Madrid, 18 oct (EFE).- La nueva edición de la Liga de Campeones irrumpe en la temporada, temerosa por la amenaza del coronavirus, mediatizada por la intimidación que provoca la pandemia y con la incertidumbre de llegar a la meta de Estambul con cierta normalidad el próximo 29 de mayo como está previsto.

Con el Bayern Múnich como rival a batir todo está en el aire. El balón echa a rodar la próxima semana, con el virus en expansión otra vez y afectados que crecen cada día. En el mundo, en el deporte y en el fútbol.

Champions League
El Real Madrid ya está en Alemania con Hazard a la cabeza
EN 33 MINUTOS

El poco desahogo concedido por la situación ha sido aprovechado para que la sociedad se asomara hacia una relativa normalidad. También la competición, que ha previsto con optimismo el desarrollo del torneo y que ha proyectado esta sexagésima sexta edición bajo los parámetros habituales, con partidos a ida y vuelta y con la idea de albergar paulatinamente espectadores en los recintos. Mientras se pueda.

De hecho, el Estadio Olímpico Ataturk recupera la condición de sede para la final tal y como estaba previsto para el pasado curso y que la pandemia le arrebató. El mundo se confinó y el tramo último de la Champions se disputó precipitadamente. Como se pudo. De cualquier manera. En una sede fija para las eliminatorias pendientes y a partido único todos los duelos. Y se terminó.

Con la fe en que el progreso termine por acabar con el virus a tiempo, la Liga de Campeones se dispone a andar como un argumento más de cierta normalidad en el mundo. Mientras crecen de nuevo los afectados y no desaparece el temor.

Los anuncios por casos de coronavirus son un goteo incesante en las ligas europeas. Hay noticias de infectados en la Serie A, también en LaLiga española, en la Ligue 1 de Francia y en la Premier. En los grandes torneos del Viejo Continente. La normalidad sigue distanciada.

Con estos condicionantes echa la pelota a rodar en poco más de cuarenta y ocho horas. Con treinta y dos integrantes en el cartel del torneo de la fase de grupos. Cuatro de ellos debutantes: el Stade Rennes francés, el Estambul Basaksehir turco, el Krasnodar ruso y el Midtjylland danés.

Cuatro representantes tienen España (Real Madrid, Barcelona, Atlético Madrid y Sevilla), Inglaterra (Liverpool, Chelsea, Manchester City y Manchester United), Italia (Juventus, Inter, Atalanta y Lazio) y Alemania (Bayern Múnich, Leipzig, Borussia Dortmund y Borussia Monchengladbach), las ligas más potentes.

Tres son de Francia (París Saint Germain, Marsella y Rennes) y de Rusia (Zenit San Petersburgo, Lokomotiv Moscú y Krasnodar) y dos de Ucrania (Shakhtar Donetsk y Dinamo Kiev). Un solo equipo tiene Portugal (Oporto), Holanda (Ajax), Austria (Salzburgo), Grecia (Olympiacos), Bélgica (Club Brujas), Turquía (Estambul Basaksehir), Dinamarca (Midtjylland) y Hungría (Ferencvaros).

Es el Bayern Múnich el rival a batir. Campeón hace poco más de mes y medio en Lisboa asienta la nueva filosofía que domina el fútbol actual. Fuerza, ritmo, potencia, físico y disciplina por encima de la individualidad, del talento en estado puro que despuntó tiempo atrás. Fue la idea implantada por el Liverpool de Jürgen Klopp en el curso anterior y que ahora ha asentado el Bayern de Hans Dieter Flick.

La tendencia instaurada por bávaros y reds enterró la autoridad impuesta en su tiempo por el fútbol español, que reinó en el Viejo Continente durante una década. LaLiga es presa de la crisis, de la fuga de talentos y del propio juego, propenso ahora a una nueva doctrina.

El Bayern inicia la defensa de su sexta corona europea ante el Atlético Madrid, en la sesión inicial de la fase de grupos. Un duelo de los grandes para alzar el telón de la nueva Champions. En el Allianz Arena, el enfrentamiento de más lustre de jornada inicial. Un reclamo para el aficionado.

El vigente vencedor, que logró el éxito con pleno de triunfos en su recorrido, recibe al verdugo del penúltimo campeón. El rey de Europa frente a un eterno aspirante, que ha perdido en seis de sus últimas siete visitas a Alemania.Ambos parten como favoritos para progresar en un grupo que completan el Salzburgo austríaco y el Lokomotiv Moscú.

El finalista de la pasada edición, el París Saint Germain, tiene también una dura puesta en escena. El subcampeón recibe en el Parque de los Príncipes al Manchester United, que pretende recuperar la relevancia en la competición que tuvo antaño. El Leipzig, insospechado semifinalista en la pasada edición está al acecho. El debutante Estambul Basaksehir completa el cuarteto.

Además, los dos últimos campeones de la Liga Europa están citados en Stamford Bridge. El Sevilla, campeón de ese torneo, visita Londres para medirse al Chelsea, uno de los clubes menos afectados económicamente por el coronavirus y que no ha regateado esfuerzo alguno para reforzar el plantel de Frank Lampard. Los alemanes Timo Werner o Kai Haverz o el brasileño Thiago Silva alimentan el potencial inglés. Dos caras nuevas de la Liga de Campeones integran también el grupo. El Stade Rennes y el Krasnodar.

El reencuentro entre Leo Messi y Cristiano Ronaldo sobre el terreno de juego es una incógnita por la infección de covid que padece el portugués. La cita entre ambos está prevista para la segunda jornada, el 28 de octubre en Turín, para cuando el astro luso puede haber acabado la cuarentena. Cristiano será baja segura este martes, en el estreno del campeón transalpino frente el Dinamo Kiev mientras el Barcelona viaja a Hungría para jugar con el Ferencvaros.

El Real Madrid, dominador durante un lustro del torneo pero que en los dos últimos años no ha superado los octavos de final, comienza ante el Shakhtar, con el que solo coincidió hace cinco temporadas, en la fase de grupos. El cuadro blanco, que después tendrá que asumir los envites contra el Inter y el Borussia Monchengladbach, que se miden el miércoles en San Siro, ganó los dos partidos.

El Ajax pondrá a prueba al Liverpool, sensación en los últimos años, en su arranque en la competición en la que comparte etapa con el Midtjylland danés y el Atalanta italiano, que repite en la Champions por segundo año seguido.

El nuevo intento de Pep Guardiola por triunfar en la Champions fuera de Barcelona tiene su punto de partida en el duelo contra el Oporto. Es superior el conjunto inglés en un cuarteto que completan el Olympiacos y el Olympique Marsella.

Abierta se presentan también la situación en el Grupo F con el Lazio italiano y el Borussia Dortmund, que se enfrentan en el Olímpico de Roma, con el Zenit San Petersburgo y el Club Brujas a la expectativa.

Santiago Aparicio

Champions League
Flick: Estamos muy bien ahora pero eso no sirve de nada en marzo y abril
EN 8 MINUTOS
Champions League
Idrissi ya trabaja con el grupo a tres días de la visita del Rennes
HACE 15 MINUTOS