Eurosport

Blog Uría: Rodri, príncipe de Gales

Blog Uría: Rodri, príncipe de Gales

El 12/10/2018 a las 13:23

España destrozó a País de Gales con otra actuación sobresaliente de los de Luis Enrique. En lo individual, fue una exhibición de Rodri, un mediocentro de época.

Johan Cruyff, genio y revolucionario del fútbol mundial, solía decir que el fútbol que parece fácil es el más difícil del mundo. Rodri Hernández hace precisamente eso. Convierte la suerte más difícil del fútbol en un arte, en algo sencillo, en algo tan simple como bello. Su protocolo de actuación es un bucle eterno, una mezcla de eficiencia y precisión: recibir, girar, buscar, pasar y acertar. Rodri es un pivote con aroma a blanco y negro que ha irrumpido con fuerza para dominar un fútbol moderno y tecnicolor. Su fragancia, la inteligencia. Su perfume, el toque. Pertenece a una especie de futbolista casi única, la del mediocentro académico, puro, clásico y referencial. Siempre buen ubicado, siempre bien posicionado, siempre atento, siempre con la habilidad de buscar y encontrar al tercer hombre. Apoyado en una carrocería física extraordinaria, Rodri, una torre de 1.91 y 22 años, motor diesel y pie inmejorable, es un generador de fútbol caviar. Si el equipo necesita pausa, frena. Si pide vértigo, rompe líneas con un pase. SI pide ritmo, circula al primer toque. Nunca un control de más, nunca un adorno gratuito, siempre una buena decisión. Un futbolista ‘made in Cruyff’. Un mediocentro que vive de hacer muy fácil lo que para el resto es muy difícil.

A nadie escapa que el talento y la clase de Rodrigo Hernández Cascante eran un secreto a voces en el fútbol español. El Atlético de Madrid buscó un futbolista para conseguir que el equipo de Simeone de relacionase mejor con la pelota en el comienzo del juego. Se lo fichó al Villarreal, que todavía suspira, huerfano de su fútbol, y Rodri, nada más llegar al equipo del Cholo, ha presentado sus credenciales de manera inmejorable. Hará crecer al Atleti y por supuesto, será pieza clave con España. Ante País de Gales completó una actuación memorable: intentó 107 pases y completó 105 aciertos. No perdió ni una sola pelota, la protegió como si fuera un tesoro y la entregó como si fuera un diamante, porque cada balón salía de su pie en mejores condiciones de lo que lo había recibido.

Cabeza arriba, calma, elegancia y precisión, Rodri fue el socio ideal de todos sus compañeros. Lo suyo, cruyffismo en estado puro: jamás perdió la pelota y tomó siempre la decisión correcta. Rodri volcó todo el fútbol de España en su mochila. Tiene un GPS en la cabeza y una computadora de pases en sus botas. No se equivoca ni a tiros. Dicen que es un clon perfecto de Busquets, el mejor pivote del mundo, pero si Rodri sigue evolucionando en su manera de interpretar el juego, va a acabar siendo no sólo una versión mejorada, un 2.0 de Busi, sino su competidor directo y su magnífico sucesor. Con todos ustedes, Rodri, una auténtica joya. Un mediocentro que, esta noche, se coronó príncipe de Gales.

Rubén Uría / Eurosport

0
0