Other Agency

Blog De la Calle: Camarada Doping

Blog De la Calle: Camarada Doping

El 18/02/2016 a las 01:11Actualizado El 18/02/2016 a las 01:44

Nikita Kamaev y Vyacheslav Sinev, ex dirigentes de la Agencia Antidopaje rusa, han fallecido repentinamente en un plazo de 15 días. ¿Qué está pasando en Rusia?

Nikita Kamaev falleció el pasado domingo a los 52 años de forma inesperada. Sufrió un ataque al corazón que le sobrevino tras pasar la jornada practicando esquí de fondo. Hasta ahí nada sospechoso, salvo que no se le conocía dolencia cardiaca. Kamaev había sido director ejecutivo de la Agencia Antidopaje de Rusia, la RUSADA, de la que fue defenestrado a raíz del escándalo que estalló en noviembre provocando la suspensión de Rusia de las competiciones atléticas. Las sospechas se multiplican cuando se añade otro dato inquietante: Kamaev es el segundo dirigente de la RUSADA que fallece en el plazo de 15 días.

El pasado 3 de febrero murió Vyacheslav Sinev, jefe del organismo desde su fundación en 2008 hasta 2010, sin conocerse la causa de su muerte. La noticia no se conoció hasta 48 horas después de que muriera y la única explicación que ha trascendido es una versión interesada, filtrada aparentemente por el gobierno, que afirma que Sinev arrastraba desde hace tiempo problemas del corazón y se disponía a someterse a un trasplante. Versión que no se ha llegado a confirmar. Los dos fallecimientos se han producido días antes de una inspección de la Federación Internacional de Atletismo para comprobar si se están tomando medidas para "lograr un cambio real y duradero en el atletismo ruso", según advirtió Rune Andersen, presidente del grupo de trabajo de la IAAF tras la primera visita de inspección realizada, a mediados de enero. Esta será la tercera revisión y será clave para liberar de la sanción a los atletas rusos, que están excluidos de las competiciones internacionales, incluidos los Juegos Olímpicos de Río. La medida podría ser revocada en la reunión que el Consejo de la IAAF mantendrá en Montecarlo, el 10 y 11 de marzo.

Uno de los personajes claves en esta historia, el ministro de Deportes de Putin, Vitali Mutko, confesó su sorpresa sin mucho énfasis: "Lamentamos mucho su muerte. Él estuvo presente en los comienzos de la organización antidopaje. Es una muerte inesperada, todo parecía estar bien". Otro miembro de la agencia, el exdirector general de la RUSADA, Ramil Jabriev, ofrecía más detalles: "Ha sufrido algo similar a un gran infarto. Hacía esquí de fondo, llegó a casa y se sintió dolor en la zona del corazón. Llamaron a Emergencias, pero no consiguieron reanimarlo. Nunca oí que se quejara del corazón, puede que su esposa estuviera al corriente del problema. ¿Sinev? No existe ninguna relación entre las muertes de ambos salvo la casualidad de que fallecieron por fallos cardiacos".

Kamaev, que renunció en diciembre tras cuatro años dirigiendo la agencia, fue 'víctima' de un informe de la comisión independiente de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) que afirmaba que la RUSADA estaba encubriendo casos de dopaje de los atletas rusos. La RUSADA fue suspendida y el laboratorio de Moscú perdió su acreditación. En noviembre la Agencia Mundial Antidopaje acusó al Ministerio de Deportes de Rusia y al Servicio Federal de Seguridad (FSB), de interferir en las tareas de la RUSADA, que acabó destruyendo 1.417 muestras de atletas antes de que pudieran ser analizadas. A consecuencia de ello Rusia fue suspendida de las competiciones atléticas hasta que demuestre su voluntad de luchar contra el dopaje. Y Kamaev no colaboraba cómo se esperaba de su cargo. De hecho, Andersen se ha negado a comentar si el fallecido dirigente estaba bajo investigación.

Kamaev no escondía su animadversión por la Federación Internacional de Atletismo y por la Agencia Mundial del Dopaje. Preguntado en una entrevista si temía que periodistas de la ARD alemana y del Sunday Times pudieran acceder a una base de datos con 12.000 análisis de 5.000 atletas, el ex dirigente de la RUSADA afirmó que era información privada y que suponía cómo había llegado a manos de los periodistas porque sólo había dos caminos: "La IAAF o la AMA". Entre los periodistas de la ARD que han denunciado el dopaje sistemático en Rusia destaca la figura de Hajo Seppelt, hijo de Alfred Seppelt, presidente de la Federación berlinesa de ajedrez durante 20 años. Autor del documental 'The secrets of Doping: How Russia makes its winners (ARD - 2014)'. Después de trabajar durante muchos años como comentarista de natación en la ARD, fue despedido por un correo electrónico en el que criticaba la política de su cadena televisiva respecto el dopaje. En 2006 se convirtió en freelance y se especializó en informes y documentales sobre el dopaje, los cuales suele emitir la propia ARD.

Comenzó su serie con un documental, junto al ex nadador canadiense Karin Helmstaedt, sobre las víctimas de dopaje en la natación de Alemania del Este. Junto a Holger Schück publicó el libro 'Acusados de Dopaje', donde se ahondaba en el tema del dopaje en la Alemania Oriental comunista. Años más tarde se sumergió en las cloacas del dopaje en el ciclismo. Un trabajo que condujo a la identificación del médico alemán Markus Choina, miembro de la red de dopaje del español Eufemiano Fuentes. Lo siguiente fue un trabajo televisivo titulado 'Misión, limpiar el Deporte', en el que Seppelt y Jo Goll documentaban el trabajo de los controladores de dopaje alemanes y las deficiencias del sistema, lo que contribuyó a provocar cambios estructurales en la Lucha contra el Dopaje Agencia Nacional de Alemania (NADA).

Para la celebración de los los Juegos Olímpicos de 2008 en Beijing, preparó 'Dopaje en China', una película que probada de la manipulación de células madre. En 2010, en el marco los Juegos Olímpicos de Invierno de 2010 en Vancouver, produjo el reportaje 'Hacer trampa en hielo'. Las investigaciones de Seppelt en el campo del ciclismo provocaron en septiembre de 2010 que la Unión Ciclista Internacional UCI admitiese que el ganador español del Tour de Francia Alberto Contador había dado positivo por clenbuterol en julio de 2010, algo que mantuvieron en secreto hasta que Seppel lo desveló. Un año más tarde filmaron durante una semana en Pyongyang, capital de Corea del Norte el documental 'Una mirada a un mundo desconocido'. Y después de aquello le tocó el turno al dopaje entre los atletas de pista y campo de Kenia. Informes que provocaron que se intesificaran los controles en Kenia. Meses más tarde, elaboró un perfil crítico de Thomas Bach, quien semanas más tarde fue elegido presidente del Comité Olímpico Internacional.

En 2014 Seppelt se embarcó en un viejo y ambicioso proyecto: desenmascarar el dopaje heredado de la antigua Unión Soviética. Con la ayuda de atletas y trabajadores rusos elabora 'El Secreto del Dopaje: ¿Cómo fabrica Rusia ganadores?' (https://www.youtube.com/watch?v=iu9B-ty9JCY). Un documental de 60 minutos que reúne testimonios de dopaje sistemático en el atletismo y otros deportes en Rusia. Pruebas, análisis, grabaciones de vídeo, audios, cámaras secretas.... Una película emitida en todo el mundo en varios idiomas. Tras su emisión, se produjeron ceses y despidos en diversas organizaciones deportivas internacionales e instituciones de antidopaje. Entre ellas la del presidente de la Federación Rusa de Atletismo, Valentin Balakhnichev, tesorero de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF), que dimitió tras el documental.

Seppelt no sólo señaló a las autoridades rusas, también cargó contra dirigentes de instituciones internacionales como Sebastian Coe o Lamine Diack, dirigentes de la IAAF: “Estoy seguro de que no pueden decir que no tenían ni idea. El señor Sebastian Coe, que es ahora presidente de la Federación Internacional, es miembro del Consejo de la IAAF desde 2003 y vicepresidente de la misma desde 2007, y no puedo creer que no estuviese informado de lo que estaba pasando. En agosto decía que no sabía nada de lo que pasaba con Diack. Lo cual, para mí, no es muy creíble porque ya en diciembre mostramos muy claro que al menos el hijo de Diack, Papa Massata, estaba involucrado en un 'affaire' de corrupción obvio, en el que se tapaban casos de positivos. Y el señor Coe, quien llamaba a su antecesor "mi líder espiritual", está ahora diciendo que él no tenía ni idea de nada. No me lo creo. Y pienso que Coe debería escoger sus palabras con más cuidado". Para Seppelt, el problema de dopaje no es exclusivo del atletismo ruso: “Puedo decir que este problema es global y no se ciñe a las fronteras de Europa, sea de España, Alemania, Francia o Rusia. Es un problema mundial”.

Seppelt se convirtió en enemigo público de Rusia y de Putin. Una suerte de Julian Assange del dopaje. Entre quienes ofrecieron su testimonio en el documental destaca la figura de Vitaly Stepanov, antiguo trabajador de la agencia antidopaje de Rusia. "Vitaly es una persona maravillosa. Él es como Edward Snowden en el mundo del deporte. Quiere luchar contra el dopaje. Vitaly fue muy convincente. Trabajó en la RUSADA para tratar de limpiar el deporte de las drogas ilegales. Sin embargo, ocultaron todo lo que estaba tratando de hacer. Yulia Rusanova (que acabó convirtiéndose en su mujer) se vio obligada a tomar esas sustancias. Vitaly no buscaba beneficio económico, sólo quería mostrar la verdad y ser honesto".

Además, el plan sistemático de dopaje incluía la extorsión a atletas para enmascarar sus positivos. La corredora de maratón Liliya Shobukhova afirmó que dos miembros de la Federación Rusa de Atletismo la chantajearon obligándola a pagar 300.000 euros para encubrir sus análisis. Un dinero que se canalizó a través de una empresa con sede en Singapur propiedad de un socio de negocios chino de Massata Diack, presidente de IAAF. El documental advertía que en Londres 2012 la IAAF había permitido que 10 atletas rusos con perfiles sanguíneos anormales "inexplicables y altamente sospechosos" pudiesen competir. Y se instó a la IAAF a sancionar de por vida a cinco corredores de media distancia, entre ellos Mariya Savinova, oro en 800 en Londres 2012 y a Ekaterina Poistogova, bronce en la misma prueba.

Dice un dicho ruso que "un pescado se pudre desde la cabeza". Así, Seppelt denunciaba que el plan sistemático de dopaje procedía de las altas esferas. Desde el ministro de Deportes de Rusia, Vitaly Mutko, del que denunciaba que llegó a dar órdenes directas de "manipular muestras particulares" y se produjo "intimidación directa e interferencia por parte del Estado ruso con las operaciones de laboratorio de Moscú". Su director, Grigory Rodchenkov, era estrechamente vigilado por un oficial de la Seguridad para que cumpliese con las órdenes. A Rodchenkov se le atribuye un papel clave en la conspiración para extorsionar a los atletas ala hora de encubrir los resultados positivos por dopaje y una participación decisiva en "la destrucción intencional y maliciosa" de 1.417 muestras para negar la evidencia de la investigación. Mutko negó toda esa información y advirtió tras la emisión del documental: "No negamos que tenemos problemas, pero existen en todo el mundo. Tenemos el mismo porcentaje de positivos que el resto de países". Mientras el ministro de deporte ruso declaraba esto, el verano pasado seguían las prácticas de "dopaje generalizado" en el centro de entrenamiento olímpico de Saransk, con "el uso activo de los equipos de transfusión de sangre", debido al cual seis de cada 10 marchadores dieron positivo por dopaje como parte del 'programa de formación continua'.

Para Artyom Patsev, abogado de la Federación rusa de atletismo, "hay algo de verdad en las acusaciones. Pero son atletas que debían haber sido suspendidos hace mucho tiempo. La AMA está usando afirmaciones vagas para presionar a Rusia. No hay lógica, nada de lo que están diciendo sobre las prácticas de dopaje sistemática en nuestro país tiene sentido". Atletas como Irina Privalova, oro para Rusia en los 400 metros vallas en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000, sostiene que "las investigaciones de dopaje contra Rusia tienen una motivación política. Los controles de dopaje extra están colocando a nuestros atletas en una situación de estrés que puede hacer que pierdan el equilibrio". Un caso con sombras, muchas preguntas sin responder y demasiadas intrigas por resolverse. Las dos últimas, las repentinas muertes de Kamaev y Sinev.

0
0