Así reza la noticia que sostienen los compañeros de Radio Marca, que ofrecen todo tipo de detalles sobre un asunto realmente sorprendente: Según la mencionada noticia, se produjo una reunión para debatir el plan de juego, con presencia de tres de los cuatro capitanes del equipo, que hablaban en nombre de la plantilla, pidiéndole a Rafa Benítez que salga al ataque contra el Barcelona. Hay más. Radio Marca asegura que había inquietud en el vestuario del Madrid, que algunos jugadores querían reunirse con el entrenador hace ya algún tiempo y que por ese motivo, le han pedido atrevimiento en los partidos, porque “creen que se ha ido demasiado lejos a la hora de blindarse atrás” y “que el equipo está más pendiente de defender que de atacar”. Según la información, Benítez se mostró de acuerdo con los jugadores, dijo que pensaba como ellos y les explicó que desea un Madrid atacante, pero que se protegió en exceso por un motivo: la plaga de lesiones que asolaba al equipo.
A bote pronto, cabe preguntarse si la noticia es cierta o no. Si resulta rotundamente falsa, si esa reunión no se ha producido y no se he llevado a cabo en esos términos, ni ha transcurrido por esos derroteros, uno supone que los jugadores –los capitanes– y Rafa Benítez –el entrenador–, tendrán a bien desmentir lo publicado. De lo contrario, si nadie cuestiona la información, si se calla y otorga, si la noticia es cierta, en primer lugar, lo primero sería felicitar al medio de comunicación por su scoop informativo. Y después, si uno es aficionado o socio del Real Madrid, inmediatamente debería preguntarse cómo es posible que una reunión privada de ese calado acabe siendo pública y trascienda más allá del vestuario. Ya no está Casillas para echarle la culpa pero, por lo visto, el topo, si es que es singular y no plural –como uno sospecha– sigue muy confortable en la madriguera. Una cosa es que alguien, de vez en cuando, cuente alguna historia y otra, bien diferente, que el vestuario del Madrid tenga más agujeros que el Prestige. Llena el vestuario de chapapote.
Y por supuesto, luego está el contenido de la información, realmente sorprendente, que uno apenas interpreta en dos claves: o como un episodio de una ingenuidad y una conducta casi infantil por parte de jugadores profesionales o como una historia de ciencia ficción en la que de fútbol, como de medicina, todo el mundo opina, con el ánimo de cambiar todo para que, realmente, nada cambie. Por lo visto, algunos jugadores del Madrid (que hablan en nombre de todos ¿seguro, verdad?) le piden a su entrenador que salga a jugar al ataque contra el Barcelona. ¿Pero es que Benítez entonces se dedicaba a salir a defender? Los futbolistas piden a su técnico que el equipo sea más atrevido y no tan defensivo pero ¿realmente en Sevilla, con el marcador a favor, Benítez les pedía que se fueran para atrás, les dijo Benítez que no presionasen y que dejasen que el Sevilla les comiese la tostada y además, la merienda? Resulta que los capitanes, según la noticia, creen que “se ha ido demasiado lejos con lo de blindarse atrás”. Y se lo dicen a Rafa. A Benítez, el del orden, el rigor y la preparación física, meticuloso hasta para dar los buenos días si se tercia. A Benítez, fichado para imponer su método, que trabaja en función del principio de autoridad para convertir un conjunto de estrellas en un equipo fiable.
Clásico
Piqué: "El Real Madrid ha ganado justamente"
02/04/2016 A LAS 20:58
¿De verdad que ante el PSG fue Benítez el que les dijo que se blindasen atrás y que se dedicasen a defender mientras el equipo francés jugaba un rondo gigante en el Bernabéu? De propina ¿realmente, el entrenador, después de escuchar a varios jugadores este tipo de reproches, escuchó atentamente todo y les dijo que había sido defensivo pero sólo por las bajas que había en el equipo? ¿En serio? ¿A cuatro días del partido, el Madrid va a cambiar sus automatismos, su presión y su estilo? Y de remate, lo más crucial. Después de que esta historia haya salido a la luz, las preguntas se agolpan: ¿Los jugadores del Madrid creen que su imagen sale reforzada con este episodio surrealista? ¿La figura del entrenador del Madrid, sirve para algo, o está para consensuar los onces y el estilo del equipo con sus jugadores? ¿En qué lugar quedará Rafa Benítez si el Madrid, durante el próximo clásico, ofrece una versión demasiado defensiva? ¿Qué dirán los jugadores y los capitanes del vestuario si el equipo, saliendo “al ataque”, acaba perdiendo el clásico ante el Barcelona? ¿Entonces, qué? ¿Se vuelve a ser menos atrevido o cómo va esto? Uno no sabe si la noticia es cierta o si no lo es, tampoco sabe si los jugadores del Madrid están realmente satisfechos de comportarse como se ha contado esta historia o no, ni siquiera si Benítez, visto lo visto, estará muriéndose de la risa o de la preocupación. Lo que uno sí sabe es que después de que todo esto se haya hecho público, el Madrid queda expuesto a una situación absurda, ridícula y realmente infantil. El club sabrá a qué juega y qué imagen quiere dar. Eso sí, que nadie se extrañe, ni se rasgue las vestiduras, si en un futuro no muy lejano, algún diario saca en portada aquello de “Presi, o él o nosotros”. Fin de la cita.
Rubén Uría / Eurosport
Clásico
Así se ve Clásico en Europa: El Barça ganará fácil, un mal día para Zidane y el gol 500 de Messi
31/03/2016 A LAS 15:30
Clásico
Cinco razones que vinculan en la cumbre al Barcelona y los Warriors
30/03/2016 A LAS 13:59