los agentes de la ley claramente habían desviado a los líderes del itinerario original añadiendo, irónicamente, 200 metros adicionales a su viaje.
Si bien L'Équipe tuvo que acatar el veredicto oficial, el diario deportivo francés se mostró disgustado con la decisión. Con el pretexto de una compensación, el periódico otorgó a Mahé, Leenen y Moujica una suma comparable a las ganancias de los tres primeros clasificados: escaso consuelo para el hombre que pensó que había ganado.
Sin embargo, cinco días después, la Fédération Française de Cyclisme anuló el resultado y restableció a Mahé como ganador, con Leenen segundo. Luego, los italianos se quejaron ante la UCI y los argumentos continuaron hasta agosto cuando, exasperado, el organismo rector del deporte declaró nula la carrera y pospuso la decisión final hasta noviembre en su reunión anual en Zúrich.

¿CUÁL FUE EL PAPEL DE FAUSTO COPPI?

Además de actuar como el gregario de Serse ese día, Fausto jugó un papel muy importante en la mayor victoria en la corta carrera de su hermano. Fue el Coppi mayor, que para entonces había ganado dos veces el Giro de Italia y tres la Milán-Sanremo, quien instó a Serse a quejarse del resultado.
Cuando descubrió lo que había sucedido en la meta, Fausto usó su gran influencia para presionar al jurado de la carrera para anular el resultado y declarar a Serse ganador. Y cuando la federación francesa restableció a Mahé como ganador cinco días después, Coppi se mantuvo firme y amenazó con boicotear el Tour de Francia de julio y la París-Roubaix de 1950.
Si bien la UCI no tomó la decisión final hasta noviembre, se cree que Fausto Coppi, quien fue primado económicamente por una carrera como el Tour, recibió garantías de que Serse no perdería su título.

INTRIGA POLÍTICA

Toda la controversia tuvo lugar en el contexto de una elección para la presidencia de la UCI, lo que agregó aún más intriga a la situación, con candidatos que desconfían de mantener dulces a las naciones miembros.
Se decía que Bélgica se había puesto del lado de Italia para fastidiar a los franceses, lo que ponía las cosas más delicadas para el presidente de la UCI, Archille Joinard, que se presentaba a la reelección y necesitaba los votos italianos. Fausto aplicó una presión adicional al decirles a los periodistas que esperaba que Serse "recibiera su victoria" y, por lo tanto, dice Skyes, "el puesto italiano definitivamente estaba listo".
También estaba el recién presentado Challenge Desgrange-Colombo, una competencia de carrera en ruta de una temporada que se desarrolló entre 1948 y 1958 y que fue inventada por L'Équipe (fundada por Henri Desgrange) y La Gazzetta dello Sport (supervisada por Emilio Colombo). Este fue un precursor del WorldTour, con puntos otorgados en las principales carreras del año calendario.
Si las cosas no estaban lo suficientemente politizadas en la Europa de la posguerra, esta competencia alentó a los ciclistas de ciertas naciones a desplegar sus alas. Los grandes italianos comenzaron a correr en Francia para ganar puntos y Coppi, el más grande de todos, estaba programado para correr su primer Tour en julio después de haber pisado los adoquines de Roubaix por primera vez en la primavera.
Con todo esto en mente, quizás era inevitable que la UCI encontrara una solución que esperaba agradara a todos: una que hiciera que tanto André Mahé como Serse Coppi, ex aequo, tuvieran sus nombres adornados en una placa de bronce en las duchas del Velódromo de Roubaix.
Paris - Roubaix
Toda la crudeza de la Roubaix en una foto: Askey, héroe al terminar con la rodilla destrozada
18/04/2022 A LAS 10:53
Paris - Roubaix
El dolor de Lampaert: Llamó "becerro" al espectador que le tiró y pide responsabilidad a los fans
18/04/2022 A LAS 08:59