Eurosport

Roger Adriá y por qué al ciclismo español no le hace falta tener un Remco Evenepoel

Roger Adriá y por qué al ciclismo español no le hace falta tener un Remco Evenepoel

El 16/01/2020 a las 13:34Actualizado El 16/01/2020 a las 16:32

Se llama Roger Adriá y esta temporada debuta en el ciclismo profesional con el nuevo equipo español Kern Pharma. Un joven que representa a esa nueva generación de ciclistas dispuestos a crecer y triunfar al más alto nivel, que creen que el talento nacional que surge tendrá su hueco y victorias en lo más alto de la élite. No necesitan comparaciones, sólo trabajar y aprovechar la oportunidad.

Si al mismísimo Remco Evenepoel le han colgado la etiqueta del nuevo Eddy Merckx, etiquetar a un joven ciclista como el nuevo Evenepoel sería un ejercicio injusto, incluso de cierta irresponsabilidad. Si algo tiene en común el barcelonés del equipo Kern Pharma, Roger Adriá, con el portento belga es que obviamente ambos son ciclistas y que los dos cambiaron el fútbol por la bicicleta. Uno dejó el Anderlecht y el PSV y el otro la cantera del Espanyol para dar pedales.

Pero no. No es cuestión de comenzar a hablar de pasados balompédicos comunes ni de establecer comparaciones innecesarias. Aunque la pregunta es evidente, ¿qué siente un ciclista de apenas 21 años y que en 2020 va a debutar en categoría profesional cuando ve a otro de 19 años ganar una clásica, sumar más victorias y exhibirse a nivel World Tour? Evidentemente, la admiración correspondiente. Pero también los pies en el suelo y las ideas lo suficientemente claras para no fijarse más de la cuenta en el hecho de que un ciclista como Evenepoel, que gana y domina siendo un adolescente, se trata de una excepción histórica. No hay más.

Adriá Roger es joven e inexperto en el ciclismo profesional, pero ha batallado y ganado lo suficiente en el campo amateur y Sub’23 español para haberse ganado ese salto de categoría y de vida. Dialogar con él y escucharle sirve para darse cuenta de que es lo suficientemente maduro e inteligente para saber dónde está, qué se espera de él y sobre todo, qué es lo que quiere ser en el ciclismo. Desde luego no un Evenepoel, porque es plenamente consciente que ni él ni nadie van a serlo.

Parte de la afición española al ciclismo convive con un sentimiento de pesimismo, en gran parte alimentado por la prensa especializada -sí, nosotros también somos responsables- de que no acaban de surgir grandes talentos llamados a ganar y dominar. O, lo más recurrente, debatir quién y cuándo va a volver a ganar el Tour de Francia. Desde luego, Roger Adriá cree que actualmente no hay ninguna crisis y que existe talento más que de sobra. Igual que las oportunidades, aunque escasas a la hora de la verdad, para poder explotarlo al más alto nivel.

Video - Entrevista a Roger Adriá: "Hay que apostar por el talento joven del ciclismo español"

05:57

“No creo que haya una crisis de talento en España. Al final va por rachas, hasta ahora hemos tenido a Valverde que ha estado muchos años solucionando la papeleta, pero están surgiendo nuevos talentos en España”, reconocía a Eurosport en la presentación oficial de su equipo, el Kern Pharma. “Igual hemos tardado un poco en adaptarnos a otros niveles europeos en temas de precocidad, quizás. Hemos tardado en destacar pero hemos acortado estas edades y creo que vamos a sacar grandes corredores nacionales”, apunta convencido.

Decíamos que la pregunta sobre Evenepoel era inevitable, y así de resuelto la responde: “Al final estamos hablando de él como si fuera lo normal a su edad, pero al final no lo es. No ha habido nadie como él en la historia que haya dado ese rendimiento en su primer año. Es algo que tenemos que dejar a un lado, es un extraterreste”.

Y reivindica así por qué el ciclismo español no tiene uno, pero sí talento de sobra para triunfar: “En España no quiere decir que porque no tengamos un Evenepoel no sea un gran país, estamos sacando grandes corredores y si seguimos confiando y manteniendo la calma y la fe en nosotros mismos, acabaremos llegando a grandes niveles”.

En 2020 podrá tener esa fe en sí mismo ya empezar demostrar en el campo profesional si puede llegar a ese gran nivel. Se define como un ciclista polivalente, capaz de pasar la montaña con garantías y con la punta de velocidad suficiente, como ha demostrado en las categorías de base, para resolver esprints sin ser un esprínter puro. Le gusta cuidar los detalles y pulirlos: “Hay que ir puliendo detalles, que es lo que nos hace igualarnos. En profesionales cada detalle te hace perder tiempo, por eso hay que pulirlo todo”.

El tiempo, el trabajo y su mentalidad convencida de poder triunfar, pondrán a Roger Adriá en el sitio del ciclismo en el que quiere estar. De momento seguir trabajando y aprendiendo, sin ninguna necesidad de ser comparado con nadie.