Getty Images

Blog De la Calle: De la excelencia a la vulgaridad de los lunes

Blog De la Calle: De la excelencia a la vulgaridad de los lunes

El 16/04/2019 a las 11:12

El Real Madrid 'debutó' en lunes. Un destierro balompédico significativo que queda justificado por su fútbol gris y depresivo. Empate sin corazón y sin fútbol.

Aún consternados por las imágenes que llegaban desde París de Notre Dame, comenzaba el Real Madrid su primer partido de la temporada en lunes. Una medida que sirve de constatación manifiesta por la vulgaridad de este equipo que comenzó la temporada embriagado por el aroma del éxito en Europa y ha terminado sumido en el abandono mediático de los equipos que son recluidos al lunes, el destierro futbolístico.

Y el Real Madrid justificó su condena. Planteó un partido funcionarial con un equipo lleno de mediocampistas indolentes rodeando a un Benzema que se ha convertido en mascarón de proa del equipo en este final de la temporada en el que el Real Madrid ha hecho aguas. Sin mordiente en defensa y con una defensa parsimoniosa, los de Zidane vieron como el Leganés se adelantaba con un fútbol más voluntarioso que efectivo.

El gol de Jonathan Silva desató la euforia en las filas locales. Sin embargo, los blancos no experimentaron ninguna reacción. Tuvo que ser Modric, con una maniobra esplendorosa, el que generó una jugada en la que Benzema dispuso de dos remates, mandando el segundo a la red. Es una significativa definición de lo que ha sido el Real Madrid esta temporada: un equipo abrazado a los goles de un futbolista que en campañas anteriores difícilmente era capaz de explicar su titularidad por su producción ofensiva. Pero emigrado Cristiano, Karim parece haber encontrado más libertad para expresarse en el área y afilar sus intenciones.

El intrascendente empate final, un resultado digno de un lunes de fútbol, confirma la mediocridad de este Real Madrid al que se le va a hacer muy largo el final de temporada. Para lo único que parece que servirá este tramo final a Zidane será para armarse de razones con las que justificar la limpieza del vestuario que se avecina. Zizou ha pedido respeto a su vestuario, pero parece difícil que lo consiga cuando ni ellos mismos se respetan. El Real Madrid sigue depresivo y jugar en lunes parece que solo ha acrecentado esa deriva. Notre Dame no fue el único estandarte que concluyó el lunes dañado.

0
0