Eurosport

La pesadilla olímpica de Martí Vigo

La pesadilla olímpica de Martí Vigo

El 20/02/2018 a las 12:35Actualizado El 20/02/2018 a las 19:15

El joven esquiador de fondo, Martí Vigo, no ha tenido el debut olímpico deseado. Una infección en las amigdalas que le pasó después a los oídos, le ha dejado bajo mínimos. De hecho, tuvo que abandonar en la primera prueba que disputó. A base de antibióticos parece que ha recuperado la sonrisa y este miércoles lo dará todo en la prueba de Sprint por equipos de los Juegos Olímpicos de PyeongChang.

Ser olímpico es el sueño de cualquier deportista. A veces ese sueño se puede tornar en pesadilla que es, precisamente, lo que le ha pasado al joven fondista de 20 años Martí Vigo en estos Juegos Olímpicos de PyeongChang, su primera cita olímpica. Una infección en las amígdalas que luego le pasó a los oídos, le ha dejado ko durante muchos días. “La verdad es que es muy cruel que me tenga que pasar en los Juegos. Quería quitarle importancia para no creerme que estaba malo de verdad y hundirme. Pero con los días me seguía doliendo y como dos días antes de mi primera prueba, me empezaron a doler los oídos y la cabeza”, explicaba Martí a Eurosport.

Martí Vigo (Foto: RFEDI)

“Cuando llegamos a PyeongChang hacía mucho frio. Durante los primeros días hacía un viento muy frio y seco. El segundo o tercer día ya pillé anginas y estuve arrastrándolas bastantes días. Iba tomando ibuprofeno cada ocho horas para aliviar el dolor porque al tragar me dolía bastante. Tampoco le di mucha importancia porque no quería creerme que estaba malo. Al final, hablé con el médico y decidimos que tomara antibiótico porque tenía una infección tremenda”, relata el fondista.

Un debut para olvidar

Por culpa de esa infección, Martí no pudo tener un peor estreno en unos Juegos Olímpicos. Se tuvo que retirar de la prueba de 15 kilómetros que disputó el pasado viernes 16. “Fue un día muy duro. Estaba motivado y tenía ganas pero fue empezar la carrera y como a un kilómetro de empezar noté un agarrotamiento increíble en todos los músculos del cuerpo, era como un bloque de hormigón y no podía con mi alma. Nunca había tenido una sensación así. Fue la peor carrera del año con diferencia. Quería acabar por toda la gente que me está apoyando y viendo y pensaba ‘aunque sea mal, pero acabo’ pero es que no podía, era exagerado, de piernas estaba totalmente bloqueado, estaba sufriendo mucho y decidí parar, recuperarme bien y pensar en la siguiente carrera. Aún así, no quiero poner excusas, al final hay días que vas y otros que no y ese fue un día de no ir ni para atrás. Ya vendrán días mejores” nos contaba un afectado Martí Vigo.

Martí Vigo en PyeongChang

Este miércoles disputará la prueba de Sprint por equipos, junto a Imanol Rojo. “Después de varios días tomando antibiótico estoy mejor. Son cosas que pasan y que no dependen de nosotros. Ha sido mala suerte. Igual me ha pillado bajo de defensas por las muchas horas de entreno. Ahora intentaré estar al 100%, o lo mejor que se pueda, de cara a la prueba del miércoles para disputarla al máximo. A ver si todo va bien y estamos a tope”, destaca esperanzado el joven esquiador, que tiene los mejores resultados de un fondista español en categoría junior. Es el presente y futuro de este deporte en nuestro país y seguro que disputará más Juegos Olímpicos...sin infecciones.

Martí Vigo en PyeongChang
0
0
Últimos vídeos