Johan Kaggestad es toda una personalidad en Noruega. Nacido en octubre de 1943, está casado con Janette desde 1968, con la que ha tenido 3 hijos y 4 nietos. Aunque todo el mundo le conoce por ser comentarista del Tour de Francia en TV2 desde los años 90 y por su trayectoria como entrenador, Kaggestad es un economista que trabajó un 1 año en Barclays Bank, en Inglaterra, para regresar luego a Noruega y hacerse cargo de la expansión de de Nike.
Entrenador del equipo nacional de atletismo noruego durante nueve años y del combinado de esquí durante casi una década, es considerado un pionero en el uso de la educación física como parte activa del tratamiento para pacientes psiquiátricos. Durante 15 años se ha dedicado a entrenar pacientes y desarrollar métodos de recuperación para estos en la localidad de Modum, donde además ha sido delegado de Cultura de la municipalidad durante 6 años.
Padre del ciclista Mads Kaggestad, al que le inculcó la pasión por la bicicleta, Johan suele pasar largas temporadas en el pirineo catalán, muy cerca de Francia, donde tiene una casa. Desde allí sale a pasear en bicicleta cada mañana pese a sus casi 75 años. Las retransmisiones del Tour de Kaggestad gozan de mucha fama en su país, quizás porque Johan no tiene pelos en la lengua y dice lo que piensa, lo cual no siempre es cómodo. Experto en los diferentes ámbitos del deporte, es una gran aficionado a la ópera y al teatro, al que acude cada vez que puede.
PyeongChang
Juegos Paralímpicos: Santacana, plata en Supercombinada tras dos cuartos puestos en PyeongChang
13/03/2018 A LAS 08:15
En los últimos días Kaggestad ha ocupado las portadas de los informativos de su país tras realizar unas declaraciones que no dejan en muy buen lugar al Comité Internacional Olímpico tras el escándalo del dopaje en los atletas rusos. Johan sostiene que "tal vez sea el COI el que deba ser excluido de los Juegos Olímpicos debido por su inacción. Cada vez que se descubra algún caso de dopaje, es el mérito de los medios de comunicación o de la Policía, no del COI. Es el COI el que debería ser excluido".
Para Kaggestad los Juegos Olímpicos son "enormemente nacionalistas" por su naturaleza y siempre está en juego el prestigio del país anfitrión. Eso explicaría que países como Noruega o Suecia nunca hayan mostrado su interés por acoger unas Olimpiadas. A lo que suma la "dudosa historia del COI y sus problemas de corrupción. Si se suprimen los Juegos Olímpicos, el deporte solo saldría ganando".
Kaggestad va más allá y propone incluso prescindir de los propios Juegos Olímpicos. Sostiene que la mejor solución para el movimiento deportivo sería "centrarse en los campeonatos mundiales de cada disciplina deportiva y contentarse con estos. Eso sería una buena noticia para el deporte".
PyeongChang
Santacana logra la medalla de plata en los Juegos Paralímpicos de PyeongChang 2018
13/03/2018 A LAS 08:10