Ciclismo

‼️ 🚴 LECTURA RECOMENDADA: Ocho meses después vuelve Froome, su atrevido sueño del doblete

Compartir con
Copiar
Compartir este artículo

Chris Froome

Fuente de la imagen: Eurosport

PorTom Bennett
22/02/2020 a 08:34 | Actualizado 22/02/2020 a 08:39

Chris Froome rodaba a 54 km por hora cuando se golpeó contra un muro, rompiéndose la cadera, el codo, el fémur, varias costillas, el esternón y unas cuantas vértebras. Tuvo suerte de salir vivo. La mayoría de los atletas de 34 años reaccionarían con una retirada casi segura ante lesiones tan graves. Pero Froome no es un atleta normal. Y su respuesta fue prepararse para un reto casi imposible.

Chris Froome puede andar con dificultad.

Esta es su primera aparición pública desde el horrible accidente antes del Dauphiné 2019, que le llevó directamente a cuidados intensivos. En este momento, estaba claro que sus heridas aún no se habían curado. Es octubre y Froome asiste al Criterium de Saitama, una oportunidad para subirse a la bicicleta en una carrera relajada y entretener a sus fans. Y también la oportunidad de informar a los periodistas internacionales reunidos que sigue teniendo fuerzas para el ciclismo. Es difícil creer que el hombre que apenas puede cruzar el lobby de un hotel sin parecer un jubilado es alguien que puede ganar un Tour de Francia.

Ciclismo

Hoy, en 'La Montonera': Cómo vivió Max Richeze el coronavirus y análisis del caso Froome (E1, 22:00)

21/05/2020 A 11:00

Pero eso es exactamente lo que planea Chris Froome. De hecho, es solo la mitad de lo que está planeando. "El Tour y los Juegos Olímpicos, obviamente contando con la recuperción si todo va bien, serían mis objetivos principales el próximo año", dijo Froome a Eurosport, con esa mirada de acero que ya nos resulta familiar. Avancé rápido en los dos primeros meses y esos planes permanecen en su lugar. Se reveló una historia de que la recuperación de Froome podría ser mucho más lenta de lo esperado. Pero el ciclista de 34 años rápidamente recurre a las redes sociales para anular la especulación, lo que llevó al director de su equipo, Dave Brailsford, a recordar a los periodistas: "Nadie debería subestimar a Chris Froome".

Sin embargo, es fácil descartar a Froome cuando se considera el alcance de sus lesiones y el tamaño del desafío que se ha propuesto. Volviendo de un accidente de esa magnitud para ganar un quinto Tour de Francia a la edad de 35 años, y luego obtener el oro olímpico una semana después. Sería uno de los logros más notables en la historia del ciclismo. Lograr incluso uno de esos objetivos sería un regreso de proporciones históricas, un regreso que comienza este domingo cuando vuelva a las carreras, en vivo en Eurosport, en el Tour de los EAU. Por eso Brailsford tiene razón. Nadie debería descartarlo. Nadie debería descartar a un ciclista que ha enganado a todas las expectativas a lo largo de su carrera, incluso cuando se enfrenta a los mayores desafíos de su vida.

1. Una educación en Simbaz

Solíamos reírnos de él porque era delgado ... y cabalgaba con los codos como si quisiera volar". - David Kinjah, primer entrenador de Chris Froome

Para comprender la mentalidad única de Chris Froome entre el pelotón profesional, debes volver al principio. Y los cuentos de sus primeros años tienen la sensación de una historia de Boys 'Own (cuentos para adolescentes de principios del S.XX publicados en el Reino Unido). Criado en Kenia, los años de infancia de Froome lo vieron llevar un estilo de vida activo y aventurero al aire libre, en el que las anécdotas sobre perseguir serpientes no eran ninguna exageración.

Su familia de emigrantes nunca pasó grandes apuros, pero carecían de los recursos suficientes para permitir que Froome siguiera los pasos de sus dos hermanos mayores y asistiera a un internado en Inglaterra, lo que significa que se quedó en África, primero en Kenia y luego en Sudáfrica. Allí, en su tiempo libre, y más tarde durante las vacaciones escolares cuando regresó del país sudafricano, Froome se encontraría con mayor frecuencia con su bicicleta en compañía de su primer entrenador y futuro mentor, David Kinjah.

"Comencé a montar con este joven kijana (niño) de Karen cerca de mi pueblo en Kikuyu ... su nombre era Chris Froome", dice Kinjah a Eurosport. “Se unió a mi campamento (el Simbaz) donde monté con algunos tipos locales y chicos más jóvenes, enseñándoles qué hacer con las bicicletas, mecánica, ese tipo de cosas".

"Este joven de la comunidad blanca cercana, se estaba convirtiendo en un joven aldeano. Siempre estaba muy impresionado con mis historias y cada vez que cerraba la escuela simplemente venía y pasaba el rato allí y escuchaba mis historias y montaban juntos. Deseaba hacer todas las rutas largas, así que si yo hacía rutas largas, él querría hacerlas. Así que haríamos la mitad y diríamos 'está bien, volverás', y él diría '¡no, no, no! Quiero seguir, quiero terminar, prometo que seré bueno, no me envíes de vuelta, quiero continuar ".

El joven Froome tenía talento y un entusiasmo ilimitado, pero Kinjah admite que no tenía ni idea de que estaba desarrollando a un corredor que ganaría tanto.

"Cuando era más joven, era imposible decir que llegaría al nivel que tiene", dice Kinjah. “Solíamos bromear mucho, solíamos reírnos de él porque era flaco y débil. Pero estaba súper decidido. Sin embargo, él se mantenía callado, nunca pensarías que era tan duro de mentalidad porque no lo verías, no te diría en qué estaba pensando. Pero él seguiría apareciendo y apareciendo. Solíamos hacer algunas carreras difíciles, solíamos hacer la ruta desde Nairobi a través de las colinas de Ngong hasta el lago Magadi y regresar al día siguiente".

"Esta es una ruta difícil para un adolescente", continúa Kinjah con una leve risa que transmite su admiración. “Incluso hoy es un trayecto difícil para mí, pero él solía hacerlo con nosotros. Solíamos llamarlo kichwa ngumu , lo que significa ‘cabeza dura’, pero también se estaba volviendo más alto que cualquiera de los otros niños de la aldea ... y cabalgaba con los codos como si quisiera volar siempre, así que solíamos reírnos de él."

Los primeros años de Froome en bicicleta están muy lejos de la historia del origen del ciclismo estándar, pero Kinjah fue un excelente entrenador y un excelente ciclista por derecho propio, el primer africano en firmar para un equipo europeo, Alexia Alluminio en 2002, nada menos. Su tutela sobre Froome le convirtió en un ciclista fuerte. Cuando más tarde comenzó a viajar a la escuela secundaria, también experimentó un cambio físico crucial.

"Cuando fue a Sudáfrica, ya era campeón junior en Kenia y comenzó a tener algunos músculos y crecer más, porque practicaba varios deportes en la escuela, un poco de rugby, gimnasio", explica Kinjah. “Su escuela era buena, tenían instalaciones. No tenía nada que ver con el Simbaz, que no tenía ni gimnasio para que sus músculos crecieran. Sudáfrica lo desarrolló ".

Froome comenzó a andar en bicicleta en Sudáfrica, pero regresaba regularmente a Simbaz, montando y entrenando con Kinjah. Fue durante este período que el alcance de la fuerza mental y su verdadero potencial se revelaron contra su mentor. “Fue al Tour de Mauricio y me llamó cuando estaba allí y me dijo: 'Kinjah, estos amigos tuyos en Mauricio no son buenos amigos en absoluto. Han hecho trampa para que no gane el maillot de mejor joven '. Había dos amigos míos de Mauricio, y estos muchachos eran las superestrellas del ciclismo local. Entonces, cuando Chris Froome era el líder de los jóvenes, se aseguraron de que no él no ganara ese premio”.

El resultado fue una gran decepción para Froome y dejó Mauricio todavía cabreado por el resultado de la carrera. Pero su mentor le dio algunos consejos impactantes:

“Le dije 'no te quejes, mírate siempre a ti mismo. La razón por la que te robaron esta camiseta blanca es porque corres demasiado cerca de ellos. No hubo gran diferencia entre tú y los otros chicos. Entonces, lo que debes hacer es entrenar más duro. Si obtienes el maillot amarillo, debes mantenerlo a una distancia segura. Sabes qué hacer: escalar, más contrarreloj, tienes que patearlos con fuerza. Tienes que usar tu cabeza, no vayas y te quedes cerca de ellos, porque con solo tres o cuatro segundos te van a robar la carrera. Necesitas mantenerlos a cinco minutos de distancia ".

El refugio de Kinkah

Fuente de la imagen: Getty Images

Froome escuchó el consejo y un año después, cuando el Tour de Mauricio volvió a disputarse, demostró esa capacidad de aplastar a todos sus rivales y que ahora nos es tan familiar.

"Les pateó el trasero", dice Kinjah, acelerando su discurso mientras lo revive. “Tomó el maillot blanco y el maillot amarillo, ganó todo. Y esta vez fueron mis amigos de Mauricio quienes me llamaron y me dijeron: '¡Kinjah, como va tu chico! Nos ha azotado a todos. La etapa de hoy tiene el maillot blanco y el maillot amarillo y el maillot rojo y el maillot de lunares. ¡Tiene todos los premios! Atacaba con el alma cada vez que atacaba".

Eso fue en 2006, y dos años más tarde Froome había subido a las filas del equipo Profesional Continental montando para Barloworld, un equipo de Sudáfrica. Para muchos ciclistas, ese sería el final de la historia. Sin embargo, para Froome fue simplemente la primera etapa de un viaje notable; uno que no estuvo exento de baches en el camino.

2. Superar enfermedades

'Los paracaidistas entrenan con un paquete completo en la espalda, y luego, cuando entrenan sin ese paquete, todo va increíblemente. Fue igual con Froome. - Carlton Kirby (comentarista inglés de Eurosport)

¿Cómo se transforma exactamente un ciclista fuerte pero poco espectacular de un equipo de segundo nivel como el Barloworld en un siete veces ganador de una gran vuelta? Es la pregunta que los críticos de Froome le lanzan a menudo. Sin embargo, la explicación dada por Froome y su gestión se basa en la ciencia plausible. Durante al menos tres años de su carrera, Froome no sabía que padecía bilharzia, una enfermedad que agota la energía causada por gusanos parásitos de agua dulce.

"Cuando comenzó en Barloworld cuando era joven, era un niño regordete, a mi me lo parecía", bromea Carlton Kirby, comentarista de Eurosport. “Pero resultó que había estado sufriendo y cargando con la bilharzia. Los paracaidistas entrenan con un paquete completo en la espalda, y luego, cuando entrenan sin ese paquete, todo va increíblemente. Y fue lo mismo con Froome. Había estado entrenando a un nivel profesional decente mientras estaba enfermo, y luego, cuando se curó… ese paquete se fue ".

Froome fue diagnosticado con el parásito en 2011 y lo había estado portando desde al menos 2009, durante su tiempo con Barloworld, tal vez incluso más tiempo. En esencia, había alcanzado el nivel de Team Sky con un brazo atado a la espalda. Con esa restricción levantada, un Froome fisiológicamente mejorado se catapultó a la élite del pelotón profesional.

Alejandro Valverde (rechts) wurde Dritter bei der Tour de France 2015 hinter Sieger Chris Froome (Mitte) und Nairo Quintana

Fuente de la imagen: Getty Images

La tensión física de competir con bilharzia, junto con la experiencia del entrenamiento en altitud de Froome a principios de su vida, también explica su notable frecuencia cardíaca baja. La frecuencia cardíaca máxima de Froome es de solo 159 latidos por minuto, mientras que su frecuencia cardíaca en reposo baja hasta 32 pulsaciones. No es raro que los mejores escaladores en bicicleta tengan frecuencias cardíacas tan bajas, maximizando su capacidad de bombear sangre y oxígeno a los músculos. Y para Froome, ese impulso proporcionado por su entrenamiento restringido de bilharzia ha sido su propio beneficio marginal biológico, quizás la pequeña ventaja adicional que ha necesitado en momentos decisivos.

Pero incluso alcanzar el nivel profesional mientras se padece una enfermedad de este tipo ilustra la determinación decidida de Froome por tener éxito. Pocos habrían continuado ante tales limitaciones físicas. Pero Froome lo hizo. Es esa mentalidad lo que lo hace tan especial, y lo que significa que puede, una vez más, ser capaz de desafiar a los escépticos.

3. Volando en Finestre

Esa Etapa 19 en Finestre, va a ser una paliza". - Chris Froome

Nada encapsula la capacidad de Chris Froome para desafiar expectativas como los eventos del 25 de mayo de 2018 y la Etapa 19 del Giro de Italia de ese año. Froome comenzó la etapa montañosa a más de tres minutos detrás del líder de la carrera Simon Yates y con una brecha de casi tres minutos para su rival anterior en la carrera y vigente campeón Tom Dumoulin. Cuatro puertos de montaña y 185 kilómetros más tarde Froome estaba con el jersey de líder, diezmando a Yates y distanciando a Dumoulin para abrir una brecha de 40 segundos que finalmente le valió para ganar la carrera.

"La etapa de Chris Froome fue una de las etapas más increíbles de los últimos tiempos", dijo a Eurosport Bradley Wiggins. “Es muy raro que en estos días veas un ataque de esa longitud, de esa magnitud. Desde tan atrás y poniendo todo en la línea para ganar, despierta algunas sombras de los grandes del pasado que rodaron y ganaron así”.

A mitad de camino de la famosa subida a La Finestre, y después de primera parte de inicial del escenario que había visto al Team Sky marcar un ritmo vertiginoso, Froome atacó desde la cabeza del grupo principal. Todavía quedaban 80 kilómetros por recorrer.

En la línea de meta en la cabina de comentaristas de Eurosport, Carlton Kirby estaba en el micrófono cuando llegó el gran ataque: “¡Guau! Chris Froome decide pegar un golpe a absolutamente todos, y ¿será un golpe de gracia? Esto es excepcional ".

Es un momento que permanece fresco en la memoria de Kirby. “Cuando lo intentó, para mí fue tan impactante pero obvio lo que estaba haciendo, que eso es lo que realmente me atrapó, el hecho de que tenía la audacia absoluta para ir solo a 80 kilómetros de meta. Fue increíble estar allí. Saqué el cuello y lo llamé. Había visto a gente cabalgar en solitario mucho tiempo en el pasado, creo que fue en 2012 cuando De Gendt subió por el Stelvio, pero esto fue planificado previamente, eso fue lo fantástico. Aparentemente, incluso [Dave] Brailsford estaba afuera con geles y ruedas por si acaso. Lo trataron como París-Roubaix o Flandes, con un objetivo, ganar esa etapa y recuperar el control de la carrera. Fue absolutamente alucinante".

Actuaciones como la de Froome en Finestre son la excepción más que la regla en el ciclismo moderno. Lograr la victoria en la etapa de esa manera aseguró que su cabalgada pasaría a la historia, pero incluso fue la exhibición más clara que jamás haya visto el ciclismo en cuanto a fortaleza mental y de la voluntad de Chris Froome de pegarse a los escépticos.

"Fue tanto resistencia mental y rendimiento mental como físico", dijo Dave Brailsford a Eurosport momentos después de la conclusión de esa etapa. "Estos muchachos que son campeones de varias grandes vueltas, tiene mucho que ver con esa mentalidad, y creo que lo hemos vislumbrado hoy". Es un verdadero luchador ".

Chris Froome is pursued by a fan wielding a giant inhaler

Fuente de la imagen: Getty Images

Para poner el desempeño de Froome en contexto, es importante recordar cómo estaba siendo visto antes de esa etapa. Fuera del autobús del Team Sky, todo se había torcido en en el Giro de Italia, tartamudeando durante la primera quincena después de una caída en la primera mañana de la carrera, pareciendo estar limitado a momentos ocasionales de brillantez, como ganar una etapa en el Monte Zoncolan una semana antes. También estaba actuando bajo la nube del caso de salbutamol. Sus partidarios dirán que posteriormente se demostró que estaba limpio, sus críticos argumentarán que no hay humo sin fuego, pero antes de Finestre aún no estaba claro cuál sería el resultado de esa investigación. Los fans de lo ridiculizaron, abucheado desde su primera salida en la primera etapa, con algunos tipos incluso corriendo junto a él con un inhalador gigante mientras continuaba su increíble ascenso en solitario en la 19ª etapa, asegurando una oportunidad para sacar fotos que lo único que hicieron fue oscurecer aún más la nube en la que Froome estaba cabalgando hacia la gloria.

Froome debió haber comenzado aquella etapa sintiendo que el mundo estaba en su contra. Y fue entonces cuando fue capaz de lo mejor. Es una especie de patrón a seguir para el hombre de Nairobi.

"Ese día, fue una verdadera sorpresa", reflexiona Kirby. “Poder soportar todo lo que estaba recibiendo de la prensa y aún tener el enfoque para elaborar estrategias y probar, fue simplemente increíble. En ese momento estaba condenado si lo hacía y maldito si no lo hacía. Porque si lo hiciera, todos citarían al salbutamol, y si no lo hacía, todos dirían que estaba acabado, por lo que cualquier cosa que hiciera siempre sería negativo. Me sentía tan mal por él."

Para Froome, el recuerdo de esa victoria en el Giro, y la naturaleza de la misma, sin duda le dará una gran confianza, ya que en 2020 va a regresar tras una gravísima lesión. Las probabilidades parecían acumularse en su contra, pero lo que la mayoría consideraría una causa perdida fue lo que se transformó en una oportunidad para Froome. Y lo logró.

"Esas aventuras excepcionales en el deporte, a menudo no salen", dijo Dave Brailsford de Sky a Brian Smith de Eurosport cuando el equipo británico celebró la victoria de su ‘maglia rosa’ en Roma. “Hay muy pocas personas que ponen todo en juego e intentan algo así. Raramente sale. Pero cuando lo haces es épico, y eso es lo que vimos ".

Froome lo pondrá todo en juego nuevamente en 2020. ¿Saldrá? Si lo hace, entonces 'épico' se quedará corto para definirlo.

4. ¿Haciendo el doblete?

Será un desafío difícil, pero creo que es posible". - Chris Froome

Un quinto título del Tour de Francia es el primer gran objetivo para Froome en 2020. ¿Pero es eso realista? Bradley Wiggins, su antiguo compañero de equipo y rival en el podio, cree que sí.

"Chris Froome es el mejor corredor de grandes vueltas de nuestra generación", dice Wiggins a Eurosport. “Creo que el accidente lo rejuvenecerá, creo que volverá con una nueva motivación y será aún más fuerte. Creo que tiene otra victoria del Tour en sus piernas, potencialmente ese histórico número cinco".

Chris Froome and team-mate Egan Bernal attend the route unveiling of the 2020 Tour de France

Fuente de la imagen: Getty Images

No es difícil comprender por qué el encanto de un quinto título del Tour de Francia podría haber sido suficiente para tentar a Froome para que regrese. Solo cuatro corredores en la historia del deporte tienen cinco victorias, y alcanzar esa cifra pondría a Froome al nivel de los grandes absolutos. Eddy Merckx, Bernard Hinault, Jacques Antquetil, Miguel Indurain; son nombres que llenan la boca, nombres que han penetrado en la conciencia deportiva más amplia.

Pero, ¿puede unirse a esa compañía entre esa élite? Si llega a la línea de salida, entonces podría decirse que el mayor desafío vendrá desde su propio equipo. Ineos con toda probabilidad nombrará un equipo de ocho hombres que contiene cada uno de los últimos tres ganadores del Tour de Francia. Hará falta algo de actuación de Chris Froome para obligar a Geraint Thomas y Egan Bernal a papeles secundarios. Es muy poco probable que sea un escenario como el Giro 2018, donde todo el equipo puede unirse detrás de la causa de Froome para empujarlo hacia una victoria poco probable. Si uno de sus compañeros de equipo construye una ventaja en la clasificación general, entonces podría ser muy difícil para Froome encontrar una manera de desafiar eso sin causar un colapso completo en las relaciones del equipo.

Hará falta una dinámica fascinante. Pero incluso si Froome logra recuperar suficiente estado físico para su propio desafío, y luego obtener el respaldo de su equipo, se enfrenta a una ruta del Tour que no juega del todo a favor de sus grandes fortalezas. Las ganancias de contrarreloj en las que ha construido sus victorias anteriores en el Tour no estarán disponibles, con la única contrarreloj de la carrera llegando en la penúltima etapa y culminando en un final de cumbre en la Planche des Belles Filles. Si los organizadores querían una contrarreloj que les quitara las fortalezas de los especialistas habituales en crono, entonces eso es exactamente lo que tienen. Y el recorrido tampoco le permite a Froome la semana de apertura relativamente cómoda que le gustaría idealmente para poder participar en una vuelta de tres semanas. Hay dos fuertes días de escalada dentro de las cuatro etapas iniciales de la carrera.

Sin embargo, a pesar de esas complicaciones, el Tour sigue siendo un objetivo obvio para Froome, y es comprensible. Pero podría resultar en una multitud de formas relativamente exitosas para él, ya sea un desafío de clasificaicón general para ese quinto título o un papel de equipo para ayudar a Ineos a subir al podio en los Campos Elíseos por sexto año consecutivo. Hasta que llegue a la primera etapa real de montaña, nadie, tal vez ni siquiera el propio Froome, sabrá si es capaz de estar entre los mejores nuevamente.

Es la segunda parte del objetivo 2020 de Froome que es la variante realmente fascinante. ¿Realmente es posible competir por el Tour de Francia en Europa e ir por el oro olímpico al otro lado del mundo sólo una semana después?

"Por supuesto, es realista y, por supuesto, es posible, pero a mi entender podría no ser la opción perfecta", dijo el corredor estrella del Astana, Jakob Fuglsang, a Eurosport en una entrevista realizada antes de que Froome apareciera en los titulares recientemente. "Digamos que si te enfocas cien por cien en los Juegos Olímpicos, creo que sería prudente no disputar la general, o quizás no hacer el Tour y prepararte de otra manera. Pero sigue siendo un gran sacrificio dejar de lado el Tour para centrarse al cien por cien en una carrera de un día, por lo que es difícil tomar la decisión correcta, creo, y decidir qué es lo que hay que hacer ".

Es una respuesta refrescantemente honesta a esta pregunta, otro miembro prominente del pelotón, Romain Bardet , también admite que hay algunos problemas logísticos serios para cualquiera que quiera intentar el doblete. "Todos sabemos que solo hay seis días entre las dos carreras", dice Bardet. “Hay que lidiar con el desfase horario, y también las condiciones climáticas serán un poco diferentes. Así que seguro que se necesitará planificar cómo obtener el mejor resultado posible".

Pero a pesar de que ambos corredores explican sus preocupaciones, y a pesar de que la conclusión lógica es apuntar a un evento u otro, ambos corredores dicen que esperan ‘duplicarse’. Y no serán únicamente ellos.

"Creo que haré ambas cosas", dice Primoz Roglic, ganador de la Vuelta 2019 . “Todos sabemos que el Tour es una historia diferente a ganar una medalla olímpica en ciclismo. Por supuesto que quieres ganar el Tour. Pero la oportunidad de la carrera en ruta en los Juegos Olímpicos es bastante atractiva para mí. Si lo hago, intentaré hacerlo lo mejor posible ”.

Froome espera unirse a ellos para intentar ambos. Y él ha estado en esta situación muy similar anteriormente. En 2012, Froome se subió al segundo escalón del podio del Tour de Francia cuando Bradley Wiggins se llevó el título, pero menos de una semana más tarde ambos volvieron a la acción en la carrera olímpica en ruta, intentando ayudar a Mark Cavendish a ganar el oro. Es posible que esa fórmula no tuviera éxito, pero se debió a las tácticas generales de la carrera en lugar de a la fatiga, ya que la pareja lo demostró claramente solo cuatro días después cuando ambos se colgaron dos medallas olímpicas en la contrarreloj masculina.

Entonces Wiggins y Froome demostaron que se puede hacer. Pero pasar del Tour en Francia a los Juegos Olímpicos en Londres es una propuesta muy diferente al escenario 2020. Froome, sin embargo, piensa que todavía es posible. Y si su carrera nos ha enseñado algo, cuando Froome cree que algo es posible, entonces es que es realmente posible.

Gold medalist Britain's Bradley Wiggins (C), silver medalist, Germany's Tony Martin (L) and Bronze medalist, Britain's Christopher Froome (R)

Fuente de la imagen: Getty Images

"Creo que es realista", dice Froome. “En 2012 hicimos exactamente eso y ciertamente la contrarreloj nos fue bastante bien con una medalla de oro y bronce solo unos días después del Tour, así que eso fue bien”. Creo que la parte difícil será el viaje a Japón y el desfase horario y la adaptación a eso. Será un desafío difícil, pero creo que es posible. Cinco días después del final del Tour de Francia, no hay mucho tiempo de respuesta allí, por lo que quien haga el Tour tendrá que volver directamente y asegurarse de que estén listos para competir nuevamente solo unos días después ”.

Con la planificación adecuada, una estrategia de recuperación sólida y vuelos fletados, es posible ver cómo logísticamente un ciclista podría intentar ambos. ¿Pero la carrera olímpica realmente se adapta a Froome?

5. ¿Tokio es una opción?

Será una verdadera carrera de escaladores". - Chris Froome

Mientras que la mayor parte de la ciudad de Tokio y los suburbios circundantes se resguardan de la lluvia lateral y los vientos silbantes del último tifón de la temporada, cuatro siluetas familiares se abren camino en una empinada y sinuosa escalada japonesa. No hay vehículos de apoyo para el equipo a la vista, solo cuatro corredores profesionales, en busca de un reconocimiento no programado y sin previo aviso por algunas de las partes cruciales de la ruta olímpica.

"Tuve la oportunidad de ir a ver el recorrido olímpico, que fue una gran experiencia", le dice Froome a Eurosport. "A pesar de que el clima fue bastante malo, aún pudimos ver bien las principales subidas de la carrera y, ciertamente, también el final de la carrera". Será una verdadera carrera de escaladores ".

El "nosotros" en este caso está formado por Froome, su colega de Ineos, Michal Kwiatkowski , Jakob Fuglsang de Astana y el francés de AG2R, Romain Bardet.

"Creo que todos somos tipos que podrían ser contendientes, junto con, por supuesto, otros como [Julian] Alaphilippe ", dice Fuglsang, sus ojos se iluminan ante la perspectiva de enfrentarse en los Juegos japoneses. “Creo que hay que mirar a los chicos que son buenos en las carreras de un día, por supuesto, y luego, aparte de los que pueden escalar. Valverde también sería uno de los favoritos. Hay muchos tipos que pueden estar ahí arriba. Por lo tanto, se trata de cronometrarlo correctamente y de venir aquí en la condición correcta”.

Una escalada de 14.3 kilómetros en las estribaciones del monte Fuji será la característica principal de la ruta, pero un total de 4865 metros de escalada en 234 kilómetros significa que habrá muchas oportunidades para que los escaladores dejen su huella. Y aunque Fuji trae las famosas imágenes, es una escalada mucho menos conocida que podría ver a corredores como el cuarteto de reconocimiento aparecer en primer plano.

"La última subida con 30 kilómetros por recorrer es muy exigente", dice Bardet sobre el Paso Mikuni. “Es el tipo de subida que no puedes encontrar en ningún lugar de Europa. La escalada a Fuji es icónica, pero me recuerda algunas de las escaladas que puedes encontrar en los Alpes, por ejemplo ”.

Con pendientes del 20%, el Paso Mikuni es tan empinado como muchos de los ascensos más desafiantes de Europa. Pero eso no es lo que Bardet quiere decir cuando dice que es diferente y exigente. Es la superficie de la carretera la que sacará a los ciclistas europeos de su zona de confort. Enormes desagües pluviales a ambos lados estrechan el área de carrera, mientras que la superficie de agarre está cubierta de surcos diseñados para drenar la lluvia del tifón. Es propicio para las condiciones de escalada, que probablemente se adapten solo a las piernas de escalada más fuertes.

"Realmente depende de los escaladores", dice Bardet. "Se aleja mucho de la meta, pero con equipos pequeños como los que tenemos en los Juegos Olímpicos realmente podemos abrir la carrera".

Romain Bardet y Chris Froome, en el Tour de Francia 2017

Fuente de la imagen: EFE

Y es esa característica la que le habrá dado a Froome un motivo de esperanza. Si la Olympic Road Race fuera una carrera tradicional de un día, entonces es poco probable que incluso la esté intentando. Su récord en las clásicas de un día es un promedio pobre, con un puesto 36 en la edición 2013 de la Lieja-Bastoña-Lieja siendo la mejor de su carrera en los cinco 'Monumentos' de la temporada de ciclismo. Debe reconocerse que Froome no se ha enfocado exactamente en esas carreras, favoreciendo las carreras por etapas en su lugar, pero no es un corredor como Peter Sagan o Alejandro Valverde , que puede combinar habilidades de escalada, táctica de un día y explosión en un esprint final.

El camino más probable de Froome hacia la victoria en una carrera de un día sería un ataque en una escalada, seguido de un esfuerzo en solitario tipo contrarreloj hasta el final. No es frecuente que un recorrido así se preste a esa estrategia, pero Tokio 2020 podría ser ese tipo de oportunidad. Y como demostró en Finestre, cuando tiene las tácticas correctas y la forma está ahí, Froome es más que capaz de mantenerse alejado.

Sin embargo, hay un pequeño problema que podría obstaculizar un posible desafío olímpico. "Me pregunto ...", reflexiona Carlton Kirby de Eurosport. “Cuando llegas a los Juegos Olímpicos y piensas en el equipo que Gran Bretaña enviará; realmente van a tener que resolver cómo hacer frente a los deseos de todos ".

El equipo británico recibirá cuatro ciclistas de partida en la carrera masculina de Tokio, lo que podría significar un equipo formado por Froome, Thomas y los gemelos Yates de Simon y Adam, cuatro corredores para los que podría justificar que cada uno sea un posible ganador. ¿Cómo de probable es que todos trabajen juntos por una causa, o incluso permitan que Froome se mantenga alejado si intentara un ataque en solitario?

"Creo que si gana el Tour, entonces el doblete está activado", agrega Kirby. "Pero si muestra alguna debilidad en el Tour, creo que tal vez tendrá que jugar a ser un mero apoyo y no puedo ver a Chris Froome disfrutando con eso". Necesitará a alguien con un clásico ataque en solitario para probarlo y asumir las consecuencias. Cuando lo describo así ... ¡podría hacerlo!

6. ¿El rey del regreso?

"Casi me sentí como una escena de Anatomía de Grey". - Chris Froome

La condición física exacta de Chris Froome en los momentos posteriores a su accidente en Dauphiné sigue sin estar clara. Eso es probablemente lo mejor, particularmente para los aprensivos.

"Mis pulmones se dañaron por mis costillas rotas y mi esternón roto", dijo Froome en un vídeo publicado por Ineos semanas después del incidente. “Estaba tosiendo sangre y tenía respiración asistida. Fue aterrador cuando llegué alrededor de la mañana después de la operación y sentí lo desesperado que era estar tumbado en esa cama ”.

Froome, en la cama del hospital tras su operación

Fuente de la imagen: Eurosport

Le llevó semanas incluso salir de la cama del hospital y sentarse en una silla de ruedas. Pero cuando un médico le dijo que era posible una recuperación completa, el enfoque de Froome volvió al ciclismo. Y resultó que el ciclismo era un camino de regreso al movimiento completo. Seguía con muletas, apenas podía caminar, pero podía subirse a una bicicleta y alejarse luciendo completamente natural, o al menos tan natural como Chris Froome se ve en una bicicleta. Sin embargo, en términos de entrenamiento de alto nivel, había perdido seis meses. Y una pierna, por muy buena que se viera sobre la bicicleta, había perdido potencia y rendimiento. Todo el entrenamiento del mundo podría no ser suficiente para restaurarlo al nivel en el que estaba anteriormente.

Froome cree que puede regresar, pues no sería el primer ciclista en tener esa creencia equivocada. Taylor Phinney fue uno de los mejores ciclistas de contrarreloj del mundo cuando se estrelló contra una valla durante el campeonato de ruta de Estados Unidos de 2014. Le llevó un año regresar al pelotón profesional, pero lo hizo, con la vista puesta en recuperar su forma anterior y posiblemente incluso reclamar una medalla olímpica en Río. Sin embargo, a pesar de sus mejores intenciones, las lesiones de Phinney habían dejado a su cuerpo incapaz de replicar las hazañas de su pasado, y dos años más tarde, cuando su carrera terminó, el estadounidense admitió que había perdido hasta un 25 por ciento de su potencia a través de su pierna derecha. Ninguna cantidad de entrenamiento y terapia podría llevarlo de regreso a donde quería estar. En 2019, Phinney aceptó la realidad de su cuerpo y anunció su retirada.

Pero Taylor Phinney no es Chris Froome.

Si algún corredor puede recuperarse y demostrar que la gente está equivocada, es Froome. Está siendo descartado y subestimado, tal como lo ha hecho tantas veces durante su carrera. Sabemos cómo esta historia ha tendido a terminar. Regresar de esas lesiones para competir por el Tour y los Juegos Olímpicos en el mismo mes sería la mayor sorpresa hasta el momento de una carrera que ha desafiado todas las expectativas. Pero si alguien puede, entonces es Froome.

Como dice con orgullo David Kinjah: “Froome es un tipo que demostrará que estás equivocado, en cualquier momento, al 100 por cien. Solo dale una oportunidad, él demostrará que estás equivocado.

Y tal vez, solo tal vez, Froome demostrará que sus escépticos están equivocados por última vez en 2020. Después de todo, es el mejor ciclista de su generación.

Ciclismo

La esperada respuesta de Landa a los rumores que sitúan a Froome en el Bahrein-McLaren

20/05/2020 A 17:43
Ciclismo

La esperada respuesta de Landa a los rumores que sitúan a Froome en el Bahrein-McLaren

20/05/2020 A 17:43
Temas relacionados
CiclismoChris Froome
Compartir con
Copiar
Compartir este artículo

Últimas noticias

Ciclismo

Roglic preparará el Tour de Francia en el Tour de L'Ain y Dauphiné

HACE 7 HORAS

Últimos vídeos

Ciclismo

Giro Classic Stages: La contrarreloj que coronó a Tom Dumoulin en 2017

00:01:50

Más popular

Fútbol

Es único: La alegría de Joaquín por el pase de Sevilla a la fase 2

AYER A 14:28
Ver más