El Liverpool tiene por delante una dura tarea este miércoles en la Champions League, teniendo que remontar el 3-1 encajado en la ida ante el Real Madrid. En la ciudad de los Beatles ya comparan la importancia de este partido con el ya mítico 4-0 al Barcelona en la temporada 2018/19, pero esta vez no contarán con la fuerza extra que aporta Anfield. Las más de 50 000 gargantas que convierten cada eliminatoria europea en un infierno para el visitante no estarán por las restricciones sanitarias, y Klopp ya ha advertido de que eso hará que el objetivo sea un poco más difícil de conseguir.

Previa 60" Liverpool-Madrid: Anfield y el peligro de las remontadas (21:00)

Sin embargo, en Inglaterra están recordando estos días la estratagema urdida por Pep Guardiola cuando recibió en el City of Manchester el año pasado al Real Madrid. El entrenador cityzen quiso que se ejerciera la máxima presión ambiental posible, por lo que hizo que todas las personas que sí tenían acceso al estadio (jugadores no convocados y demás empleados del club) se sentaran lo más cerca posible del banquillo local para generar un ambiente digno de un partido de fútbol. De este modo, las reacciones a las ocasiones del City o las críticas a las decisiones arbitrales podían ser más audibles.
La Liga
¡Raúl se reúne con el Eintracht! mientras Zidane amaga con irse
HACE 9 HORAS
En la rueda de prensa del Liverpool previa al partido contra los blancos, le preguntaron a Robertson si ve viable repetir esta táctica para agrupar al máximo de personas posibles en torno al túnel de vestuarios red. El lateral no las tenía todas consigo, pero terminó comprando la idea: "No estoy seguro de si ayudará, pero si ayudo al Manchester City... Recuerdo ver aquel partido y avanzaron con bastante comodidad", apuntó.
Si todas las personas en el estadio quieren juntarse detrás del banquillo, adelante. Si crea un mejor ambiente, que así sea".
No se sabe si fue fruto de esa presión ambiental extra, pero el caso es que el Manchester City-Real Madrid del pasado mes de agosto estuvo marcado por dos errores impropios de Varane. El central francés reconoció que jugó uno de sus peores partidos con la camiseta blanca (rosa aquella infausta tarde de verano) y el City avanzó a cuartos de final, donde cayó sorprendentemente contra el Lyon. Habrá que ver si Jürgen Klopp sigue la senda iniciada por Pep Guardiola cuando los blancos salten al césped de Anfield.
La Liga
Zidane reveló al vestuario que se va hace una semana, según Onda Cero
HACE 18 HORAS
Fútbol
Coutinho, Pjanic y Braithwaite: El Barça busca hacer caja en la Premier
AYER A LAS 19:57