EFE

Ángel Correa, un debut en Champions que ilusionó al Calderón

Ángel Correa, un debut en Champions que ilusionó al Calderón
Por Adrián G. Roca vía EFE

El 30/09/2015 a las 23:51Actualizado El 30/09/2015 a las 23:55

Ángel Correa jugó su primer partido en Champions League, ya que no debutó hace dos semanas ante el Galatasaray. El argentino abrió el marcador y dejó destellos habituales. Desde que brillara y marcara en Éibar en Liga se ha convertido en titular para Simeone y las expectativas sobre este jugador crecen cada partido.

El joven delantero de Rosario, de 20 años, vistió por primera vez la elástica del Atlético como titular -este miércoles de un azul marino más cercano a su exequipo, el San Lorenzo de Almagro argentino- y lo hizo anotando el primer gol de los suyos, en un partido en el que fue el más desequilibrante de la escuadra que dirige su compatriota Diego Simeone, sorprendida por dos latigazos al contragolpe del Benfica que le dejaron sin puntos en el Calderón.

Para Correa, este debut tenía mucho de especial. No sólo por escuchar por primera vez desde el tapete el barroco himno de la 'Champions', sino por hacerlo después de un año fuera de los terrenos de juego por un problema cardíaco que se le detectó al llegar en el verano de 2014, y que le hizo pasar por el quirófano en Estados Unidos.

Gol y buenas ocasiones. Con otra media vuelta del rosarino en la corona del área y un pase hacia la banda derecha para Juanfran Torres llegó el primer tanto rojiblanco. El centro del lateral de Crevillente encontró a Griezmann, que sirvió para el disparo de Correa a bocajarro, alojado por el rosarino en el fondo de las mallas del meta brasileño Júlio César.

El argentino ganó presencia cuando abandonó la banda izquierda y buscó el centro, las combinaciones con Griezmann y Jackson. Pese al golpe moral que fue el gol de su compatriota Nico Gaitán, a punto estuvo de protagonizar otra jugada de gol al darle un centro al colombiano cuando concluía la primera parte, aunque Jackson llegó excesivamente forzado al remate, que se fue alto.

Casi marca el 2-2. Pese al nuevo golpe que supuso el 1-2 de Gonçalo Guedes cuando se iniciaba la segunda mitad, cerca estuvo el argentino de empatar el partido en el minuto 57, cuando su centro, rechazado por la defensa portuguesa, dio lugar a un disparo de Tiago Mendes, cuyo rechace recogió el '16' rojiblanco, pero de nuevo se encontró con Júlio César.

Esos minutos volvieron a despertar el brillo del rosarino, con varias jugadas en las que fue referencia para sus compañeros, pero sin fortuna de cara al gol y cundiendo en la desesperación rojiblanca, que veía como el 2-2 no llegaba y el cronómetro seguía corriendo. Pese al resultado, ha nacido un ídolo.

Jackson Martínez, todo lo contrario

Jackson Martínez, en cambio, dispuso se al menos tres ocasiones claras para marcar ante el Benfica, pero su falta de acierto y la ansiedad que se adivina en alguno de sus movimientos en el campo hicieron que no pudiera perforar la portería del Benfica.

No se lo explica. Siento el apoyo de la gente, del cuerpo técnico, trato de hacerlo lo mejor posible para que las cosas salgan bien. No se están dando como quisiera y hay que seguir trabajando, a ver si en el derbi podemos hacerlo mejor", dijo a BeIn Sports.

" Esto es por efectividad, no por ocasiones de gol (Simeone)"
0
0