Lejos quedan los tiempos en los que el Atleti denunció al Barça por negociar por la espalda con Griezmann. Lejos quedan aquellos días en que la hinchada más extrema lo tachaba de traidor. Ahora, los dos estamentos se rinden a la petición del ‘Mesías’ Simeone. Estamos ante la revuelta del francés en el estadio Metropolitano. Algún sabio significó que el tiempo lo cura todo y hasta provoca el olvido de amores y traiciones. Seguro que no pensaba en la historia de Antoine Griezmann, aquel ‘principito’ galo que buscó trono en Barcelona y que fracasó en el intento. Varios episodios después, el regreso se hizo tan real como in extremis se detectó el acuerdo.

Griezmann acude a su primer entrenamiento y manda un mensaje a los atléticos

Tras un verano controvertido, la angustia económica que se vive en el territorio blaugrana posibilitó que el Atleti y el francés, mancomunadamente, impusieran su dictamen a un Laporta que no había encontrado mejor solución. Todo se activó cuando, cuarenta horas antes del cierre del mercado, uno de los ejecutivos del Barça -Alemany- solicitó el intercambio del francés por Joao Félix. La argucia azulgrana no cuajó, pero en Madrid resultó suficiente para habilitar la salida de Saúl, escarbar para lograr hueco salarial, refrendar al portugués y contentar a Simeone. Un ahogado Laporta jugaba esa partida maniatado y a expensas del adversario.
La Liga
Los miércoles de Antonio Sanz: Gil Manzano y Suárez o las mejores coartadas de Simeone
21/09/2021 A LAS 21:22
Griezmann, por fin, entendió que necesitaba reflotar su carrera, que en el Camp Nou nunca sería ídolo y que tras dos años de más acción que omisión no alcanzaría el cariño de la afición, ese que tanto custodió y que lanzó por el sumidero con sus difícilmente explicables movimientos de desprecio a lo rojiblanco. Porque no solo se exhibió con la provocación del documental, antes eran constantes sus desconsideraciones para con el escudo atlético. En el club se temblaba en cada parón liguero. Cada vez que acudía a jugar con Francia, el chico se colocaba en el escaparate mediático para proclamar en voz alta que su tiempo en el Atleti contaba con caducidad. Sin embargo, los goles y el rendimiento jugaban a su favor y evitaban que la grada se exaltara contra ese pueril comportamiento. Además, el calor que le aportaba Simeone, que observaba como su creación se instalaba entre los mejores del mundo, lo arropaba para seguir dando cuerda a un juego que dejó de ser ficción.
El otra vez nuevo jugador del Atleti ha aceptado todas las condiciones económicas impuestas por la propiedad rojiblanca. La hermana de Griezmann, su principal asesora, ya conocía que para volver al Metropolitano tenía que rebajarse sustancialmente el dinero que percibía en el FC Barcelona. Según fuentes cercanas a la negociación, el galo ha aceptado el año por un treinta por ciento menos de lo firmado en Barcelona. Incluso, el contrato es sensiblemente inferior a la cantidad que recibía antes de pagar la cláusula que lo llevó al Barça, que tanto indignó a la dirigencia madrileña y que el Comité de Competición de la RFEF resolvió con una ridícula multa de 300 euros por el coqueteo previo al abono de aquella rescisión. La cuestión es que el francés juega cedido esta temporada y si participa en más del cincuenta por ciento de los partidos oficiales, el Atleti de Simeone estará forzado a ejercer una compra obligatoria cifrada en 40 millones de euros.
El retorno de Griezmann, que solo veía viable jugar a las órdenes del Cholo, es una petición expresa del entrenador, que mantiene que el club no debe renunciar a los mejores futbolistas. Y en ese crecimiento de la entidad se consigue algo impensable hace unos años: el doble movimiento en un bienio con Luis Suárez primero y después, el galo. Esta gesta de última hora provoca un exceso de equipaje en la delantera. Por aquí debe gestionar el argentino, que ya ha demostrado que puede prometer mucho a la hora de fichar, pero que luego alineará a quien mejor observe. Griezmann debe ponerse las pilas y ser más el de Francia que el del Barça si no quiere acabar como Diego Costa. Con el brasileño sucedió algo parecido, Simeone lo quiso tanto que acabó por convencerlo para el regreso. Sin embargo, el técnico no le concedió prórrogas de mejora y acabó tan desesperado que terminó huyendo a mitad de curso. Otros tres jugadores sienten que la llegada de Antoine los perjudica. Se trata de la estrella del equipo, del mejor jugador desde el arranque de este campeonato y de un enigmático fichaje por el que se han desembolsado 30 millones de euros, según informaciones de diferentes medios de comunicación.

Simeone: “Griezmann tiene que estar preparado para jugar lo que le toque”

El movimiento del Barça de intercambiar a Griezmann por Joao Félix vino forzado por la incómoda situación que vive el portugués en Madrid. La apuesta por el luso sigue siendo firme desde los despachos, pero a la hora de llegar al césped se cortan las buenas sinergias. El rendimiento de quien heredó el dorsal del francés no ha sido del todo satisfactorio y de eso se aprovecha Simeone, quien es consciente del debate que genera un Joao al margen del once titular. Pero mientras no la parta, ni un arañazo para el técnico, que aprovecha el dócil carácter de Correa para navegar con él entre fijo o revulsivo. Más indómito, por desconocido, es como afrontará el presente de Cunha. Con 22 años, se supone que tendrá paciencia para soportar el banquillo, pero ya se sabe que cada brasileño es un melón por abrir y, por ahora, se desconoce la ambición del campeón olímpico en Tokio’21. Con todo, quien gana es la entidad que ha conformado una delantera que comandará Suárez, con galones todavía por ser el máximo goleador del pasado curso. Así las cosas, la revuelta de Griezmann no trae calma a Simeone, a quien su capricho coloca con más soluciones que problemas. ¿Oserá al revés?
La Liga
Simeone: "Confío en Griezmann, ya le he dicho todo lo que me gustaría que crezca"
20/09/2021 A LAS 17:40
Champions League
Simeone: “Griezmann tiene que estar preparado para jugar lo que le toque”
14/09/2021 A LAS 11:50