El ciclismo actual ya es una guerra abierta con una estiradísima línea temporal entre veteranos y noveles. Bernal o Pogacar han ganado el Tour de Francia con menos de 22 años y la generación dorada de nacidos en 1990 (Dumoulin, Quintana, Sagan, Pinot, Matthews…) ya parece enormemente envejecida sin ni siquiera haber cumplido los 31. Por tanto, ¿qué se puede esperar de un Chris Froome que en mayo cumplirá 36 o de un Vincenzo Nibali que ya los tiene? Y Alejandro Valverde, que celebrará su 41 cumpleaños el próximo 25 de abril, ¿qué?

Estos tres ciclistas son los últimos que resisten de la anterior generación de grandes: la que incluia a Contador, Joaquim Rodríguez, Bradley Wiggins o Andy Schleck. Por una cuestión de edad, los ‘viejos’ llevaron peor el confinamiento que los ciclistas de 8, 10 y hasta 15 o más años más jóvenes en la recalendarizada y sobrecargada de carreras temporada de 2020 tras el parón por el coronavirus.

Ciclismo
Froome, más motivado que nunca: a por su 5º Tour con 35 años
11/01/2021 A LAS 12:11

Alejandro Valverde hasta perdió la motivación esos meses encerrado en casa y subido a un rodillo, Vincenzo Nibali analizaba desde su casa de lo que mucho que son capaces los jóvenes de hoy en día y lo comprobó de primera mano en el Giro de Italia, viéndose superado por rivales inesperados, novatos y hasta desconocidos como Joao Almeida o Jay Hindley. Mientras que Froome ni tan siquiera participó en el Tour de Francia cuando parecía que los casi cuatro meses de cortesía que le regaló la pandemia le servirían para recuperarse mejor de sus lesiones.

En el caso del inglés, su fichaje por el Israel Start-Up Nation le ha hecho gestionar muy bien sus expectativas e ilusiones: volver a luchar por ganar el Tour y decirlo claramente y plenamente convencido. Pero en el caso de Alejandro Valverde o del propio Nibali, la prueba olímpica de Tokio como telón de fondo a sus carreras es un discurso compartido por ambos, aunque no definitivo.

Desde la concentración del equipo Trek-Segafredo, el campeón italiano señala que “la motivación siempre es estar aquí para ganar”. Por eso ha elegido el Giro de Italia como principal objetivo, para luego acudir al Tour de Francia sin pretensiones y preparar allí la última gran bala que quiere disparar en el circuito de Tokio.

El ‘Tiburón’ lo ha ganado todo: las tres grandes vueltas, los Monumentos a su alcance de Lombardía y San Remo (más el casi de Lieja que le levantó Iglinskiy) y una colección de podios y victorias de todos los colores que le aseguran una jubilación tranquila y con la categoría de máxima leyenda. Igual que Alejandro Valverde o Chris Froome si decidieran colgar la bici mañana mismo.

Los jóvenes van rápido. La temporada 2020 fue difícil, pero espero que este año transcurra sin interrupciones y así pueda tener una pequeña revancha.

Nibali tiene una espina clavada en forma de medalla olímpica, la que iba camino de ganar en Río de Janeiro cuando yendo en cabeza de carrera junto a Sergio Henao en el descenso final. A pocos kilómetros de meta Greg Van Avermaet y Jakob Fuglsang se aprovecharon de la situación para colgarse los metales, mientras el italiano iba camino del hospital con las dos clavículas y todos sus sueños fracturados.

Por estas ansias de revancha y porque puede ser la última -ojalá la penúltima- de ver a Nibali encendido, a Valverde más ambicioso que nunca o a Froome activar su molinillo letal, los casi cuarentones caminarán despacio hacia Tokio, mientras que los veinteañeros pelearán entre sí mismos y contra Primoz Roglic por ganar el Tour de Francia. Y todos ellos, veteranos y noveles, cruzando los dedos para que la pandemia no cancele más carreras ni les impida seguir bailando.

Tao, Kamna, Ecuador o Ganna: revelaciones y confirmaciones de 2020

Ciclismo
Esperadísima imagen de Chris Froome: ya luce sus nuevos colores
04/01/2021 A LAS 12:36
Ciclismo
El difícil 2020 del ciclismo español: números rojos pero algo de esperanza
29/12/2020 A LAS 08:15