Son muchas las facturas que se le cobran a Pep Guardiola, posiblemente el entrenador menos exitoso de Europa si atendemos a los titulares de prensa. Desde que el Barcelona se adjudicó la Champions League 2010/11 con una exhibición imborrable ante el Manchester United en Wembley, cada eliminación del Bayern o del Manchester City ha sido calificada con una única y lapidaria palabra cuando el inquilino del banquillo era el de Santpedor: fracaso.
Evidentemente, Pep Guardiola está lejos de ser un fracasado. Su dominio doméstico en LaLiga, la Bundesliga y la Premier League, los torneos que más nutren sus vitrinas personales, lo catalogan como un maestro de la regularidad y del desarrollo de proyectos deportivos en tres competiciones del top 5, pero la única factura que se le sigue cobrando de forma impenitente es la de Europa.

Resumen Final Champions, Chelsea-City: Azpilicueta y Tuchel hacen historia

Mercado de fichajes
Griezmann, De Jong, Camavinga, Falcao... Los fichajes del último día del mercado de verano
31/08/2021 A LAS 23:48
Para explicar esta serie de fracasoslas armas arrojadizas son varias. "Sin Messi (intercámbiese al gusto su nombre por Xavi Hernández o Andrés Iniesta) no consigue ganar nada", "tiene todo el dinero del mundo y no gana la Champions", "nunca fue un buen fichador de defensa", "no se puede jugar sin delantero", entre otros lugares comunes que el lector sabrá reconocer de inmediato.
Todo parecía dispuesto para que, esta vez sí, Pep Guardiola ganara en Oporto una Champions que despejara temporalmente esa retahíla de acusaciones. Y sin embargo... el entrenador de Santpedor llegó a O Dragão con una piedra en el zapato, una que no todos tenían localizada y con la que nadie contaba al comenzar la temporada.

Pep Guardiola

Fuente de la imagen: Eurosport

Cuando comenzó la temporada, el Chelsea acaparaba titulares en toda Europa. En plena pandemia había sido el club con el mayor desembolso en fichajes y lucía al frente de un equipo joven y descarado a una de sus mayores leyendas: Frank Lampard. A medida que la temporada fue iniciando, ese proyecto fue embarrancando hasta el punto que el nombre del club londinense nunca se asomaba en los debates sobre posibles candidatos a la Champions. Al mismo tiempo, en París seguía ejerciendo Thomas Tuchel, que ya había guiado a Neymar, Mbappé y compañía a la final de la temporada pasada, pero una tormenta perfecta cambió el destino de todos.
Marina Granovskaya, la mano que mece la cuna del Chelsea bajo la máscara pública de Roman Abramovich, perdió toda su confianza en Lampard y en el PSG Leonardo soltó amarras con un Thomas Tuchel frustrado por tener que ejercer más como diplomático que como entrenador. En un visto y no visto, el alemán se convirtió en el nuevo inquilino del banquillo de Stamford Bridge.

Tuchel

Fuente de la imagen: Getty Images

El balance directo entre Pep Guardiola y Thomas Tuchel en Alemania era netamente favorable al técnico catalán. Ni con el Mainz ni con el Dortmund pudo Tuchel dar la campanada ante el todopoderoso Bayern más allá de un 0-0 en 2016. Era complicado percibir a Tuchel como una amenaza para Guardiola, al menos no más que Jürgen Klopp (su gran rival en los últimos años con el Liverpool) o incluso su viejo enemigo José Mourinho o su pupilo Mikel Arteta. Tres cruces después, los blues lucen tres victorias ante los cityzens, dos de ellas apeándolo de la FA Cup y, ahora, de la Champions League en el partido definitivo.
Será muy complicado contraponer sus figuras y polemizar con ellas. En sus ruedas de prensa sólo se intercambian elogios, en las áreas técnicas se saludan efusivamente cuando coinciden y tras los partidos se quedan debatiendo de fútbol, lo único que los mueve. Mediáticamente, el Tuchel-Guardiola no es tan goloso como otras rivalidades, pero el alemán confesó tras ganar su primera Champions como entrenador lo que Guardiola ya venía temiendo. El joven Thomas al que sometió en Alemania se ha convertido en el temible Tuchel que supone su gran próximo reto en Inglaterra. Ésta sí será su nueva -y verdadera- piedra en el zapato.
Queríamos ser su piedra en el zapato. Convencimos a todos para dar un paso adelante y lucirse
Mercado de fichajes
Los miércoles de Antonio Sanz: El enredo de Saúl
31/08/2021 A LAS 23:33
Premier League
Liverpool-Chelsea: Klopp y Tuchel firman tablas en Anfield (1-1)
28/08/2021 A LAS 16:26